LOS COLORES MÁGICOS
Imagen: Pixabay,com

 

 

LOS COLORES MÁGICOS (IV)

Jaime esta atónito ante lo que le estaba ocurriendo con aquel mágico maletín de pinturas. No se lo había contado a nadie y eso le hacía sentirse muy especial. A buen seguro, tendría diversión garantizada cada tarde, solo tenía que tener cuidado con lo que dibujase, para no meterse en algún mal lío del que luego no pudiese escapar. Tenía aún muy reciente la lucha contra aquel dragón malo que quería ir a por la princesa.

Así que al día siguiente no se lo pensó dos veces. Apenas llegó a casa y merendó, pues era viernes y tenía tiempo para hacer las tareas el sábado, se subió raudo a su habitación. Su madre ya se estaba preocupando un poco por los encierros a que se sometía su hijo cada tarde, pero como él le había dicho que estaba pintando y sabía que esa era su gran pasión, tampoco le dio mayor importancia.

Aquella tarde, Jaime decidió abrir el estuche por la espléndida bandeja de acuarelas que tantas ganas tenía de probar. Bajó con sigilo a la cocina a por un vaso de agua y subió de nuevo con rapidez. Escogió uno de sus pinceles, el que pensó que le permitiría hacer trazos más sutiles y, utilizando el violeta como color principal, pues era uno de sus favoritos, comenzó a pintar en el bloc de dibujo.

El pincel se deslizaba sobre la cartulina como la seda. Delicados trazos se contraponían a algunos más furiosos en el fondo del dibujo. Aquel día, decidió dibujarse a sí mismo en un enorme campo de lavanda, aspirando la fragancia de una de sus bonitas flores. De nuevo, cuando vio el dibujo terminado, pensó que era digno de ser enmarcado. Sin duda tenía talento, al menos mientras tuviese aquellas pinturas. Y cuando llegase el día en que se le acabasen, le pediría a su madre o a su tía que le comprasen otro maletín exactamente igual.

Esta vez ni siquiera tuvo que intentar cerrar el bloc. En cuanto comenzó a sentir la suave fuerza de atracción que ejercía la pintura, se dejó llevar con calma, con los ojos cerrados para disfrutar más de aquella experiencia. Cuando los abrió se encontraba en un enorme campo de lavanda como el que había pintado. La fragancia que despedían las flores era maravillosa y se acercó una de ellas a la nariz para poder aspirar aquel delicioso aroma. Corrió con total libertad entre aquella naturaleza de color violeta, mientras con las manos acariciaba las plantas, que desprendían aún más aquel delicioso olor.

Pensó que ojalá viviese en el campo, para poder disfrutar de aquello cada día, en lugar de en su ciudad, donde todo estaba sucio, había muchos coches y el ruido era ensordecedor. Sin duda, se sentiría más feliz, como lo estaba siendo en aquellos momentos. Se sentía dichoso, afortunado, de poder estar disfrutando de aquella naturaleza han majestuosa.

El sol comenzó a descender en el cielo. Jaime comprendió que era hora de regresar a su cuarto, pero antes agarró una flor de lavanda, para llevarla de recuerdo, como en sus anteriores aventuras. Justo terminaba de coger la flor, cuando fue expulsado de la pintura. Se quedó muy sorprendido cuando comprobó que su pintura no era exactamente la misma que él había dibujado, sino que ahora representaba un campo de lavanda al anochecer. Los suaves tonos violetas que él había empleado, se habían tornado en  morado oscuro con el anochecer.

Al igual que otras veces, su madre le llamó a la cena justo en aquel momento. Guardó la flor de lavanda en el cajón, junto con el bloc y el resto de recuerdos que había ido recopilando, y bajó a cenar como si nada.

A sus padres les extrañó el intenso olor a lavanda que había de pronto en la cocina, pero a ninguno se le ocurrió que podría ser a causa de su hijo. Jaime, con una media sonrisa, comía su sopa como si nada hubiese ocurrido.

CONTINUARÁ…

Ana Centellas. Junio 2017. Derechos registrados.

COPYRIGHTED

 

Anuncios

3 comentarios en “Por capítulos: “Los colores mágicos (IV)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s