El relato del viernes: “Deseo contenido”

DESEO CONTENIDO.JPG

Desde hacía más de quince años, Rafael y Diana se veían cada veinte de abril en la misma suite de uno de los mejores hoteles de Madrid. Sin mensajes de por medio, sin llamadas, cada cual acudía a la cita sin más, el mismo día, a la misma hora. Se conocieron en la fiesta de cumpleaños de una amiga en común, y desde el comienzo la atracción fue brutal. Fue un diecinueve de abril.

Él, en suposición felizmente casado y padre de dos hijos. Diana, soltera y sin compromiso como lo sigue siendo hasta ahora, salvo algunos escarceos esporádicos, que aún está de muy buen ver. Rafael le sacaba veinte años. Esas canas en el pelo y esa barbita de aspecto descuidado le ponían hasta el infinito, por no hablar de los definidos músculos que se adivinaban bajo la camisa de marca. Solo se cruzaron un par de veces en la fiesta, y en esas ocasiones a punto estuvo todo de arder por combustión espontánea. Lo único que consiguió Diana de aquella noche fue un pedazo de papel citándole para el día siguiente en un hotelazo de lujo, de esos que ella solo había visto en las películas.

Aquel primer encuentro fue memorable, aún a día de hoy Diana puede sentir los ramalazos de placer recorriendo su piel en toda su extensión. Aquel día acordaron verse cada año en el mismo sitio y a la misma hora, para dejar estallar la chispa de la combustión en sus cuerpos, sin compromisos, sin obligaciones, solo una vez al año. La suite quedaba reservada de un año para el otro, “no hay problema, señor Ramírez”, le decía el recepcionista. Fue la única información que logró obtener de él, su nombre, Rafael Ramírez. Ni siquiera intercambiaron números de teléfono, absolutamente prescindibles y sin posibilidad de que les llevasen a mayores implicaciones. Diana sabía que habría podido indagar más acerca de él, pero no vio la necesidad, el acuerdo le parecía perfecto.

Este año, sin embargo, le rondaba el presentimiento de que él no acudiría a la cita. Aún así, preparó la cita con todo el esmero que la ocasión merecía. Sesión de spa, depilación integral, otra maravillosa sesión de peluquería y un delicado maquillaje de lo más natural. El último capricho que se consintió fue una vueltecita por La Perla, donde consiguió a precio de oro el conjunto de lencería que haría que se deshiciese por completo por ella.

Cuando llegó a la suite él aún no había aparecido. Convencida de que aún era pronto, fue despojándose poco a poco de la ropa que llevaba, dejando únicamente la camisa entreabierta. Se acomodó en la inmensa cama de sábanas blancas y suaves como la seda en la postura más insinuante que pudo adoptar, ataviada en exclusiva con la camisa que dejaba entrever un generoso pecho digno y deseoso de ser disfrutado, y el liguero recién adquirido en exclusiva para él.

Durante la espera, recordó el suave tacto de sus expertas manos recorriendo su ávido cuerpo. Recordó el roce de su barba mientras descendía besándole hacia el ombligo y más allá. Sintió un escalofrío y todo el vello se le puso de punta. La calentura que sintió entre mis piernas esperaba desconsoladamente a ser sofocada, envueltos como otros años el uno en el otro, formando parte de un solo ser.

Era tal su grado de excitación que comenzó a recorrer su cuerpo con sus propias manos, deseando que fuesen las de Rafael. Desde el pecho, hasta el ombligo, sin olvidar bajar a la zona más caliente de su cuerpo. Un rápido vistazo al reloj, le sacó de su enturbiamiento mental en décimas de segundo. Llevaba ya más de una hora y media soñando con él, con que la hacía suya una y otra vez, hasta alcanzar el más excelso de los clímax.

Se levantó de la cama con lentitud, con el orgullo de mujer herida hasta más no poder. Finalmente, sus presentimientos llegaron a ser ciertos. Recompuso su ropa con toda la dignidad de que fue capaz y se calzó sus impresionantes zapatos de tacón, que en un momento de especial deleite había arrojado al suelo de cualquier manera. Aún tuvo la osadía de dejar su flamante liguero de La Perla sobre la cama, quería dejar huella de su paso por allí.

Salió de la suite con la cabeza bien alta, ya vendría luego el tiempo de los lloros y de las tarrinas de helado en su más infinita soledad. Habló con el recepcionista para indicarle que ya no hacía falta que mantuviese la reserva hasta el año que viene. Ese fue el último momento de dignidad que se permitió.

Poco más de cinco minutos después, un acalorado y apresurado Rafael subía de dos en dos los escalones que dirigían a la suite presidencial. El alma le cayó a los pies cuando la encontró vacía. Únicamente un precioso liguero sobre la cama y su dulce aroma flotando en el ambiente. Maldijo al tráfico por aquella fatalidad del destino. Diana ya nunca sabría que vivía todo el año esperando que llegase ese momento, los dos juntos, piel con piel, amándose con lentitud o con impaciencia. Sus manos ya no recorrerían más aquellos pechos firmes y suaves como pétalos de rosa, su lengua nunca probaría el dulce néctar que manaba de sus labios, ni sentiría los fuegos artificiales que se producían cada vez que sus cuerpos se unían.

A no ser que se pusiese en contacto con su amiga en común, y le pidiese su número. Una sonrisa de satisfacción se dibujó en su rostro. Cogió con extremo cuidado el liguero que ella había dejado para él y aspiró su aroma como si fuese el más delicado cáliz del mundo. Lo guardó en un bolsillo de su pantalón.

Más animado, y disimulando su excitación, fue a indicarle al recepcionista que la suite quedaría reservada para el mismo día del siguiente año.

Diana ya estaba cómodamente en su casa, lamiéndose sus heridas, cuando recibió un whatsapp de un número desconocido, mostrándole una foto de su liguero. “¿Estás en casa? Si es así, abre la puerta, porque estoy esperándote fuera.” Se levantó de un salto del sofá, ataviada con unos escasos pantalones cortos de algodón y una camiseta de danza de lo más insinuante. Según abrió la puerta, Rafael se adentró con un ágil movimiento y la cerró a sus espaldas. En una centésima de segundo Diana estaba tirada sobre el sofá que le había visto llorar sus penas hacía tan solo unos momentos, completamente desnuda, mientras la lengua de Rafael recorría cada rincón de su piel. Una vez más volvieron a saltar fuegos artificiales cuando ambos llegaron simultáneamente al clímax, presas del deseo contenido.

Siguieron fieles a su promesa de quedar todos los veinte de abril en el hotel, pero desde aquel día la cama de Diana fue testigo en cualquier inesperado momento de la pasión y el fuego de los viejos amantes. Bueno, la cama, el sofá, la ducha…

Anuncios

55 comentarios en “El relato del viernes: “Deseo contenido”

  1. Y Rafael se derrumbó de rodillas sosteniendo entre sus puños crispados el liguero de la mujer, gritando un “¡NOOOOOOO!” que hizo retemblar las paredes de la suite. Se llevó las manos a la frente, se golpeó la sien… y sus ojos se fijaron en un rastro que los hobbits habían dejado.
    Espera. Para. Que las imágenes se me confunden. A ver, Rafael se lamenta. Hasta ahí, bien. Pero no es Viggo Mortensen en la Tierra Media, junto a Fangorn.
    Lo que tiene que hacer es recordar que tiene móvil. Eso es. A ver si me centro 😀

    ¡Un relato sensual y placentero de leer, Ana!

    Le gusta a 5 personas

      1. Te creo totalmente, me ha pasado que escribo un cuento y luego me dicen “ah, es igualito a tal peli” , ¡que yo no he visto! (y, a veces, que se estrenó después de que yo terminara mi cuento) quizá las ideas andan por el inconsciente colectivo y uno las pesca.

        Le gusta a 1 persona

  2. “Si lo puedes imaginar seguro que pasa” has contestado en un comentario anterior … A veces la realidad (y sé lo que digo) supera a la imaginación. Pero tienes toda la razón: si lo podemos imaginar, es que puede suceder.
    Muy bien narrado. Ya estaba yo zampándome tres botes de helado para acompañarla en su decepción. ¡Ah! … y muy bien el final.

    Le gusta a 4 personas

  3. Que bien escribes, Ana! Esta historia me ha encantado, de principio a fin. Solo me quedo con la duda de saber si la pasión puede aguantar 365 días!!! Desde luego que un momento así, tal como lo describes, debe crear más adicción que el helado! Jejej

    Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

      1. Poema dedicado, título, una vez al año

        Una vez al año,
        ella se olvidaba de si,
        entregada al placer,
        A ser completamente de él.

        Una vez al año,
        él se volvía soltero,
        detallista y amante lujurioso,
        era para ella, todo.

        Una vez al año,
        el lujo del hotel 
        tenía huéspedes memorables,
        las mucamas ardían de sólo verles.

        Una vez al año,
        ella se encajaba corset de recuerdos 
        para que él desatara 
        los 365 días contenidos.

        Una vez al año,
        el día y la noche copulaban,
        de dos emergía un solo ser 
        capaz de navegar horas de pasión.

        Una vez al año,
        este relato renueva la fe,
        el amor sin importar etiquetas,
        nos enseña que es pura entrega.

        Le gusta a 3 personas

  4. Claro que sucede en la vida real, y tú lo has relatado de maravillas para ponernos en la piel del personaje. Un hombre no se pierde “esa vez por año” ni ante una catástrofe natural! jajaja. Pensé lo mismo que Óscar, y como mi imaginación da para todo, ya me inventé la historia escondida, jaja.
    Feliz año nuevo, Ana!

    Le gusta a 1 persona

  5. Fantástica narración sensual y elegante a la par.

    Me encanta el personaje en la sombra de la amiga en común. Todo empieza gracias a ella y acabaría de no ser por ella. Es una celestina anónima, posiblemente inconsciente del papel crucial que ha jugado en la vida de sus dos amigos.

    Cuan importante el papel de apoyo de l@s amig@s en las historias de amor y sexo. (“¿Conoces a Ted?”)

    Mi duda es si la elección de la fecha es porque alguno de los dos (o tú misma) es fan de Celtas Cortos…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s