INEXPUGNABLE
Imagen tomada de la red

 

 

INEXPUGNABLE

En el barrio me llaman loca. ¿Por qué? ¿Vosotros lo sabéis? Vosotros que me tildáis de loca sin siquiera conocerme, ¿de verdad sabéis por qué? Yo ignoro la respuesta. Loca… ¿yo? Quizás. Tal vez sí. O no. No lo sé. ¿Por eso estoy loca? Por mi clara indecisión, por mis dudas sin respuesta, por mi paso por el mundo sin saber a ciencia cierta cuál es mi lugar en él…

Quizá sea por mi mirada perdida, por mi vagar por las calles buscando un rumbo que no encuentro, por mis respuestas siempre ambiguas ante la pregunta “¿cómo estás?”. Quizá sea por eso. O quizá no. No lo sé.

Solo tengo clara una cosa, que en mi cabeza bullen los pensamientos como si de una olla a presión se tratase, luchando inexpugnablemente por salir a la superficie, por manifestarse ante todos. Y de verdad que hago lo imposible por controlarlos, por evitar que me agobien, por hacer que no salgan del interior de una mente inquieta a la que todos tachan de loca. Intento retenerlos, que no afloren, que no se noten. Pero son incontrolables, ni siquiera pueden mantenerse ocultos dentro de la red que yo misma les he impuesto, para satisfacer a la sociedad intolerante que me rodea. Empujan, los siento, pugnando por salir todos juntos, sin darme un respiro o una tregua, haciendo que mi cabeza estalle en un torrente de ideas que me atormentan si no son capaces de salir al exterior.

Es por eso que, en ocasiones, necesito liberarlos. Dejo que fluyan a sus anchas y a su antojo por mi mente, dejo que salgan al exterior. Y entonces me llamáis loca. Por no ser una mente reprimida, por ser una mente creativa, por no seguir al rebaño de pensamientos auto impuestos con el único fin de agradar a los demás.

Vosotros lo sabéis, lo veis en mi mirada ausente, en mi ausencia de respuestas, en mi disparatada lucha por ser yo misma y auténtica. Y en vuestra absurda ignorancia me decís loca, como si tal apelativo fuera fiel reflejo de la realidad ilógica que me envuelve, como si fuera verdad.

Tan solo dejadme decir una cosa en mi defensa. Llamadme loca si así lo creéis, si lo estimáis oportuno. Pero permitíos un segundo para indagar en las profundas divagaciones de mi mente creativa y, solo con eso, atreveos a tacharme de nuevo de loca. No pienso imponer más límites a los pensamientos que ansían por traspasar las fronteras de mi mente. No pienso dejar que vuestras flamantes ideas preconcebidas para destacar en el mundo empañen mi creciente necesidad de aflorar mi yo más profundo. Si por ello me llamáis loca, dejadme deciros que prefiero seguir siendo una loca libre que una vulgar cuerda amarrada a los cimientos impuestos por esta absurda sociedad.

Todos mis pensamientos fueron, son y serán siempre, inexpugnables.

Ana Centellas. Noviembre 2017. Derechos registrados.
Inexpugnable by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

Licencia de Creative Commons

Esta es mi colaboración para el reto semanal que propone la fantástica página de Facebook “El maravilloso mundo de los libros”. Esta semana, basado en la imagen  mostrada arriba.

6 comentarios en “Reto literario: “Inexpugnable”

  1. Cuando te descrubí por primera vez, hace cinco días, me quedé prendado. No quise darle demasiada importancia ante la posibilidad de que fuera flor de un día, pero sigues cautivándome. Has capturado mi amor sin pedirme permiso. Gracias por hacerme sentir tan bonito.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s