“QUIÉREME A MÍ, MUJER” – Relato para el concurso

 

QUIÉREME A MÍ, MUJER.JPG

Buenos días a todos, he aquí mi relato con el que pretendo participar en el concurso. ¡Animaros, a participar! Espero que os guste.

QUIÉREME A MÍ, MUJER

Quiéreme a mí, mujer, con mis defectos y mis virtudes. Con mis risas y mis llantos. Con mis alegrías y mis enojos. Con mis caprichos y mi generosidad. Con mis complejos y mis coqueterías. Con mis curvas y mis provocaciones.

Quiéreme así, mujer, con todas mis complicaciones, con todas mis implicaciones. Con mis cambios de humor y mis cariños desmedidos. Con mis sorpresas y mis ausencias. Compréndeme, no digas que no hay quien me entienda, empatiza con mi personalidad de mujer. No quiero palabras, quiero actos. Actos que me demuestren que me quieres tal como soy, mujer. Me gustan los detalles, sí, pero tampoco los necesito. Me gusta que me cuides, pero también que sepas que soy muy capaz de cuidar de mí misma. Me gusta que me quieras así, mujer.

Quiéreme a mí, mujer, la que te cuida y te mima. La que se entrega a ti sin condiciones, sin esperar nada a cambio. La que es una dama a pesar de en ocasiones utilizar palabras malsonantes. La juguetona y amante. La que espera cada noche acogerte en su interior, sentirte, fundirte conmigo en un único ser, dejando atrás todo rastro de la dama que ven los demás. Soy mujer, soy sensualidad.

Quiéreme así, mujer, con mis gritos, mis salidas de tono, mi insufrible carácter. Con mi absoluta inteligencia y mi capacidad para todo. Con mi dulzura y hasta a veces mi ñoñería. Quiéreme despeinada, descuidada, sudorosa, con mis deportivas y mis leggins, y también quiéreme vestida de gala, perfumada, con mis tacones de vértigo y mis pestañas kilométricas.

Pero quiéreme así, mujer, y también y sobre todo, respétame así, mujer. Porque sí, soy mujer, pero eso no me hace vulnerable, ni sumisa, ni manejable, ni  dependiente, ni peor ni mejor que tú. Soy mujer, punto.

Acepta mis capacidades, que son las mismas que las tuyas, y mis limitaciones, que igualmente son las mismas que las tuyas. Te guste o no, así es. Soy mujer, quiéreme mujer. Acepta también mi orgullo de mujer, libre, luchadora, trabajadora, incansable, insondable, leona, peleona, guerrera. Y quiéreme como yo me quiero, mujer. Te contaré un secreto, de mujer, si yo me pongo guapa, si me arreglo, si me visto con elegancia, es por mí, sólo por mí. Porque me quiero gustar a mí, no a ti, ni a nadie más, sólo a mí. Y que sepas, que no te quede la más mínima duda, que no lo hago para impresionarte, ni muchísimo menos para provocarte.

Libérate por mí, mujer, de cualquier clase de estereotipo machista que ya no tiene cabida ni sentido. Acepta de una vez que yo, mujer, puedo desarrollar el mismo trabajo que tú por el mismo valor que puedas desarrollarlo tú. Que mi inteligencia no es menor, cuando quieras te lo demuestro yo, mujer, y que puedo competir contigo en cualquier disciplina. Y quiéreme a mí, mujer, por todo ese valor añadido que tengo, capaz de albergar vida en mi interior, una maravillosa experiencia que sólo puedo vivir yo, por el mero hecho de ser mujer. Honra a tu madre y hónrame a mí. Gran orgullo de madre y gran orgullo de mujer.

Por favor, quiéreme así, tal cual, mujer.

Ana Centellas. Octubre 2016. Derechos registrados.

el-adios-copyrighted

http://www.copyrighted.com/copyrights/confirm/ytu5-hgso-esbv-zefa

Anuncios

22 comentarios en ““QUIÉREME A MÍ, MUJER” – Relato para el concurso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s