DES(APARECIDA)
Imagen tomada de la red

 

(DES)APARECIDA

Desperté sola en medio del bosque una noche fría y húmeda de luna llena. Aún no comprendo cómo pude llegar hasta allí. Imagino que en el sanatorio nunca le dieron importancia al sonambulismo que sufrí de niña. De hecho, hace muchísimos años que no me sucedía algo así. Pero, ¿qué otra explicación puede haber? Estaba descalza y vestida únicamente con el camisón blanco del sanatorio. El suelo pedregoso se clavaba en las plantas de mis pies mientras permanecía inmóvil en el mismo lugar en el que abrí los ojos. Un fuerte dolor en el costado derecho me hizo pensar que podía haber saltado por la ventana, sumida en un estado de absoluta inconsciencia.

Eché un vistazo a mi alrededor, en busca del sanatorio, como les gustaba llamarlo a aquellos que trabajaban en aquella institución para enfermos mentales, como yo. Estaba loca, decían, cuando yo jamás me había sentido más cuerda. El sanatorio no se divisaba por ninguna parte y lo único que podía contemplar eran los elevados árboles del bosque que me rodeaban. Yo me encontraba en una especie de sendero por el que, sin duda, habría llegado hasta aquel lugar, por completo desconocido para mí.

Una vez pasada la sorpresa inicial, un miedo agudo se apoderó de mí. Comencé a caminar sin sentido, deprisa, casi a la carrera, mientras mi corazón se aceleraba y mis pulsaciones se disparaban. Podía sentir en mis sienes el alocado pulsar que me avisaba de que estaba entrando en estado de pánico. Mis pies se lastimaban más según avanzaba, pero no me importaba. Las ramas de los arbustos que había entre los árboles me rasguñaban el rostro y las manos. Emprendí una huida sin destino que lo único que hizo fue adentrarme aún más en el corazón de aquel bosque que no había visto nunca.

Han pasado años de mi desaparición y continúa mi vagar por la oscuridad del bosque. Durante el día me oculto y durante las noches dejo a mi alma vagar en libertad por las entrañas de este bosque que ya es mío. Mi apariencia es la misma, no envejezco. Solo me crecen los brazos de dejarlos caer en un agotamiento excesivo. Ya no tengo miedo. Lo perdí el mismo día en que conseguí regresar al punto de partida y encontré una lápida con mi nombre y dos fechas que conocía muy bien.

Ana Centellas. Marzo 2018. Derechos registrados.

CREATIVE COMMONS

(Des)aparecida by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en
https://anacentellasg.wordpress.com.

Este relato ha sido trabajado para el reto literario de El bic naranja del pasado viernes. Espero que os guste.

5 comentarios en “Reto literario: “(Des)aparecida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s