LOS COLORES MÁGICOS
Imagen: Pixabay.com

 

 

Parte I   Parte II

LOS COLORES MÁGICOS (III)

Pasaron tres o cuatro días hasta que Jaime se atrevió a utilizar su maletín de pinturas de nuevo. La experiencia anterior, la lucha con el dragón, le había dejado anonadado y su pequeña pero madura mente infantil no le dejaba entender lo que había ocurrido. Pero ahora que habían pasado unos días, se sentía con la fuerza y la valentía necesarias para intentarlo.

A la llegada del cole, después de hacer los deberes y merendar, se encerró en su habitación. Cogió con mucho cuidado el maletín para no dañarlo y sacó del cajón el bloc de dibujo. Allí seguía, impresionante, su dibujo anterior, el del dragón y el castillo. Pasó la página con violencia, no fuese que le atrapase dentro de aquella historia otra vez, y se enfrentó a una nueva página en blanco.

Esta vez decidió realizarla con el estilo que tanto le gustaba. Miles de colores bajo una gruesa capa de cera negra. Así que, con suma cautela, tomó las ceras de decenas de colores que traía su preciado regalo y comenzó a colorear la página con ellas, siguiendo el estricto orden de los colores del arco iris. La página del bloc quedó por completo cubierta por siete franjas de color: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta; según le habían enseñado en la escuela. Para finalizar la tarea, cubrió los colores con su cera negra, que quedó visiblemente más reducida. La contempló durante unos instantes casi con tristeza, pero al final decidió que los colores estaban para usarlos y que no estaba dispuesto a no disfrutar de su regalo por no gastarlo. Además, estaba muy inquieto por conocer el resultado de su dibujo de hoy.

Cogió un palito algo ancho de plástico, que solía utilizar para hacer este tipo de dibujos y, por si acaso, trazó sobre la cartulina una escena de playa con unos niños jugando en el mar y otros en la arena. Pensó que quizá como su palito no era mágico, el resultado no sería tan perfecto como el anterior. Nada más lejos de la realidad, pues cuando terminó pudo contemplar otra auténtica obra de arte. Los dibujos surgían con una calidad que nunca antes había conseguido. Incluso consiguió reconocerse en uno de los niños que estaban jugando dentro del agua. Sonrió satisfecho del resultado y, como el otro día, comenzó a cerrar el bloc cuando una fuerza de atracción invisible le llevó de nuevo dentro del dibujo.

Aquella vez fue increíble, eran sus amigos, pero todos llevaban bañadores a franjas con los siete colores del arco iris. Allí estaba Luis “el gafotas”, María, Íker, Alejandro, Claudia, Asier, Elena… Por el despiste de quedarse absorto en la escena que estaba viviendo, una ola traicionera le lanzó al suelo. Aquella tarde fue fantástica, disfrutó de las olas del mar, del cálido sol del verano y construyendo castillos de arena con todos sus amigos, sin ningún adulto que les controlase ni les limitase.

En una de esas olas juguetonas que llegaban a la orilla, el mar arrojó a los pies de Jaime una concha preciosa. Era perfecta, no le faltaba ni un trocito, con sus ondas y varios colores. Le pareció que era la concha más bonita que había visto jamás. Desde luego, mucho más bonita que las que encontraba cuando iba a veranear a la casa que su abuela tenía en Benidorm.

Cuando mejor se lo estaba pasando, el dibujo le lanzó fuera. Cayó de culo en el suelo de su habitación, mojado por entero y con la preciosa concha en la mano. Su madre le estaba llamando  para cenar. Guardó la concha en el cajón, junto al pedazo de cabello de la princesa, se puso el pijama, se secó el pelo lo mejor que pudo y fue a cenar con una gran sonrisa.

Sus padres ni siquiera se imaginaban lo que estaba ocurriendo. Tenía un secreto, y eso le provocaba un cosquilleo en el estómago que le gustaba mucho. Cenó sin rechistar con la sonrisa en los labios y, de nuevo, no volvió a contar nada de sus vivencias.

Ana Centellas. Junio 2017. Derechos registrados.

COPYRIGHTED

 

Anuncios

3 comentarios en “Por capítulos: “Los colores mágicos (III)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s