Mi primera vez (2ª parte)

IMG_1150

¿Veis esa jovencita que sale en la foto? Soy yo hace un puñado de años, sin filtros. Tiempos de ilusiones, de querer comerse el mundo… Sin pararse a pensar que quizá el mundo quisiera comerte a ti. Sin pensar en la cantidad de piedras que se pondrían en tu camino. ¡Y fijaros cuántas llevo a las espaldas! Hoy vuelvo a sentir algo de aquella vitalidad perdida, quiero volver a comerme el mundo, he recuperado algo de ilusión. ¿Y por qué? ¡Porque tengo una buena noticia que contaros!

¿Recordáis que hace unos días os conté mi primera vez participando en un concurso de relatos? Sí, ese sobre amores de verano que tuve que recortar y recortar hasta conseguir la extensión requerida para poder participar. ¡Pues ha resultado finalista! ¡Todavía no me lo puedo creer!

Evidentemente, ya sabía que no sería ganador, pero es que ni en mis mejores sueños hubiese imaginado que terminase ¡finalista! Ya sabéis que no esperaba nada de ello, lo hice por puro placer y por probar la experiencia. La verdad es que es un subidón de adrenalina increíble, un pequeño empujoncito para seguir adelante con mi sueño, energías nuevas para continuar con este proyecto, que espero sea el primero de muchos otros.

De momento, a ponerse las pilas, ¡porque ya tengo un ISBN para autopublicar mi libro!

He encontrado en la escritura la desconexión y paz que necesitaba, hoy por hoy es la única actividad que me relaja. Es como cuando lees un libro y te transportas a otra vida fuera de la tuya, desconectas totalmente de la realidad que estamos viviendo y te sumerges en esa otra realidad, que a veces te entristece, otras te hace reír, te hace pensar, te enamora, te entretiene, pero nunca, nunca, te deja indiferente. Eso, pero mejor, porque eres tú quien crea esa realidad paralela a tu antojo, con lo cual también estás desarrollando tu creatividad, creando tu propio estilo, poniendo a prueba tus propios conocimientos gramaticales y ortográficos… En definitiva, enriqueciéndote.

Comienza una época dura, de cambios drásticos, difíciles, que me asustan a más no poder, pero por fin voy a permitirme a mí misma ser YO, así, con mayúsculas, sin que nada ni nadie me corte las alas. Esto sólo es el comienzo.

Porque a estas alturas de la partida es el momento de echar el órdago a la grande, aunque lleve treinta y una.

¡Ah! Y a todos los que no lo hayáis hecho, aún estáis a tiempo para pasar un rato entretenido leyendo mis tres relatos participantes en el otro concurso, ese de ¡mi segunda primera vez! Y si os gustan, ¡dad vuestro voto porfa! Siento si soy pesada, ¡pero ayudadme a conseguir la segunda alegría del año! Que ya estamos casi en julio y ya va tocando…

      http://www.hablandoconletras.es/signo-editores/viernes-naci-ana-centellas/

      http://www.hablandoconletras.es/signo-editores/mirar-al-cielo-ana-centellas/

      http://www.hablandoconletras.es/signo-editores/pesar-la-distancia-ana-centellas/

Y, como siempre, ¡mil gracias a todos por vuestro apoyo!

Anuncios

A todos vosotros: ¡Gracias!

FullSizeRender

 

¡Gracias, gracias, gracias y mil gracias! Por el inestimable apoyo que estoy recibiendo por vuestra parte, por querer acompañarme en esta nueva aventura que estoy emprendiendo, por vuestras muestras de cariño, por vuestros comentarios. Por todo ello, ¡gracias de todo corazón!

No sé hacia dónde me llevará todo esto, pero lo que sí sé es que me llevo la mejor compañía que podría tener, ¡todos vosotros! Que de alguna u otra manera me habéis ayudado a seguir hacia adelante y habéis avivado la ilusión.

Y como es de bien nacidos ser agradecido, hoy os voy a hacer un regalito que para mí es muy importante, el primer párrafo de mi historia, esa misma que empecé hace cerca de dos meses, de esos trece capítulos que llevo completados (pendientes de mil revisiones, correcciones, cambios y un largo etcétera), 93 páginas completas de una historia aún por forjar. Dicen que el principio de un libro es decisivo para saber si te va a gustar o no (aunque yo no comparto esa opinión, he leído decenas de libros que al comienzo parecían una cosa y luego fueron otra completamente distinta), así que como quien no arriesga no gana, voy a arriesgarme a compartirlo con todos vosotros.

Ahí va, el comienzo, por vosotros:

      “Sábado, 4 de julio de 2015.

      Marina se despertó sobresaltada. En su cabeza todavía resonaban nítidas las imágenes del sueño vivido. Tenía la respiración agitada y gotas de sudor resbalaban desde su frente, yendo a morir entre sus pechos. Aturdida y somnolienta, se incorporó y quedó sentada sobre la cama. Observó las blancas sábanas, con cuadritos en un tono azul celeste, casi infantiles, y no las reconoció. Echó un vistazo a su alrededor. Una tenue luz se filtraba por la única ventana de la habitación, abierta de par en par, e iluminaba suavemente el cuarto. Las paredes blancas, sin ninguna decoración. El único mobiliario consistía en dos mesitas de madera de pino, una a cada lado de la cama. Un armario con las puertas desencajadas, que sin duda había vivido tiempos mejores, completaba la estancia. Nada más.”

Por favor, decidme qué os parece, es muy importante para mí poder contar con vuestra opinión. Y por favor, sed sinceros, que también se admiten críticas (es más, las espero). Además, os he dado el nombre de la prota, hasta aquí puedo leer.

Y para los rezagados o que todavía no habéis tenido la oportunidad de leer los relatos participantes en el concurso, os vuelvo a dejar los link, para que si os apetece os paséis por ellos y me dejéis unos votillos. No os llevará más de unos minutos y ¡a mí me haréis un poquito más feliz!

      http://www.hablandoconletras.es/signo-editores/viernes-naci-ana-centellas/

      http://www.hablandoconletras.es/signo-editores/mirar-al-cielo-ana-centellas/

      http://www.hablandoconletras.es/signo-editores/pesar-la-distancia-ana-centellas/

Agradecida y emocionada, solamente puedo decir… ¡¡¡gracias por venir!!!

¡Se os quiere!

 

Estado de ánimo: súper emocionada

IMG_1056

Súper emocionada, definición exacta de cómo me encuentro. Menudo subidón de adrenalina cuando ayer me comunicaron que ¡mis tres relatos habían sido seleccionados para participar en el concurso!

Si os digo la verdad, no lo esperaba, porque primero tenían que pasar un “filtro” de calidad literaria, y como soy novata, bueno, pues eso, como que tenía mis dudillas…

Para los que aún no os habéis animado y no le habéis echado un ojo, os cuento que el ganador lo elige el jurado de entre todos los participantes. Luego hay dos accésit que seleccionará el jurado de entre los cuarenta relatos más votados. ¡Y ahora sí que necesito de vuestra ayuda más que nunca!

Podéis leerlos enteros, y si os gustan pues ya sabéis, a votar, y si no, también, por solidaridad jejeje. No os podéis imaginar lo importante que es esto para mí, mis primeras incursiones en el fascinante mundo de la escritura que tanto ansiaba de pequeña.

Aquí os dejo los enlaces para que podáis leerlos, no os llevará mucho tiempo, son relatos cortos, y porfi porfi porfi votarlos y compartid con vuestros contactos… Y también os animo a que compartáis conmigo vuestras impresiones, ¡que serán todas bien recibidas!

      “Porque un viernes nací yo”

              http://www.hablandoconletras.es/signo-editores/viernes-naci-ana-centellas/

      “Para qué mirar al cielo”

             http://www.hablandoconletras.es/signo-editores/mirar-al-cielo-ana-centellas/

      “A pesar de la distancia”

              http://hablandoconletras.es/signo-editores/pesar-la-distancia-ana-centellas/

Y por supuesto, vuelvo a animaros desde aquí a adentraros en el apasionante mundo de la escritura, y por lo menos ¡que nunca falte un libro en vuestros días!

Mientras tanto, yo volveré a ver si reconquisto a mis personajes de mi primera “novela”, así entre comillas, porque de momento es un proyecto que, eso sí, os prometo no voy a abandonar. Por ahora parece que me están volviendo a hacer caso…

Y claro que seguiré leyendo, ¡faltaría más!

Mi segunda primera vez

IMG_1049

Mi segunda primera vez“, así se titula el libro que estoy intentando leer en estos momentos (aut. Tracy Brogan). Y digo intentando, sí, porque no hay manera de seguir el hilo con la lectura, con lo que he sido yo leyendo… Quizá un día de estos consiga terminarlo y os cuente mis impresiones, pero creo que me va a durar un tiempo…

El caso es que el título me viene al pelo, porque si el otro día os contaba mi primera vez escribiendo un relato corto para un concurso, ¡y el trabajo que me costó que fuera corto! Hoy puedo compartir con vosotros ¡mi segunda primera vez!

Y gracias a una amiga (mil gracias Alicia Diez Sánchez, eternamente agradecida) que me avisó, he tenido la oportunidad de participar en otro concurso de relatos y dar rienda suelta a la creatividad que tenía escondida dentro de mí. Podías participar con tres relatos, así que me animé y creé tres historias totalmente diferentes, con estilos diferentes y a ver si hay suerte (una ñoña no podía faltar, los que me conocéis bien ya sabéis que no estoy en uno de mis mejores momentos y se me va la vena sentimental, qué le vamos a hacer). Esperemos que alguna de ellas sea seleccionada para participar… Cruzaré los dedos. A mi favor tengo que decir que ya he aprendido bastante en lo que respecta a ajustar un relato a una extensión determinada, ¡ya no ha sido tan costoso!

Desde aquí os animo a que probéis el apasionante mundo de la escritura. Da igual, lo que salga, aunque sea un diario. Aunque no lo parezca, reflejar tus emociones en un papel ayuda a liberarlas y poder enfocarlas desde otra perspectiva. Y por supuesto, que nunca falte un libro en vuestras vidas, un cuento para vuestros peques… Enriquece de una manera sorprendente.

Y si queréis animaros, aún estáis a tiempo para participar en el concurso de relatos que organiza “Hablando con Letras” y “Signo Editores”. Tenéis hasta el 18 de julio para participar. Aquí os dejo el enlace por si os interesa.

      http://www.hablandoconletras.es/signo-editores-patrocina-literatura-mil/

¡Y a dar rienda suelta a vuestra imaginación! Me encantará teneros como compañeros de viaje.

Quisiera poder volar

IMG_1018

Como os dije el otro día, mis personajes se estaban sintiendo un poco desplazados y seguramente estarían empezando a hacer de las suyas por su cuenta. El problema es que ahora no me lo quieren contar. Se han cerrado en banda y ahora la que se siente un poco desplazada soy yo… Así que tendré que esperar un poco hasta que las aguas vuelvan a su cauce y les apetezca seguir contándome su historia. Seguramente no tarden mucho, total sólo les he abandonado un par de días… Mira tú por dónde me están saliendo rencorosos, jamás lo hubiese imaginado.

El caso es que en estos días me están viniendo a la cabeza historias comenzadas y, por supuesto, no acabadas, que se han ido formando en mi mente durante todos estos años de vocación frustrada. La manía que tiene una de no anotar los pensamientos, por que si lo hubiese hecho… ¡Ay, si lo hubiese hecho! Tendría material para varios meses. Tomo nota mental para empezar a hacerlo a partir de ahora.

Llevo unos días intentando recordar un poema que no sé si llegué a escribir. Desde luego, si lo hice no tengo ni idea de dónde puede estar, pero lo más seguro es que no llegase ni a hacerlo. Recuerdo claramente las dos primeras estrofas, que quisiera compartir con vosotros. Estaba dedicado a alguien muy muy muy especial que se me fue demasiado pronto. Aquí os dejo esas primeras estrofas, cortas, lo sé, pero es que mi memoria ya no me ha dado para más. Y así de paso os dejo con la miel en los labios… Sencillas, también lo sé, al fin y al cabo soy contable, no poeta, pero cargadas de sentimiento para mí. En fin, espero que os guste, hablando con el corazón.

      QUISIERA PODER VOLAR

            “Quisiera poder volar

              aprender a alzar el vuelo

              fundirme con las estrellas

              y encontrarnos en el cielo.

             Estrecharte en un abrazo

             que no acabara jamás

             y seguir volando juntas

            por toda la eternidad.”

Quizá encuentre el resto del poema y lo pueda compartir con vosotros, o quizá no, o quién sabe, a lo mejor sea el momento de volver a reescribirlo. Quizá las emociones ya no sean las mismas, pero los sentimientos no cambian. A mí con esas estrofas me bastan. No hay más palabras.

To infinity and beyond…

Mi primera vez

FOTOS 259

Ayer, enredando entre las diversas redes sociales, encontré un concurso de relatos sobre la siguiente temática: “Amores de verano”.

Así que, ni corta ni perezosa, me dije, ¿por qué no? Nunca he participado en ningún evento de este tipo, así que tengo el gusto de compartir con vosotros, sí, ¡mi primera vez! Y espero que vosotros la compartáis también conmigo.

La temática no parecía complicada, así que anoche me puse manos a la obra. Y debe ser que las musas estaban de mi parte, porque la historia fluyó sola y la escribí de un tirón. Puede ser que la calidad literaria no sea la mejor, pero bueno, ya sabéis que soy virgen en estas lides.

Ahora bien, ¿qué entendéis vosotros por relato? Porque resulta que leyendo las bases, el texto tenía que tener una extensión máxima de 150 palabras. ¡150 palabras! ¡Mi escrito triplicaba con creces esa extensión! Recordé los tiempos del colegio cuando te mandaban escribir una redacción de 100 palabras sobre lo que habías hecho en el verano. ¡Apuesto un duro a que este post tiene más palabras!

Total, que me ha costado sudor y lágrimas, aparte de un buen dolor de cabeza, reducir el texto hasta la extensión requerida. Al final ha resultado un micro relato que nada tiene que ver con el original. Eso sí, con sus 150 palabras, ni una más, pero tampoco una menos.

Listo está, título tiene, sólo queda enviarlo y esperar. No espero nada de todo esto, evidentemente, pero al menos he pasado un buen rato creando la historia (y un mal rato destrozándola después). Y digo yo que alguien, en algún lugar, se acordará de tu nombre en algún momento…

Deseadme suerte, ¡que la voy a necesitar! Y prometo que seréis los primeros con los que lo compartiré, esperando ilusionada vuestras opiniones.

Y ahora toca continuar con mi historia, que mis personajes ya se están sintiendo un poco desplazados y seguro que me lían alguna…

Sin título a la vista

photo2funorig

Como quien no quiere la cosa, hace ya cerca de un mes que comencé a escribir la historia que me traigo entre manos. Sin tener ni idea de lo que quería escribir, sin ninguna trama en mente, ¡sin nada!

Sólo tenía decidido el nombre de mi protagonista y el lugar donde se iba a desarrollar. Así que dejé que los personajes fueran apareciendo poco a poco a su antojo. Curiosamente, ellos solos iban mostrando su personalidad propia.

Desde ese momento, se acabaron los Candy Crush y juegos por el estilo (siento mucho si no respondo a las invitaciones…), ¡casi dejé de leer! Con el ritmo trepidante de vida que llevamos, sin tiempo para nada, siempre corriendo a todas partes, el trabajo, los niños, las clases de pilates, la natación… ¡Qué os voy a contar que no sepáis! Cualquier momento era bueno para darle un empujoncito a la historia, tomando notas en el móvil para luego transcribir. Y aquí seguimos, de momento once capítulos que seguro tendrán sus muchas variaciones y correcciones, sin una idea clara de cómo seguirá la trama. Pero segura de que los mismos personajes se van a ir encargando de ello.

Y, por su supuesto, sin título a la vista. Eso lo dejaremos para el final.

Tras unos días de sequía “literaria”, que aproveché para crear este blog (que llevaba tiempo queriendo hacer pero nunca encontraba el momento), parece que poco a poco están volviendo a despertar, a querer demostrarnos de lo que son capaces.

No soy yo, son ellos…