img_3347

Hoy quiero contaros un secreto que he mantenido oculto durante un tiempo, aunque la verdad es que no sé muy bien por qué. El caso es que he empezado a colaborar con la revista Zarabanda. Se trata de una revista de ámbito local de mi población, y es por ello que me causa especial emoción poder participar en ella. La publicación de la revista es mensual y se ofrece en dos formatos, papel y digital. Mi colaboración en principio será solo para el formato digital, pero menos da una piedra. Estoy muy, muy, muy, pero que muy contenta.

La revista Zarabanda trata de diversos contenidos de actualidad de mi localidad, noticias, eventos, etc. Y me siento honrada porque hayan tenido a bien cederme mi propio espacio “Desde mis letras”, donde puedo publicar mensualmente.

Si queréis acceder a la publicación del mes de enero, podéis hacerlo en el siguiente enlace.

En cualquier caso, aquí os dejo mi participación:

la-busqueda

LA BÚSQUEDA

Hay veces que simplemente dejo pasar el tiempo, esperando que llegue la inspiración. Escribo líneas sin sentido en unas páginas en blanco que nunca llegarán a ver la luz. Páginas arrugadas en una papelera a rebosar.

Escribo, escribo y escribo, pero nada me realiza. Pero sigo escribiendo, dejando pasar el tiempo hasta que aparezca la inspiración. Y la muy condenada no aparece, mi cabeza se bloquea, mi cerebro se niega a continuar. Las páginas en blanco se deslizan sobre mi mesa de trabajo; unas palabras más, algún garabato, cuando me doy cuenta estoy dibujando un gatito. Y el gatito me mira con su carita de pena, “qué lástima das”, parece querer decirme. Otra hoja arrugada, vete puñetero gato, la envío junto a sus compañeras a la papelera.

Un poco de música quizás. Rebusco entre mis discos, ninguno me motiva. ¿Algo de clásica? Siempre me relaja. Elijo “Para Elisa”, de Beethoven. Mi pequeño cuarto se inunda con las notas de tan deliciosa melodía. Ahora sí, pienso. Seguro que la inspiración viene a mí.

Otra página en blanco delante de mí. Cierro los ojos dejando que la placentera música inunde mis sentidos. Es maravilloso, qué bien se siente. Espera, no estás escribiendo. Vale, querida página en blanco, tú vas a ser la afortunada. Pero mi mente se adormece con las increíbles notas musicales, mi vista se desvía hacia la ventana. Cuando me doy cuenta, mi querida página en blanco, la afortunada, está por completo llena de círculos concéntricos. Vale, a lo mejor no es el día. Dejemos pasar el tiempo, tomemos un café. Fumemos el enésimo cigarrillo de hoy.

Quizá si salgo a la calle consiga oxigenar mi cerebro aturdido. Hace frío. Es un día gris otoñal. Me enfundo en mi abrigo y me enrollo una gran bufanda al cuello, pillando con ella mi desordenada melena. Qué más da, no me importa nada. Solo quiero salir, salir de estas cuatro paredes con su aire ya enrarecido. Antes de salir vacío la papelera. No soporto verla así, llena de páginas en blanco arrugadas que nunca llegarán a ver la luz. Borrón y cuenta nueva.

Salgo a la calle y el frío me atiza en la cara. Parece que me esté diciendo, “espabila”, con una gran bofetada. Me cubro entonces la cara con la bufanda. No me volverás a abofetear, frío del carajo. Miro a mi alrededor. El tráfico es denso y la gente corre de un lado para otro, siempre con sus prisas. Igual que yo.

Pero hoy no. Hoy lo que necesito es un paseo relajado, enfrentando al frío, buscando mi musa, mi inspiración. Mis pasos me dirigen sin querer al gran parque central. Yo, totalmente abstraída, ni siquiera me he enterado de cómo he llegado hasta allí. Iba con la mirada perdida rebuscando entre la gente, en el cielo, en los comercios llenos a rebosar… Nada, en todo aquello no había nada.

Me adentro despacio en el parque. El suelo está por completo recubierto de hojas secas, amarillas, doradas, como el elixir dorado que enfrasca mi inspiración. Caminar sobre ellas es todo un placer. Las levanto, las alzo al vuelo, juego con ellas con mis pies. Entonces elevo la vista al frente. Solo una persona solitaria camina por el parque, al igual que yo. Quizá también esté buscando su inspiración.

Entonces la veo. Allí, al fondo, donde nada ya se vislumbra. La fresca y densa niebla aparece ante mí como un soplo de aire fresco. Me deshago de las ataduras de mi boca e inhalo con fuerza el aire frío de la arboleda. Allí está la niebla llamándome con todo su esplendor. Y corro, corro como una loca de vuelta a mi casa, a mi pequeño cuarto, a mi querida página en blanco, antes de que pierda la inspiración.

 

Ana Centellas. Diciembre 2016. Derechos registrados.

copyrighted

 

Anuncios

41 comentarios en “Colaboración con revista Zarabanda

      1. Ya, ya… pero no me refiero a eso solo. Haces una entrada diaria, mínimo. Más el blog de recetas, más el canal de youtube, más colaboración en letras y… no recuerdo el nombre, más revista local!!! Por no hablar, de familia, casa y demás!! Hija, tienes mucho mérito! 👏👏👏
        Buenas noches, Ana! Buf ya se me hace tarde! Que mañana me tengo que levantar a las 6!!!!! Besoooos 😘 😘 🌟

        Le gusta a 1 persona

  1. ¡Ains! ¡El temido bloqueo de la escritora! Pero la inspiración, en efecto, puede estar en cualquier lado. Como en el caso de los descubrimientos científicos, encontrarla es parte casualidad, parte trabajo 😉
    Me permito un chascarrillo: Con el procesador de textos, no llenarás tanto la papelera. Al menos, no la física 😀
    PS: ¡Eh! Si es un secreto, no se lo digo a nadie.. No, en serio, adelante con un nuevo trabajo colaborador (y van…)

    Le gusta a 1 persona

  2. Felicidades Ana, ¡por tu inspiración tan estupenda!
    Escribes genial y no me extraña que esa revista se haya dado cuenta.
    Tiene mucho merito la cantidad de relatos buenos, extensos y de calidad que escribes al día.

    Un besazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Estás convertida en la Mujer Maravilla, Ana! De verdad, no sé cómo el tiempo te alcanza para tantas actividades! Nosotros felices porque disfrutamos de tus escritos, y feliz tú también porque haces lo que te gusta. ¡Felicitaciones!
    Un gran abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. ¡Enhorabuena! te iba a decir que no sé cómo puedes llegar a todo pero, la respuesta es sencilla: te entusiasma escribir y, además, lo haces de maravilla. Eres admirable y un ejemplo en todos los sentidos. Muchas felicidades, de verdad.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s