LUZ DE CANDIL N9 - MARZO 2018

Con la llegada de la primavera, también llegó el nuevo número de la revista literaria Luz de Candil. Se ha hecho rogar, al igual que la primavera, pero por fin está aquí. Os recomiendo su lectura, podéis acceder a ella haciendo clic en el siguiente enlace, donde también podréis acceder a los números anteriores.

En esta edición también he tenido el gran honor de haber puesto mi pedacito de arena para que este nuevo número fuese una realidad. Como no podría ser de otra manera, también os animo a que enviéis vuestras colaboraciones para que, entre todos, la revista se haga aún más grande. Podéis encontrar la manera de hacerlo aquí.

Hasta aquí os traigo mi colaboración de este mes. Espero que os guste.

CUANDO ME BAJES LA LUNA

CUANDO ME BAJES LA LUNA

Toda una vida de insistencia. Así lo recuerdo yo. Desde que éramos unos críos, en el jardín de infancia, no conseguía que te separaras de mí. Fuese a donde fuese, allí estabas tú. Y yo, en mi bendita inocencia, solo sabía recurrir a las rabietas para decirte que me molestabas en los juegos con mis amigas. Siempre estuviste ahí, para consolarme. Ahora que lo recuerdo me resulta extraño, pero es así de cierto. Tú me consolabas en las rabietas que tú mismo me provocabas. Curiosa reacción de niña pequeña.

Crecimos y siempre estuviste ahí. Juntos íbamos al colegio y al instituto. Esperaste hasta que cumplimos los quince para hacer tu primera declaración de amor. Sí, la primera, porque después hubo, no muchas, sino muchísimas más. Pero en mi cabeza todavía hacían eco las rabietas que tenía de niña. Yo no te amaba, o al menos eso creo. Yo amaba al chico malo de clase, ese que estaba como un tren y que nunca llegó a fijarse en mí. Lo amaba, o eso creía.

Fueron años y años los que permaneciste a mi lado. Mi pañuelo de lágrimas cada vez que mi corazón se rompía en pedazos por alguien que no eras tú. Mi confidente. Mi amigo del alma. Nunca fui capaz de ofrecerte más. Cuando sacabas el tema, yo siempre te decía «cuando me bajes la luna», con una de mis mejores sonrisas. Y te veía quedar abatido, y entonces yo te ofrecía mi consuelo, sin saber que al hacerlo lo único que hacía era alimentar aún más el inconmensurable amor que tú sentías hacia mí.

Fuiste padrino en mi boda con lágrimas en los ojos. Nadie más se dio cuenta, solo yo. Y sufrí mucho ese día, aunque parezca increíble, porque, a pesar de todo, del dolor que debiste sentir en tu corazón, permaneciste ahí. El gran pilar fuerte y robusto en el que sostenerme. Viste crecer a mis hijos y los trataste como si fuesen tuyos. Fuiste más su padre que el biológico, siempre ausente. Y cuando me caí de bruces al pedirme el divorcio, fuiste tú quien me levantó del suelo y me curó las heridas.

Perdí la cuenta de las veces que te declaraste, que incluso suplicaste, que estuviste arrodillado ante mí, solícito del amor que me profesabas desde niña. Mi respuesta siempre fue la misma: «cuando me bajes la luna», mientras, poco a poco, mis sentimientos hacia ti comenzaban a deslizarse por la fina línea del cariño del amigo al amor. Pero por nada del mundo quería estropear nuestra maravillosa amistad, por eso te rechacé mil y una veces. Te rompí el corazón otras tantas, lo sé. Y ahora que todavía no sé cómo remediarlo, me encuentro con la frustración de saber que ya no tiene remedio.

¿Cómo iba a imaginar que me bajarías la luna? Está frente a mí, inmensa, mágica, reflejando una cálida luz amarilla que me deja sin respiración. No podía saber que conseguirías bajar la luna por mí, así como tampoco podía imaginar que dejarías tu vida en el intento.

Ana Centellas. Diciembre 2017. Derechos registrados.

CREATIVE COMMONS

Cuando me bajes la luna by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

84. CALM

Anuncios

5 comentarios en “Revista Luz de Candil Nº 9 – Marzo 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s