Lamentable cualquier tipo de acoso, pero este especialmente me toca la fibra 

El templo de Salomón

“Ya no aguantaba más. Llevaba treinta y tantos años en una empresa donde trabajaba de supervisor. Pero vino un jefe nuevo, lleno de juventud, dinamismo y espíritu innovador, y me vio como un obstáculo, así que por meses se ensañó conmigo, valiéndose de insultos, mentiras y humillaciones que me dejaron los nervios destrozados. Cuando me ofrecieron el retiro voluntario, lo acepté sin dudarlo.”, este es un comentario desgraciadamente muy frecuente.

Peter sufrió acoso laboral, o mobbing, usando un anglicismo de moda en Europa. Su lugar de residencia es Alemania, donde padecen esta situación 1.200.000 empleados. En los Países Bajos se verá afectado 1 de cada 4 en el transcurso de su vida. Y según la Organización Internacional del Trabajo, las cifras se disparan en Australia, Austria, Dinamarca, Estados Unidos, Gran Bretaña y Suecia. Ahora bien, ¿qué es exactamente el acoso laboral?

La revista germana Focus lo define como “hostigamiento frecuente, repetido y sistemático”. Va más…

Ver la entrada original 380 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s