Vuelve por Navidad

 

VUELVE POR NAVIDAD
Imagen: Pixabay.com (editada)

 

VUELVE POR NAVIDAD

Apoyado sobre su viejo y desvencijado escritorio de madera de roble, ya añeja, vierte sobre su cuaderno, con las manos temblorosas, cientos de palabras inconexas. Ya no sabe por qué escribe, solo le queda un sentimiento que le impulsa a hacerlo, guiado por la pila de cuadernos que hay guardados en aquel cuarto que huele a enfermedad y a leña.

Se encuentra inquieto sin llegar a saber bien el porqué. Quizá sea porque esa señora tan dulce que convive con él ha pasado más veces de las necesarias por su viejo cuarto. Le inspira mucho cariño, pero no podría asegurar que sabe quién es.

La casa lleva ya unos días engalanada de una manera preciosa. Le gusta ese gran árbol que preside el salón y la música alegre con la que ameniza cada mañana su compañera. Se respira otro ambiente, hay aromas nuevos fuera de su cuarto y hoy lleva puesto un pantalón diferente del habitual, de suave pana marrón.

Su mirada se queda perdida durante momentos a través de la ventana, como si esperase la llegada de alguien. Pero no puede ser, él apenas recibe visitas, aunque ese día tiene la sensación de que hay algo diferente a su alrededor. Vuelve la vista a su cuaderno y traza unas cuantas palabras más. Da una pequeña cabezada sobre él. Despierta y vuelve a escribir otro par de palabras sin sentido. «Amor», «soledad», con trazo irregular. No sabe qué significan ni por qué las ha escrito, pero tampoco le preocupa mucho.

Echa otro vistazo hacia la ventana. Ya ha caído la noche y su estómago se queja, reclamándole alimento. Mira en el reloj una hora que no sabe interpretar y se aventura a salir de aquel cuarto en busca de su fiel compañera. La encuentra trajinando afanosa en la cocina. En el horno algo huele de maravilla. Ella se le acerca, le da un suave beso en los labios y le acompaña al salón, donde la mesa está preparada como si fuera una ocasión especial. Se sienta junto a la chimenea a esperar no sabe qué.

Al poco tiempo, suena el timbre de la puerta. Aquella afable mujer sale corriendo a abrir, con una gran sonrisa en los labios. Varias personas entran en la casa con gran algarabía, mientras besan y abrazan a su compañera. Les ve dirigirse hacia él.

De pronto, algo en su mente despierta. ¡Son sus hijos! Acaban de llegar los tres, acompañados por sus parejas. Dos pequeñajos corren hacia él, a agarrarse de su pantalón. Son sus nietos. Los coge a los dos en brazos con la misma fuerza de su juventud y los besa con ganas, sonriente.

—¡María, cariño! ¡Han venido todos! —acierta a decir, con una mezcla de ilusión y melancolía en la voz.

Una lágrima de emoción resbala por la mejilla de María, que se acerca hasta él y lo abraza. Él la corresponde con un cariñoso beso en los labios.

Aquella noche de Navidad, Julián volvió a ser Julián. Y disfrutó de su familia como si fuese el último día de su vida. Todo volvía a tener sentido para él. Charló con sus hijos, jugó con sus nietos, cantó villancicos como antaño hacía y no perdió la ocasión de besar a María en cuanto podía.

A altas horas de la madrugada, cuando todos se hubieron marchado, Julián regresó a su escritorio y anotó en su cuaderno: «Esta ha sido la mejor Navidad de mi vida. No la olvidaré nunca». En el dormitorio, María le estaba esperando. Durmieron abrazados por primera vez en varios años.

A la mañana siguiente, sentado en su viejo escritorio, intenta leer las últimas palabras que hay escritas en él. No comprende nada. ¿Por qué hay veces que escribe cosas tan incomprensibles? El olvido, sin ser invitado, ha vuelto a casa tras Navidad.

Ana Centellas. Diciembre 2017. Derechos registrados.

CREATIVE COMMONS

Vuelve por Navidad by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://anacentellasg.wordpress.com.

Este relato es mi participación en el concurso #cuentosdeNavidad organizado por Zenda Libros.

HAPPY NEW YEAR

 

Publicado por Ana Centellas

Porque nunca es tarde para perseguir tus sueños y jamás hay que renunciar a ellos. Financiera de profesión, escritora de vocación. Aprendiendo a escribir, aprendiendo a vivir.

5 comentarios sobre “Vuelve por Navidad

  1. Es un relato verdaderamente precioso y emotivo, Ana. ¡Me ha conmovido! Debe ser por la «viejez»… Son situaciones que sienten más cercanas y posibles de llegar a vivir.
    ¡Un gran abrazo, amiga, cargado de cariño y buenos deseos para este nuevo año!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: