El relato de los viernes: “¡Vámonos de marcha!”

VÁMONOS DE MARCHA.JPG

 

¡VÁMONOS DE MARCHA!

Hoy me he levantado con ganas de ir de marcha. Fíjate tú, con la de tiempo que hace que no salgo de marcha. Pero no sé, hoy es viernes y el cuerpo me pide marcha.

Porque oye, todavía soy joven, estoy en la flor de la vida y hay que animarse un poco, ¿no? Pues eso, decidido, hoy me voy de marcha.

Llamo a las chicas para ver si se animan a venir conmigo, pero resulta que no les apetece. Pero bueno, ¿qué os pasa chicas? ¿Ya os rajáis todas? ¡Que todavía no hemos llegado a los cuarenta! Bueno, alguna sí, pero para el asunto que nos concierne eso no tiene ninguna importancia. Intento convencerles una y otra vez, les hago acoso telefónico mandándoles cien whatsapp, pero nada, que no hay manera. Que dicen que no y punto. Hay que ver, para una vez que les propongo un buen plan…

¿Y ahora qué hago? ¿Me voy yo sola? Nunca he salido de marcha sola. Mira que estoy viendo que me quedo sin plan… Me detengo a pensarlo durante un buen rato y al final me digo, ¿y qué más da? Voy al espejo del cuarto de baño. Me miro, me remiro, doy unas cuantas vueltas, observo mi cara atentamente en el espejo, buscando alguna arruguita, algún granito, algún puntito negro, y llego a la conclusión de que estoy más guapa que nunca. Vale, a lo mejor podría hacer algo con estas ojeras que me llegan hasta los pies y endurecer algo el culete y las piernas… Pero ¿qué mejor que salir de marcha para ello, no?

Así que dedico al espejo mi mejor sonrisa, es viernes y mi cuerpo pide marcha. ¡Pues vamos a dársela! Rebusco en el armario la vestimenta adecuada para la ocasión. Ya sé que los hombres piensan que nuestro armario nunca tendrá suficiente ropa para saber qué ponernos, pero es que es verdad, no tengo nada para ponerme, no le deis vueltas al asunto, una mujer nunca tendrá nada para ponerse, es así, ya está. Después de revisar todas las perchas, rebusco en los cajones y, voilà, como por arte de magia encuentro el conjunto ideal para la ocasión.

Me doy una larga ducha refrescante, me hidrato bien la piel con esa crema que tanto me gusta y comienzo a enfundarme en el traje elegido. Un toquecito de rímel, que nunca está de más, quién sabe con quién te vas a encontrar por ahí. Cuando por fin termino, voy a mirarme al espejo de cuerpo entero que tengo en la habitación. Pues oye, no estoy nada mal. Las mallas negras con toques rosas me quedan como un guante, y la camiseta rosa de espalda nadadora también. Bueno, quizá deba meter un poco de tripilla pero no me importa, total, ya estoy acostumbrada.

Preparo un desayuno ligero y ya estoy lista para salir de marcha. Con el móvil en el brazo conectado a mi aplicación preferida y los pequeños cascos con mi selección de música motivadora, comienzo mi marcha.

Las deportivas parecen flotar sobre el asfalto, el cielo está nublado y el ambiente es el más propicio para la ocasión. Cuarenta y cinco minutos y diez kilómetros después, regreso a mi pequeño apartamento y me dispongo a prepararme un desayuno en condiciones, que para eso me lo he ganado. Tengo los pulmones tan ensanchados que podría abarcar todo el aire de la habitación de una sola insuflación. Me siento extraordinariamente bien.

Cuando al día siguiente, sábado, mis amigas me llaman para salir de marcha, simplemente les digo: “Gracias chicas, pero no puedo, ya tengo otros planes”. Lo que en realidad quiere decir: tengo agujetas hasta en las pestañas y lo que quiero es meterme en la cama y taparme hasta la cabeza, cual si de una gran resaca se tratase.

Desde luego, ¿quién me mandaría a mí salir de marcha un viernes? Me tiro en la cama notando calambres por todo el cuerpo y, ya más relajada, pienso: “¡El lunes vuelvo a salir de marcha!”

¿Me acompañáis? Prometo invitar después a un buen desayuno…

Ana Centellas. Septiembre 2016.

el-adios-copyrighted

http://www.copyrighted.com/copyrights/view/louy-wkj4-kb9v-9xuy

Anuncios

13 comentarios en “El relato de los viernes: “¡Vámonos de marcha!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s