Reseña: “Cartas desde el maltrato”

21. RESEÑA CARTAS DESDE EL MALTRATO.png

 

A poco de dar comienzo los dieciséis días de activismo contra la violencia de género, el pasado día 25 de noviembre, Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, y que finalizarán el próximo 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, no podía dejar pasar la ocasión sin mostraros una lectura como la que hoy os traigo.

Se trata de “Cartas desde el Maltrato (diario de una mujer maltratada)”, de Roberto Martínez Guzmán. Uno de esos libros que de ninguna manera te dejan indiferente. En él, el autor nos presenta una serie de cartas que fueron escritas por una mujer víctima de la violencia de género. Las cartas son reales, prestadas por la protagonista para dar a conocer su historia.

Evidentemente, todos los nombres han sido cambiados para proteger la intimidad de los protagonistas, pero en ningún momento hay que olvidar de que se trata de hechos reales.

Desde sus cartas, que redacta cada noche, Montse nos va contando el acoso de su marido. Una persona maravillosa cuando le conoció pero que fue cambiando hasta convertirse en un auténtico maltratador.

Quique, el marido de Montse, comienza a tener unos celos descontrolados hacia su mujer. Los gritos y las amenazas se van sucediendo cada vez que ve a Montse hablar por teléfono con alguno de sus amigos. Le acusa de tener relaciones sexuales con todos ellos, cuando Montse sufre de agorafobia desde que comenzó la situación y no puede salir sola fuera de casa.

Miriam, prima de Montse, pero a la que ella misma considera su hermana, le anima a dejarle, pero su verdadero afán es mantener el control sobre Montse, para poder manipularla a su antojo.

Cuando por fin Montse se decide y solicita el divorcio exprés, Quique no pone ningún impedimento pero continúa viviendo con ella en su casa. Su afición a la bebida le hace tener cambios de humor cada vez más radicales, tan pronto está llorando como amenazándole. En sus intentos por tener sexo con Montse, llega incluso a drogarla para que no recuerde nada.

Los gritos, amenazas, golpes, zarandeos y violaciones, se suceden continuamente. De ello es testigo Yolanda, la hija que ambos tienen en común, con sólo seis años de edad. Pero de puertas afuera, Quique sigue comportándose como si siguieran casados y es encantador con todo el mundo. La propia familia de Montse no entiende cómo ha podido divorciarse de él.

Para que Yolanda no tenga que vivir esas violentas situaciones, Montse le envía a vivir con Miriam, que rápidamente comienza a quitarle responsabilidad a Montse como madre.

Hasta que un día, un hecho inesperado, da un vuelco a la historia.

Hay que indicar que muchas de las cartas fueron eliminadas por Quique cuando las encontró. Durante la presentación de las cartas, publicadas en su formato original y con lenguaje coloquial y cotidiano, el autor se limita a hacer meras aclaraciones para ayudar a entender ciertas partes de la historia

He de reconocer que en multitud de ocasiones me he sentido algo violenta, por tener una sensación de invadir la intimidad de una persona en una situación tan delicada. Pero creo que es una idea maravillosa que el autor haya decido hacer públicas estas cartas y un gran gesto de valentía por parte de Montse al atreverse a poner al alcance del mundo su experiencia.

Quizá su publicación haga que las personas logren tomar conciencia y empatizar con las víctimas de la violencia de género y sean capaces de reaccionar ante tales situaciones. El mero hecho de limitarte a ser un espectador pasivo de ello, te convierte inevitablemente en cómplice del maltratador.

Levantemos la vista de nuestros ombligos para que la violencia de género, y cualquier tipo de violencia en general, sea un hecho pasado a la historia. Todas las personas merecemos ser respetadas. Punto.

Una lectura ligera de alto contenido sentimental, crueldad y dureza que, sin duda alguna, os recomiendo leer.

Ana Centellas: A este lado del estrecho — Lord Alce lee y escribe

Comparto con vosotros la crítica que nuestro compañero Lord Alce ha realizado de mi pequeña ópera prima “A este lado del Estrecho”. Y desde aquí vuelvo a darle las gracias por ello. Si no lo conocéis, os recomiendo pasaros por su blog, es muy muy interesante.

Vaya aquí la crítica de la compañera Ana Centellas, cuyo blog sigo desde hace un tiempo (1) y que siempre me ha parecido la obra de una mujer cuya escritura me resulta muy agradable de leer. En sus relatos cortos, sus fragmentos de historia, sus proclamas esporádicas, Ana muestra una prosa limpia, directa, que conecta […]

a través de Ana Centellas: A este lado del estrecho — Lord Alce lee y escribe

¡Estáis todos nominados!

sunshine-blogger-award1

Esta mañana he despertado con la fantástica noticia de la nominación a estos premios, por parte de nuestro queridísimo Junior. Considero un gran honor que te hayas acordado de mí para estas nominaciones. Tanto, que casi me ruborizo al leerlo. Bueno, creo que lo he hecho. Imagino que todos conocéis a Junior, pero para las personas que aún anden despistadas, os recomiendo fervientemente su blog, gran persona donde las haya. Podéis dirigiros fácilmente pinchando en el enlace anterior.

Y ya, después de varias nominaciones, voy a hacer como en la anterior ocasión. Mis nominaciones son para todos vosotros, merecedores de este premio, porque realmente ya no podría elegir a tan sólo unos cuantos. Así que ante tan difícil elección, ¡quedáis todos nominados! ¡Que cada cual celebre su premio como le apetezca!

Y recordad que como siempre, o casi siempre os digo, ¡se os quiere!

Reto: “Mírame a los ojos”

MÍRAME A LOS OJOS.jpg
Imagen tomada de la red

Como en anteriores ocasiones, hoy os traigo el texto elaborado para el reto presentado por nuestra gran amiga Esperanza Solymar, del grupo de Facebook “El maravilloso mundo de los libros”. He de decir que es el grupo más ameno, participativo y familiar que he encontrado en Facebook. Una pequeña nueva familia que se quiere un montón.

En esta ocasión, trata sobre la violencia de género y debía incluir las palabras “nunca más”. He de decir que, aunque en el texto aparece la violencia ejercida por un hombre sobre una mujer, por ser la más habitual, y por mi condición de feminista por naturaleza y por obligación, podría aplicarse igualmente en el sentido contrario. Entendedlo de la manera que mejor os parezca. También puntualizar que los malos tratos también pueden ocurrir entre personas del mismo sexo. Desde aquí quiero puntualizar mi más sincero rechazo hacia cualquier forma de violencia.

Sin más palabras, os dejo con él. Espero sea de vuestro agrado.

MÍRAME A LOS OJOS

Mírame a los ojos y dime qué ves. ¿Ves acaso el brillo que en ellos resplandecía años atrás, cuando nos conocimos? ¿Acaso ves amor en ellos cuando te miro? ¿Realmente no ves la tristeza que les invade? ¿No ves su color apagado, sin vida? ¿No eres capaz de atisbar mis ojeras, que cada día son mayores? ¿Tampoco ves los surcos que recorren mi demacrado rostro tras tantas lágrimas vertidas?

Pues déjame decirte que estás ciego si no ves esas señales. Y como esas, tantas otras que llevo repartidas por mi cuerpo como estigmas que me recuerdan a cada momento el sufrimiento que llevo a mis espaldas.

¿Acaso piensas que es amor lo que sientes por mí? Sé sincero contigo mismo, por favor. ¿En verdad crees que una persona que ama a otra es capaz de infligirle tanto sufrimiento? No, ya te digo yo que no, que ese famoso refrán que dice que quien bien te quiere te hará llorar, no es cierto. Quien bien te quiere te hará reír, te hará soñar, te hará feliz.

Hoy voy a ser fuerte y te voy a confesar una cosa. Estoy cansada. Agotada. Cansada de tus estúpidos celos, cuando no he tenido nunca ojos para nadie más que no fueses tú. Cansada de tus gritos, de tus humillaciones, de tus menosprecios. Siento vergüenza ante el resto de la gente cuando lo haces en público. Pero no creas que siento vergüenza por mí, sino por ti. Porque tú solito estás dejando ver al mundo la clase de persona que eres. Igualmente estoy cansada de que la gente mire hacia otro lado cuando esto ocurre. Bien claro me ha quedado ya que ese no es su problema.

Estoy cansada de tus castigos cuando llegamos a casa, de tus golpes y tus palizas. Porque siempre lo merezco, según tú, yo me lo he ganado. Déjame decirte que hoy soy plenamente consciente de que no es así. El único culpable de todo esto eres tú, con tu mente perturbada. Y mientras, los vecinos hacen oídos sordos, como siempre, ante la evidencia que tienen delante cada día.

No soy yo, eres tú, el que fuerza con violencia mi cuerpo cada noche. No tengo palabras para expresar el asco que siento en esos momentos. Momentos que no hace tanto estaban cargados de ternura y sentimientos. ¿Cómo es posible que hayas cambiado tanto? Ya no te reconozco, no eres la persona que amé.

Hoy veo mi cuerpo y no me reconozco a mí tampoco, golpeada, demacrada, deprimida y humillada. Y tampoco sé cómo he podido estar tan ciega durante tanto tiempo, ocultando las evidencias, luchando por el amor que aún sentía por ti.

Pero hoy ese amor se ha terminado. Tú mismo le has puesto fin, acéptalo. Y mírame a los ojos, porque esta va a ser la última vez que lo hagas. Ya no te tengo miedo, ¿me oyes? No te tengo miedo y a partir de ahora vas a respetarme, porque volverás a valorar lo que tuviste y que ya no puede ser.

Hoy te digo adiós con la frente bien alta, una sonrisa en los labios y las maletas hechas. Porque NUNCA MÁS, ¿me escuchas?, NUNCA MÁS volverás a humillarme.

Ahí te quedas, y cuando notes mi falta, entonces, sólo entonces comprenderás de verdad lo que es llorar. Comprenderás de verdad que me infravaloraste. Y que a mí, ya nada ni nadie me puede hacer daño, porque he perdido todo el temor. Hoy soy fuerte. Que te vaya bonito. Mi vida comienza hoy.

 Ana Centellas. Noviembre 2016. Derechos registrados.

el-adios-copyrighted

Lista definitiva de blogs nominados a los L&P Awards 2016 — Letras & Poesía

Letras & Poesía como organizador de los L&P Awards, informa que ya se definió la lista definitiva de nominados. Las votaciones serán del 2 al 16 de diciembre a través de premioslyp.wordpress.com. Los resultados se darán el miércoles 21 del mismo mes. Ver lista definitiva de nominados

a través de Lista definitiva de blogs nominados a los L&P Awards 2016 — Letras & Poesía

25 de Noviembre – Las Mariposas

25-de-noviembre-las-mariposas
Imagen tomada de la red

No podía dejar yo pasar esta fecha tan señalada sin hacer mención al día en que nos encontramos, 25 de noviembre, Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.

Estoy segura de que a nadie le ha pasado desapercibido este día. Al menos en mi ciudad hay decenas de pancartas moradas conmemorándolo. A decir verdad, yo misma he colaborado con la elaboración de carteles reflejando frases contra la violencia de género, siempre desde un punto de vista positivo. Realmente, todos los días deberían ser declarados día de la no violencia contra la mujer, o, más exactamente, día contra la violencia de ningún tipo.  Pero el tema que nos ocupa hoy, el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, tiene su historia. Imagino que más de uno ya la conoceréis, pero para los que no la conozcan, os hago un pequeño resumen.

Entre los años 1959 y 1960, las hermanas Mirabal, Patria, Minera y María Teresa, residentes en el paraje de Ojo de Agua, en Salcedo, República Dominicana, se dedicaron a luchar por la libertad política de su país. Su oposición era firme a la tiranía opresora de Rafael Leónidas Trujillo. Debido a esta actividad rebelde contra el régimen, fueron encarceladas y torturadas en numerosas ocasiones. A pesar de ello, continuaron en su lucha encarnecida contra la dictadura de Trujillo.

Cuando Trujillo comprobó que la cárcel no era suficiente para acabar con la actividad de las hermanas, decidió acabar con ellas. Así, el 25 de noviembre de 1960, los cuerpos de las tres hermanas Mirabal fueron encontrados en el fondo de un acantilado, siendo presentada la noticia por Trujillo como un accidente.

Este fue el gran error del dictador, ya que la conciencia de la población culminó seis meses después con su asesinato.

En honor a estas tres valientes hermanas, heroínas de la lucha clandestina antitrujillista, y conocidas como “Las Mariposas”, se celebra cada 25 de noviembre el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 1999.

Comienzan hoy así dieciséis días de activismo contra la violencia de género, que terminan el día 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos.

Esperemos que en un futuro no muy lejano, la violencia de género sea un hecho del pasado. Mientras tanto, seguiremos luchando para que así sea.

no-a-la-violencia-de-genero

¡Ilusionada y emocionada!

good-times

Creo que no sabría cómo explicar con palabras las experiencias que estoy viviendo en los últimos días. No ha habido nada más gratificante (a excepción de mis dos retoños) que haya podido hacer en mi vida que dedicarme a escribir, aunque sea un ratito diario, a sacar esas cosas que están dentro de mí pugnando por salir. No soy escritora profesional, ni de lejos, simplemente un proyecto de, una necesidad de, un me gustaría, simplemente una novata que aún tiene mucho por aprender, muchos fallos por corregir, mucho camino por recorrer.

Pero en la escritura he encontrado mi válvula de escape, esa que utilizo en la quietud de la noche para dejar salir de mí, de alguna manera, toda la tensión y ansiedad acumuladas a lo largo del día. Y es que hay días que vienen con unos nubarrones…

La cuestión es que últimamente ando muy ilusionada y emocionada, como os decía en la entrada, porque poco a poco estoy empezando a hacer pequeñas colaboraciones, que me involucran aún más en este mundillo. Os cuento:

  1. Como sabéis, me embarqué junto con nuestro compañero Israel en el magnífico proyecto que ha preparado de Textos Solidarios, con el fin de publicar un libro de relatos cuya recaudación irá de manera íntegra y directa a Médicos sin Fronteras, a los que debemos mil gracias por su inestimable labor. Y en mi humilde condición de “escritora” novel, he tenido el honor de poder formar parte del equipo de redacción de este proyecto, junto a compañeros como Rodri, Lidia, Fabio, Lord Alce y el mismísimo Israel. Siendo por una buena causa, no pude menos que involucrarme desde el principio, para que entre todos podamos aportar nuestro granito de arena. Desde aquí os animo a participar en este proyecto, cualquier aportación es necesaria y será bien recibida, ya sean textos, ilustraciones, ayuda en cuanto a maquetación, edición, etc. Podéis encontrar toda la información necesaria en Scripto. ¡Gracias a todos los que ya lo habéis hecho y por adelantado a los que lo harán! ¡Sois maravillosos!
  2. En esta semana he tenido también el honor de participar en el Reto de Relatos en Cadena de la maravillosa página El poder de las Letras. A raíz de ello, Pedro Altamirano me ofreció realizar una colaboración con ellos, algo que no tuve más remedio que aceptar encantada. Así que a partir de ahora todos los jueves me veréis por allí. Todo un honor poder colaborar con este equipo de profesionales tan excelentes.
  3. Hace unas semanas, la revista digital literaria Luz de Candil me envió un mensaje en el que me decían que les gustaría contar conmigo. ¡Cuál no sería mi sorpresa! Entre unas cosas y otras no tuve tiempo de echarle un vistazo hasta esta semana, y claro, me lancé de cabeza a ello. Ni qué decir tiene el honor que supone para mí poder colaborar con esta maravillosa revista mensual. Si queréis podéis ver el último número del mes de noviembre aquí.
  4. Y por último, pero no menos importante, también he podido colaborar con la página Moonlight Psychology realizando una entrevista acerca de la importancia de la psicología en la vida actual. Creo que se publicará el próximo 9 de diciembre, pero ya os pondré al tanto de ello.
  5. Además, ayer WordPress me chivó esto, así que si, estoy muy contenta:

6. Por si fuera poco, esta misma mañana me ha saltado este aviso que me llena de felicidad: ¡Ya sois 200 amigos acompañándome en mi aventura! ¡Gracias, gracias, gracias y mil gracias! Y muchas gracias a Vimo, ¡seguidor número 200!

Grandes acontecimientos que me llenan de ilusión y me hacen encontrar una motivación para seguir adelante. Por supuesto, no faltaré con mis particulares y humildes reseñas de las últimas lecturas cada miércoles y el relato de los viernes, además de alguna que otra entrada especial que iré publicando de manera esporádica.

Como sabéis, tengo un libro autopublicado, “A este lado del Estrecho“, al que no pretendo dar publicidad ahora, (aunque si pincháis en el enlace os llevará directo a Amazon, jajajaja), pero tengo en mente mi segundo proyecto, más meditado, mucho más calmado y con una temática radicalmente distinta. Un proyecto que necesita aún madurar en mi mente pues, aunque ya comencé a escribir varios capítulos, la verdad es que no me está convenciendo y todavía ando buscando el enfoque que le voy a dar. Querida inspiración, déjate ver por aquí algún día de estos, por favor, ¡te necesito!

Por si no lo sabéis, ando también embarcada en un blog de repostería tradicional, El dulce aroma, en el que publico las recetas de repostería que hago normalmente en casa, ya que es otra de mis pasiones. De momento sólo estoy haciendo una publicación semanal de receta, en principio porque todas las recetas que subo al blog las voy documentando con fotografías de la elaboración. Y como me dedique todos los días a hacer un dulce, vamos a terminar todos en casa rodando jajajaja. Bueno, lo comento para aquellos que les guste el tema, que sepáis que ahí está también.

Y en ello me hallo, además de poniendo en orden mis ideas, después de haber establecido ya unas prioridades clarísimas en mi vida, para encontrar el lugar en el que debo estar. ¿Quiero ser escritora? Sí. ¿Voy a serlo? Sí, ¿por qué no? La primera que tiene que creer en mí soy yo…

Miles de besos para todos los que estáis ahí, apoyándome día a día, alentándome con vuestras palabras. Porque al fin y al cabo, vosotros sois los que hacéis que no tire la toalla y continúe adelante. Gracias, gracias, gracias. ¡Se os quiere!

El relato del viernes: “Hay un okupa en mi cama”

HAY UN OKUPA EN MI CAMA.jpg

Es lunes por la mañana, comienzo de una nueva, larga y tediosa jornada laboral, una semana cargada de prisas, actividades, reuniones. Todos los lunes por la mañana me doy de cabezazos contra la pared, no sé si os pasará a vosotros, pero para mí es así literalmente. Comienzo en cuanto suena el maldito despertador con una rabieta cual niña pequeña, dando patadas en la cama y diciendo “nooooooo, no quierooooo”. Si por mi fuese lo lanzaría bien pero que bien lejos. Y después, ya en el baño, con los ojos aún cerrados por el sueño, me doy literalmente cabezazos contra la pared.

Mi odio por los lunes me viene desde pequeñita. Repetía siempre las mismas acciones que sigo repitiendo ahora, ya es como un pequeño ritual. El ritual de los lunes. Ya me lo decía mi madre cuando era pequeña: “Si es que los lunes son muy malos”. Y qué razón tenía la buena mujer. Sé que hay gente que se levanta de un salto de la cama, con una gran sonrisa en la boca y con ganas de comerse el mundo en una nueva semana. ¡Olé por ellos! Yo, lo siento mucho, pero no puedo. Y de verdad que lo he intentado, no os creáis, pero no puedo.

Llega a ser tanto mi odio hacia los lunes que los domingos por la noche apenas puedo dormir, porque mi cabeza ya está con el run run de que mañana es lunes, mañana es lunes… Sorprendentemente, esta noche la he dormido del tirón. Ahora que lo pienso, quizá tuvo algo que ver la pastillita de Lorazepam que me tomé anoche… Bueno, a lo que íbamos. Como os decía esta noche la he dormido del tirón, ni siquiera ha sido como las demás noches “normales”, es decir, las que no van del domingo al lunes, que me levanto decenas de veces.

El caso es que he abierto los ojos y la oscuridad era total en la habitación. Como siempre hago cuando me despierto en mitad de la noche, me giro hacia la mesilla para mirar la hora en el móvil. Las siete en punto de la mañana. ¡Qué bien! ¡Aún me queda media horita de sueño! En esto que me estiro a mis anchas en la cama y noto que alguien duerme a mi lado. Mi marido no puede ser, él se levanta a las seis de la mañana y hará ya un buen rato que habrá salido de casa. A no ser que se haya dormido… No, pero a él no le suelen pasar esas cosas, no como a mí, que me quedo dormida cada dos por tres y entonces vienen las prisas.

Vuelvo a mirar la hora en el móvil por si acaso no la he visto bien la primera vez, a estas horas mis facultades mentales suelen estar un “poquitín” mermadas… Pero sí, había visto bien, son las siete de la mañana. Palpo con mi mano a tientas el cuerpo que hay a mi lado, sin atreverme a encender la luz, hay que ver lo miedica que soy para algunas cosas… Pues sí, resulta que hay alguien a mi lado, y bastante menos voluminoso que mi marido. ¡Ay madre! ¿Tengo un okupa en mi cama?

Sigo palpando, unos brazos que en un giro inesperado se abrazan a mí, unas piernas desnudas cubiertas con un pantaloncito corto… Hubiese reconocido esos brazos en cualquier otro lugar, ese abrazo involuntario pero tan inconfundible… Efectivamente, hay un okupa en mi cama. Y me abrazo a él como si me fuera la vida en ello, intentando aprovechar los escasos veinte minutos de sueño que me quedan. Y me duermo en la gloria… Cuando al rato, para mí ha sido sólo un segundo, tengo que reconocerlo, suena el despertador, me separo con cuidado del abrazo de mi okupa. Apenas he llegado a alcanzarlo para apagarlo cuando escucho un adormilado “buenos días, mamá”. “Buenos días cariño, feliz lunes”, le respondo volviendo a nuestro cálido abrazo.

Al cabo de unos segundos, unos pequeños pasitos se escuchan por el pasillo, y un pequeño okupa nuevo se abalanza sobre nosotros al grito de “¡buenos días, mami!”. Y le respondo cariñosamente igual que a mi primer okupa, “buenos días cariño, feliz lunes”. Y así remoloneamos un ratito más los tres, mis dos okupas y yo, esos “sólo cinco minutitos más” que todos pedimos. Y ese lunes, no pataleo en la cama, ni grito “no quierooooo”, ni me doy de cabezazos contra la pared.

Porque, ¿qué mejor manera de empezar la semana que esta? Hoy sé, sin duda, que “hoy va a ser un día grande, hoy todo va a salirme bien”, como cantaba El Arrebato. Pongo esa canción en el móvil y todos nos levantamos con energía, cantando y bailando.

Y es que he de reconocerlo, me encanta tener okupas en mi cama.

 

Ana Centellas. Septiembre 2016. Derechos registrados

el-adios-copyrighted

http://www.copyrighted.com/copyrights/view/o8og-f3n2-csrh-czn1

La solidaria experiencia literaria — El blog de Fabio

La vida del bloguero es de navegante por las amplias aguas del océano de la red. La vida del escritor es de apóstol de las letras. Sí, más o menos, como el médico en un barrio carenciado, o la monjita en zona de guerra. Claro que escribir es, digamos, más confortable que caminar por lugares […]

a través de La solidaria experiencia literaria — El blog de Fabio

Reseña: “El método PHILLIPS para dejar de fumar”

19-resena-el-metodo-phillips-para-dejar-de-fumar

Como muchos de vosotros sabéis, y si no lo sabíais ahora os estaréis enterando, soy fumadora cuasi empedernida desde hace… Digamos que contaba yo con la tierna edad de diecisiete añitos cuando empecé a fumar. De ahí que haya elegido esta lectura, a pesar de las recomendaciones de mi médico de que no es el momento para dejar de fumar. No hay nada perdido, así que ¿por qué no intentarlo?

La lectura que hoy os traigo es “El método PHILLIPS para dejar de fumar“, de Phillips Jones. En él, el autor asegura que, siguiendo estrictamente sus recomendaciones, conseguirás dejar de fumar para siempre y que NUNCA más volverás a fumar. ¿Unas expectativas demasiado altas quizás? Démosle el beneficio de la duda. Aviso que esta no va a ser una reseña al uso, dada mi primordial implicación en ello. Seguramente os destripe el libro, pero sólo a grandes rasgos.

La primera de las recomendaciones que nos da el autor es, obviamente, que confiemos en su método, ya que de otra manera no va a funcionar. Y sobre todo, que sigamos fielmente sus instrucciones. En segundo lugar, que debemos confiar plenamente en nosotros y en nuestra capacidad para dejar el hábito de fumar y, por supuesto, estar realmente convencidos para dejarlo. Hasta ahí, bien.

En tercer lugar, nos propone fijar una fecha para dejarlo, un día D. No debe ser ni muy lejano en el tiempo, ni muy cercano. A partir de este momento, debes visualizar cómo será tu vida como ex fumador, en qué aspectos tu vida mejorará una vez que hayas dejado el hábito. Y repetir esto día tras día. De esta manera ejercitaremos el cerebro para que, llegado el día D, esté preparado para ese momento y asuma la pérdida del tabaco como un duelo más, simplemente lo aceptará y tu propio cerebro no admitirá nunca más el tabaco en su vida. Dicen que el poder de la mente es grandioso, así que habremos de hacerle caso.

Yo ya tengo fijado mi día D. Sí, sí, está fijado y de momento sólo dos personas saben cuál será. Y no, no es el uno de enero… Ya os contaré…

Por último, el autor hace referencias al síndrome de abstinencia, para lo cual el cerebro no está preparado. Esta es la parte que más me ha defraudado del método, porque al final recomienda aportar dosis de nicotina adicionales por otras vías… Yo personalmente pienso que la dependencia física es mucho menor que la psicológica…

En fin, todo se verá.

Me encanta el guiño final que hace el autor, lo cual me ha llevado a darle las cinco estrellas en Amazon…

Por mi parte, le daré un voto de confianza al señor Phillips, si no ocurre nada antes…

Ya os contaré si os recomiendo esta lectura o no, todo depende del éxito del dichoso método. En cualquier caso, todo aquel que quiera dejar de fumar no pierde nada por intentarlo. Evidentemente, la lectura del libro es mucho más extensa de lo que yo os he contado a grandes rasgos, pero sin ser demasiado larga ni cansina. El tono que utiliza el autor es cercano y amigable, como si estuviese hablando con un amigo y no escribiendo un libro de ayuda al fumador que quiere dejar de serlo. Además, intercala anécdotas que hacen amena la lectura.

Nos vemos el día D…