El relato del viernes: ¿Loca? ¡Sí, pero viva!

LOCA SI PERO VIVA

¡días a todos!Buenos  Por fin viernes de nuevo, último viernes del mes de julio, y ¡aquí estoy de nuevo para contaros otro relato!

Espero que os guste:

¿LOCA? SI, PERO VIVA

Por Ana Centellas

Aquí estaba yo, sola en casa, como la mayor parte de casi todos los días. Vagando como ánima en pena por el pasillo, como si intentase encontrar en cada habitación abierta esa parte de mí misma que había perdido y no lograba encontrar.

Sentía cómo la soledad poco a poco se adueñaba de mí, haciendo un poco más difícil la existencia a cada minuto que pasaba. Ese conocido nudo se iba forman en mi estómago, subiendo con rapidez hasta el pecho, donde se expandía y me llenaba por completo, ahogándome de manera lenta, imparable, con exquisita agonía.

De pronto, llegó hasta mí. Un olor profundamente conocido inundó mis fosas nasales, transportándome de inmediato a tiempos infantiles, llenos de alegría y felicidad. Era uno de esos olores que consiguen cambiar tu estado de ánimo en cuestión de segundos, exaltar lo más profundo de ti. Intenté agudizar todos mis sentidos al máximo. Sí, sin duda, ese era el olor.

Corrí deprisa hacia la puerta del salón, la que da a la pequeña terraza de mi diminuto apartamento. Con manos ansiosas descorrí las cortinas. Allí estaba, la lluvia había comenzado a caer levemente en aquel hasta ahora seco y cálido mes de octubre. Así que salí a la terraza y aspiré el aroma. Un aroma sublime, que se sobreponía al del humo de los coches que circulaban a gran velocidad por la avenida. Ni siquiera el ruido del tráfico consiguió distraerme del magnífico sonido de la lluvia al caer, cada vez con mayor intensidad.

En algún lugar, con mucha posibilidad no muy lejano, probablemente el parque que había a dos manzanas de mi casa, la lluvia caía mojando la tierra y las plantas, dándoles nuevamente la oportunidad de vivir con mayor esplendor. Era ese, el aroma a tierra mojada, a hierba mojada, a pasto mojado, el que inundaba por completo mis sentidos, anulando de manera inquisitiva cualquier otra sensación.

Cerré los ojos, elevé la mirada hacia el cielo y dejé que las frías gotas de lluvia mojaran mi rostro. La lluvia se mezclaba con mis lágrimas corriendo por las mejillas, limpiando cualquier rastro de ansiedad y amargura que momentos antes hubiera podido sentir.

Y así, con los ojos cerrados, la mirada al cielo, la cara mojada y la ropa también, alcé los brazos y emití mi primer grito de alegría en muchos días. Y con una pequeña sonrisa en mis labios, grité con todas mis fuerzas: “¡Estoy viva! ¡Sí, estoy viva!”.

Cuando abrí los ojos, una vecina del bloque de enfrente de la que ni siquiera sabía su nombre, alienados como estamos en esta absurda sociedad, recogía rápidamente la ropa tendida, mientras me miraba con gesto asustado. “Esta tía está loca”, me decía su mirada.

Pues sí, señora, estoy loca, pero alégrese por mí, porque si estoy loca es ¡porque estoy viva!

Espero que os haya gustado. Nos vemos el próximo lunes con la sección “Para vosotros”, es decir, mis divagaciones, jejeje. ¡Que paséis un feliz fin de semana!

Anuncios

2 comentarios en “El relato del viernes: ¿Loca? ¡Sí, pero viva!

  1. Llego un poco tarde a esta entrada que publicaste el pasado mes de julio. Me siento muy identificado. Que nos llamen como quieran, pero vivimos, o mejor dicho, sabemos vivir. Somos de esas personas que nos contentamos de ver las ramas de los árboles y de fondo el Sol, o el piar de los pájaros o la simple caricia del viento. Hay gente que vive cual autómata.

    Nos seguimos leyendo, Ana.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s