El relato del viernes: Por un minutito de nada

POR UN MINUTITO DE NADA

¡Primer viernes del mes de agosto, chicos! Hoy os traigo un relato especial, dedicado a una persona muy especial también. Este pequeño relato surgió ayer del tirón, debe ser que el calor me inspira. Así que por petición popular, jajajaja, os dejo con él:

POR UN MINUTITO DE NADA

Por Ana Centellas

“¿Os habéis preguntado alguna vez lo que puede suponer un minuto de tiempo en nuestra vida? Un minuto de tu vida… No es nada, ¿verdad? Porque, vamos a ver, ¿qué podemos hacer en un minuto?

En un minuto puedes tener listo un agradable café con leche, cuando hace un minuto era sólo un vaso de leche fría. En un minuto puedes preparar un delicioso puré de verduras, una riquísima sopa y un sinfín de “exquisiteces” culinarias más. En tan sólo un minuto puedes ir al baño y quedarte más a gusto que en toda tu vida porque ya no aguantabas más… Incluso sólo un minuto puede durar una conversación telefónica con ese amigo que tanto quieres sólo para preguntarle si está bien. O puedes quedarte dormido en tan sólo un minuto cuando por fin pones la cabeza en la almohada después de una dura jornada laboral.

Pero el actual ritmo de vida que llevamos, en una sociedad que va trepidante a todos lados, cada cual a lo suyo, sin importarle los problemas que pueda tener el de al lado, nos obliga a valorar cada vez más el tiempo que tenemos disponible. O a alcanzar las cosas en el mínimo tiempo posible.

¿Pero qué ocurre cuando ese miserable minuto, esa insignificante porción de tiempo de nuestra existencia es capaz de cambiar la historia de nuestra vida? ¿De transformar un tranquilo día en algo completamente diferente?

Pongamos un ejemplo. Esa primera cita en la que el chico, cansado de esperar durante treinta minutos a que la chica se presente en el lugar en el que habían quedado, decide irse. Ella llega en el minuto treinta y uno y él ya no está allí. Es probable que haya perdido al amor de su vida. O quizá no.

O sales del trabajo un minuto tarde, justo en el momento en que se produce un accidente de tráfico, y el atasco que se forma te impide llegar a tiempo a recoger a los niños del colegio. Sólo si hubieses pasado un minuto antes por aquel lugar…

O esa persona que sale de casa por la mañana camino del trabajo un minuto después de la hora habitual y llega un minuto tarde a coger el tren que suele tomar a diario. Ahora le toca esperar quince minutos para coger otro.

Todos recordamos con tristeza los atentados de los trenes en Madrid. A lo mejor esa persona que perdió el tren por un minuto, salvó su vida… O al contrario…

Ese puto minuto, hay veces en las que puede ser decisivo. No hay nada más que podamos hacer, salvo valorar hasta el más insignificante momento de nuestra existencia, porque quizá pueda ser vital. O no. Esa es la magia de la vida.

Porque quién sabe, hoy en día, el valor que puede tener el tiempo. Un minuto te puede costar un día sin empleo y sueldo, o llevarte a Coslada.

Por un minutito de nada.”

Con cariño, para LCR, ¡te quieroooooo!

Nos vemos la semana que viene con más novedades y una reseña muy, muy especial. Es que ahora no sé mantener la boquita callada…

¡Feliz fin de semana a todos! ¡Se os quiere!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s