El relato del viernes: “Bajo la sombra del monstruo”

BAJO LA SOMBRA DEL MONSTRUO.jpg
Imagen: Gorjuss

BAJO LA SOMBRA DEL MONSTRUO

Todos vivimos bajo la sombra del monstruo. A estas alturas de la vida, a todos nos llegará un momento en que ese monstruo vendrá a atacarnos, y sabremos defendernos de él de una manera u otra. Porque ya conocemos al monstruo, sabemos cómo actúa, conocemos su maldad y conseguimos neutralizarla. Muchos no lo conseguirán, o no lo conseguiremos, pero la realidad es que el monstruo, antes tan temido, ahora ya no nos da tanto miedo. Y eso es fundamental para poder defenderse de él.

Debemos tener cuidado, viene glamurosamente disfrazado de signo zodiacal, con unas características dignas de mención, a saber: emocional y cariñoso, protector y simpático, con mucha imaginación e intuición. Sabe ser cauteloso cuando hace falta.

Y sí, sabe ser cauteloso, sí. Llega a nosotros sin hacer el más mínimo ruido, sin levantar ninguna sospecha. Va camuflado de tal manera que nadie se entera de que ha llegado. Y cuando ya está seguro, cómodamente instalado, cuando ya se ha asegurado bien de que no nos hemos enterado de su presencia, comienza a hacer de las suyas.

Porque no es cariñoso, no, ni protector, ni mucho menos simpático. Al contrario, tiene tal maldad intrínseca, tanto mal guardado dentro de sí, que en el momento más inesperado olvida toda cautela que pudiese haber tenido anteriormente. Y es entonces cuando su maldad se expande, comienza a crecer y crecer, como si no tuviese límites, arrasando con lo que llega a su paso y siempre con ganas de más.

Es entonces cuando notas algo raro, o no, vivimos tranquilos y tan ensimismados en nuestras cosas que es posible hasta que pase desapercibido. A lo mejor te notas demasiado cansado, pero claro, debido al estresante modo de vida que llevamos, es de lo más normal. ¿Estás seguro de que ese cansancio está provocado por tu actividad incansable? Puede que sea por la suya. O no, ahí está su secreto, es un experto en el camuflaje. O a lo mejor puedes notar que estás perdiendo peso sin variar tus hábitos alimentarios, claro, con tanto estrés es normal. ¿Seguro? ¿Y qué me dices de ese dolor de cabeza que te tiene sobrepasado la mayoría de los días? Tengo que bajar el ritmo, piensas.

Por eso hemos de estar alerta, ser avispados y ser más listos que él. Pillarle desprevenido, cuando ya se ha confiado tanto de que no nos hemos enterado de su presencia, que campa a sus anchas donde quiera que se haya instalado. Y atacarle, con todos los medios a nuestro alcance.

Olvidarnos de la típica convicción de “a mí no me tocará” porque sí, amigo, te va a tocar. De alguna manera o de otra, te va a tocar. Puede que no de manera directa, o puede que sí, eso no lo sabrás nunca con seguridad. Pero lo que es seguro es que el monstruo se ha vuelto más fuerte, más astuto, más implacable. Ataca al que fuma, al que bebe, al que hace deporte, al que lleva la vida más saludable del mundo. Ya nada es un seguro contra él. Ya puedes cerrar bien la puerta, poner todos los cerrojos del mundo, que él va a conseguir colarse, por cualquier resquicio, aprovechando el más mínimo descuido, para atacar con su traje de camuflaje, como un auténtico camaleón que se mimetiza con su entorno y no consigues verlo.

Pero ya no te tenemos miedo, monstruo maldito, sabemos que podemos vencerte. Y de nuestra fuerza por vencerte comenzará a la par tu debilidad. Y ganaremos la batalla, seguro. Y tras la batalla, ganaremos la guerra, y pintaremos nuestro mundo de colores para demostrar con alegría que te hemos derrotado. Nunca habrá más niños sufriendo, y sacarán también sus acuarelas para pintar de colores el universo. Y se alzarán las voces al viento, todas unidas, bajo ese arco iris universal que habremos creado: “¡Hasta siempre, maldito cáncer!”.

 

**Para expresar nuestro enorme agradecimiento a todas aquellas personas que, con su esfuerzo y dedicación, luchan por encontrar la cura y ganar la guerra contra esta terrible enfermedad.

 

Ana Centellas. Septiembre 2016. Derechos registrados.

el-adios-copyrighted

Anuncios

26 comentarios en “El relato del viernes: “Bajo la sombra del monstruo”

  1. Diría que ojala el monstruo no venga a verme pero desgraciadamente dicen que este es como las almorranas todos tenemos uno dentro, a unos les sale, a otros no. Esperemos que algún día salga de nuestras vidas para siempre. Bonito relato y muy real. Besos guapa. 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. ¿Cuál será el monstruo? Iba diciendo yo conforme leía… ¿Será una metáfora? ¿Será algo real? Bueno, en el párrafo de “nos ataca a todos”, ya lo he adivinado 😉
    Y, efectivamente, poco a poco se está ganando la batalla contra el cáncer, aunque queda camino. El gran temor de nuestra civilización occidental. El emperador de todos los males, como titula Siddhartha Mukherjee su libro sobre esta enfermedad (y cuya lectura recomiendo encarecidamente). Precisamente creas un contraste entre el miedo de la primera parte del texto y el mensaje de lucha optimista del segundo que lo hace muy interesante.
    Muy buen texto 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s