PORQUE NUNCA ES TARDE

IMG_0893

Siempre que de pequeña me preguntaban qué quería ser de mayor, yo contestaba que escritora. Todas las niñas querían ser enfermeras, maestras, ¡bailarinas! Yo no, yo, escritora. Pero pasó el tiempo y parece que me llamaron más los números que las letras… ¡qué le vamos a hacer! Así que estudié económicas, preparé oposiciones para Hacienda (aunque por circunstancias tuve que dejar, mi gran espinita…) y al final, ¿dónde estoy? Con un trabajo que ha terminado por hastiarme completamente y buscando nuevas ilusiones, contemplando un cambio radical…

El caso es que hace apenas tres o cuatro semanas, uno de mis peques (tengo dos, ¡la razón de mi vida!) me preguntó: “Mamá, ¿a que tú de pequeña querías ser escritora?”. “Sí, cariño”, le contesté. “Pero no lo has sido…”. Parecía no entenderlo… Así que le contesté: “No, no lo he sido. ¿Pero sabes qué? ¡Que todavía estoy a tiempo!”.

Y aquí estamos, intentando cumplir un sueño, quitar un sentimiento de frustración que ya ha calado demasiado hondo, con un proyecto en mente que inmediatamente comencé a escribir, dejando fluir la imaginación por primera vez en la vida. No sé dónde nos llevará, ni cómo terminará, pero de momento se ha encendido la chispa de la ilusión.

Siempre he devorado libros, historias inventadas (o no) por otros que te transportan a realidades paralelas. Ha llegado el momento de comenzar la mía. Y de corazón, espero que os guste.


		
Anuncios