Por capítulos: «Aventura en Escocia (IV)»

 

AVENTURA EN ESCOCIA
Imagen: Morguefile (editada)

 

Capítulo I       Capítulo II       Capítulo III

AVENTURA EN ESCOCIA (IV)

He de confesar que, aunque consideraba que mi nivel del idioma era bastante bueno, en aquella temporada que pasé allí aprendí mucho. Expresiones nuevas, algunas típicas escocesas, y mejoré mi vocabulario en amplitud. La pareja de ancianos, aunque al principio pareciesen en exceso exigentes, resultó ser de lo más agradable. Disfrutábamos juntos de amenas charlas en el pequeño jardín trasero, durante la tarde, tomando un té riquísimo que preparaba Sheena. Jamás me contó qué tipo de té era, como si fuese un secreto familiar.

Lo que sí me contaron fueron muchas historias. De su niñez, de su juventud, de cómo se enamoraron, de la vida en Escocia, de las famosas High Lands… Historias que yo disfrutaba bastante, mientras hacía lo mismo con las historias de mi propio país.

Mis padres estaban por completo despreocupados. Hablaba con ellos a diario, vía Skype, y reconozco que en algunos momentos llegué a vislumbrar también una cierta necesidad en ellos de vivir en soledad durante una temporada, sin las preocupaciones que una adolescente, como yo, supuestamente les causaba. Yo veía las cosas con otra simplicidad y me parecía que se preocupaban en demasía. Pero, en fin, lo cierto es que me sentía feliz por ellos por haberse desprendido de esa carga durante una temporada, aunque hubiese sido por un engaño mío. Pensé que, en este caso, el engaño estaba más que justificado.

Llevaba ya allí un mes y todavía no había conseguido conocer a mis nuevos amigos. Salvo aquella primera extraña noche en la que ninguno de ellos estaba conectado, hablábamos por Skype todos los fines de semana, al igual que hacía desde España. Pasé mucho tiempo sola con la familia McAllary, ya que mis amigos todavía tenían clases durante el día y por las noches no solían salir. «No me extraña», me dije para mí misma. Después de los extraños sucesos de aquella noche en que me aventuré a salir sola, ni se me ocurría poner los pies fuera de la casa después de la puesta de sol.

Dediqué bastante tiempo a buscar en Internet alguna explicación a este fenómeno, una leyenda, algo. Pero no encontré nada. Toda la información que encontraba sobre Pitchlory lo describía como un agradable pueblecito cuajado de flores, como un destino que no podías perderte en el caso de viajar a Escocia. No había ni un solo comentario sobre el tema. Llegué incluso a pensar que fueron imaginaciones mías. Lo más probable es que así fuera, pero también hay que reconocer que no encontrar a nadie por la calle resultaba un tanto sospechoso. De todas formas, yo no volví a salir, por si acaso.

El trato que recibía de la familia era estupendo, así que no tenía de qué quejarme. Juntos, recorrimos hasta el último de los rincones de la pequeña ciudad. Siempre terminábamos la excursión tomando algo en un auténtico pub escocés, porque si se les pudiera definir de alguna manera, solo cabría esa, auténticos. Probé la cerveza, que no tenía nada que ver con la que podía tomar en cualquier bar español, y casi me muero cuando un asfixiante trago de whisky bajó por mi garganta, arrasando mis amígdalas a su paso, para caer en el estómago como una pesada losa. Por supuesto, del final de nuestras excursiones jamás les conté nada a mis padres.

Una noche, en una videoconferencia con todos mis amigos, me dieron una gran noticia para mí. Dentro de un par de días, coincidiendo con el final de las clases, saldríamos a celebrarlo. Por lo visto, esa noche era la única, junto con fin de año, que salían de fiesta. Un hormigueo comenzó en mi estómago de inmediato. Por un lado, porque por fin iba a conocer a mis amigos. Por otro, por la inquietud que me producían las noches de aquel lugar.

CONTINUARÁ…

Ana Centellas. Agosto 2017. Derechos registrados.

COPYRIGHTED

Publicado por Ana Centellas

Porque nunca es tarde para perseguir tus sueños y jamás hay que renunciar a ellos. Financiera de profesión, escritora de vocación. Aprendiendo a escribir, aprendiendo a vivir.

Un comentario en “Por capítulos: «Aventura en Escocia (IV)»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: