Reseña: “Cartas desde el maltrato”

21. RESEÑA CARTAS DESDE EL MALTRATO.png

 

A poco de dar comienzo los dieciséis días de activismo contra la violencia de género, el pasado día 25 de noviembre, Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, y que finalizarán el próximo 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, no podía dejar pasar la ocasión sin mostraros una lectura como la que hoy os traigo.

Se trata de “Cartas desde el Maltrato (diario de una mujer maltratada)”, de Roberto Martínez Guzmán. Uno de esos libros que de ninguna manera te dejan indiferente. En él, el autor nos presenta una serie de cartas que fueron escritas por una mujer víctima de la violencia de género. Las cartas son reales, prestadas por la protagonista para dar a conocer su historia.

Evidentemente, todos los nombres han sido cambiados para proteger la intimidad de los protagonistas, pero en ningún momento hay que olvidar de que se trata de hechos reales.

Desde sus cartas, que redacta cada noche, Montse nos va contando el acoso de su marido. Una persona maravillosa cuando le conoció pero que fue cambiando hasta convertirse en un auténtico maltratador.

Quique, el marido de Montse, comienza a tener unos celos descontrolados hacia su mujer. Los gritos y las amenazas se van sucediendo cada vez que ve a Montse hablar por teléfono con alguno de sus amigos. Le acusa de tener relaciones sexuales con todos ellos, cuando Montse sufre de agorafobia desde que comenzó la situación y no puede salir sola fuera de casa.

Miriam, prima de Montse, pero a la que ella misma considera su hermana, le anima a dejarle, pero su verdadero afán es mantener el control sobre Montse, para poder manipularla a su antojo.

Cuando por fin Montse se decide y solicita el divorcio exprés, Quique no pone ningún impedimento pero continúa viviendo con ella en su casa. Su afición a la bebida le hace tener cambios de humor cada vez más radicales, tan pronto está llorando como amenazándole. En sus intentos por tener sexo con Montse, llega incluso a drogarla para que no recuerde nada.

Los gritos, amenazas, golpes, zarandeos y violaciones, se suceden continuamente. De ello es testigo Yolanda, la hija que ambos tienen en común, con sólo seis años de edad. Pero de puertas afuera, Quique sigue comportándose como si siguieran casados y es encantador con todo el mundo. La propia familia de Montse no entiende cómo ha podido divorciarse de él.

Para que Yolanda no tenga que vivir esas violentas situaciones, Montse le envía a vivir con Miriam, que rápidamente comienza a quitarle responsabilidad a Montse como madre.

Hasta que un día, un hecho inesperado, da un vuelco a la historia.

Hay que indicar que muchas de las cartas fueron eliminadas por Quique cuando las encontró. Durante la presentación de las cartas, publicadas en su formato original y con lenguaje coloquial y cotidiano, el autor se limita a hacer meras aclaraciones para ayudar a entender ciertas partes de la historia

He de reconocer que en multitud de ocasiones me he sentido algo violenta, por tener una sensación de invadir la intimidad de una persona en una situación tan delicada. Pero creo que es una idea maravillosa que el autor haya decido hacer públicas estas cartas y un gran gesto de valentía por parte de Montse al atreverse a poner al alcance del mundo su experiencia.

Quizá su publicación haga que las personas logren tomar conciencia y empatizar con las víctimas de la violencia de género y sean capaces de reaccionar ante tales situaciones. El mero hecho de limitarte a ser un espectador pasivo de ello, te convierte inevitablemente en cómplice del maltratador.

Levantemos la vista de nuestros ombligos para que la violencia de género, y cualquier tipo de violencia en general, sea un hecho pasado a la historia. Todas las personas merecemos ser respetadas. Punto.

Una lectura ligera de alto contenido sentimental, crueldad y dureza que, sin duda alguna, os recomiendo leer.

Anuncios

14 comentarios en “Reseña: “Cartas desde el maltrato”

    1. Sí, Montse va escribiendo cada día esas cartas, en resumen es un diario pero en páginas sueltas, muchas las quemó el buen hombre. Me parece una fortaleza increíble decidir sacar a la luz estas cartas, aunque sí que es verdad que te sientes un poco como invadiendo su intimidad. Y además impotente, porque no puedes hacer nada. No sé si a ti te pasará, pero yo cuando leo me meto de tal manera que quisiera poder ayudarle aun siendo consciente de que es una lectura, pero vives la rabia como si fuera real.

      Le gusta a 1 persona

      1. En algunas lecturas me implico emocionalmente más que otras, pero las que versan sobre la realidad me afectan más que las de personajes que, a fin de cuentas, son inventados en situaciones ficticias.
        Por ejemplo, se me revuelven las tripas cuando leo un ensayo (pero ensayo-ensayo, en plan tocho de datos) de historia, sociología o política que cualquier novela.
        Un libro sobre esta temática me pondrá malo, pero al ser, encima, real, doble taza.

        Le gusta a 1 persona

  1. Gracias por leerlo y por la reseña. Tengo publicados tres novelas además de este libro y puedo asegurar que, de largo, el que menos vende es este. ¿Cómo lo interpreto? Pues muchas veces me da la sensación de que para la mayoría de las personas es un tema que no le interesa lo más mínimo, salvo cuando le toca muy de cerca. Triste realidad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Exacto, es fácil mirar para otro lado. Cuando yo era pequeña, oía a los vecinos de al lado siempre a gritos y golpes (de él). No sé cuántas veces pudo llamar mi padre a la policía, pero nada. Al final se separaron y se fue, gracias a dios.

      Me gusta

  2. Muchas veces las personas no logran entender que sucede tras todos estos hechos, es difícil explicarles lo que la persona siente y vive cuando le suceden estas cosas. La manipulación que hay detrás de cada acto que realiza el sujeto violento,, como logra modificar parte de tus pensamientos para que creas que sólo él es quién está a tu lado…. Es todo muy complejo. Y quién no lo vive, no logra entender muchas cosas. Está bueno entonces que se muestre la realidad tal cual se la vive, que los demás puedan experimentar un poco lo que se siente al ser una persona en situación de violencia de género.
    Buena recomendación…

    Le gusta a 1 persona

    1. Es cierto todo lo que dices, yo pasé por una situación “similar” en el trabajo, violencia no física (aunque una vez sí la hubo) sino verbal, y una manipulación constante, y te ves enredada en sus tretas, haciéndote creer que te quiere y lo hace por tu bien, hasta que poco a poco va anulándote como persona. Me parece una fortaleza increíble lograr publicar esas cartas y poder concienciar a la gente de una vez por todas. Besos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s