Revista Intropia Nº17 – Mayo 2018

INTROPIA 17 - MAYO 2018

Como en meses anteriores, os traigo el nuevo número de la revista Intropia, nº 17, correspondiente al mes de mayo. Como siempre, tras la mano de la genial Isabel di Vinci, sale a la luz un nuevo ejemplar de la revista con unos muy interesantes contenidos y un diseño espectacular. Podéis acceder al contenido de la revista en este enlace.

Y para no perder la costumbre, os traigo hasta aquí mi colaboración, que espero que os guste.

LLUVIA DE MAYO

LLUVIA DE MAYO

Se encontraron en una conocida cafetería del centro de Madrid, por casualidad, como suelen surgir la mayoría de las cosas bonitas. Ella, muy acorde con la decoración del local, elegante, recatada, llevaba bajo su brazo una carpeta llena de documentación que tenía que presentar en una cita laboral a escasos minutos. Él apareció como una nota discordante, con su aire bohemio y su larga melena, portando en la mano un grueso cuaderno de notas, del que sobresalían infinidad de papeles mal doblados, con dejadez, garabateados hasta la saciedad.

Ambos habían entrado para guarecerse de la fina lluvia de mayo que había comenzado a cubrir las calles de Madrid. El destino quiso que ambos se encontraran en aquel preciso instante, en un cruce de caminos entre ella, que se dirigía hacia la salida, y él, que hacía en aquellos momentos su entrada triunfal.

Habían pasado nueve años desde la última vez que se habían visto, que sus manos se habían acariciado y sus labios habían dejado de besarse con ganas. El encontronazo fue suave, pero provocó en ambos una descarga eléctrica que ninguno pudo dejar pasar inadvertida. La documentación de ella quedó por completo esparcida por el marmolado suelo del local y ambos se agacharon al unísono, con la misma coordinación de siempre, a recoger los papeles, deshaciéndose cada uno en disculpas hacia el otro. No fue hasta que se miraron a los ojos, los dos agachados, cuando fueron conscientes de a quién tenían frente a sí.

—Estaba lloviendo con tanta fuerza que… —comenzó a decir él. Hasta que se dio cuenta de quién era la chica que tenía delante.

El instante fue como un viaje en el tiempo, a aquellos momentos en que ella se dejaba abrazar por él, aquel soñador empedernido, después de hacer el amor en su cuarto envuelto en tenues penumbras. Durante un mágico momento, ambos volvieron a aquellos días felices para los dos, antes de que la profesión de ella les separase en busca de un mejor porvenir.

Con un escalofrío aún recorriendo su delgado cuerpo, ella se apresuró a recoger los documentos, rompiendo la magia que les había transportado de nuevo a la felicidad. Un suave roce en la mano, un tímido «gracias» apenas susurrado y salió por la puerta sin mirar atrás. Mientras, él se quedó paralizado en el sitio, mirando a través de la ventana, sin poder articular palabra alguna, cómo ella desaparecía sin nada bajo lo que guarecerse entre la lluvia de aquel mes de mayo, llevándose con ella la frescura del momento que habían vuelto a recrear.

Pidió un café, tomó asiento en una mesa y, abriendo su grueso cuaderno de notas, comenzó a escribir la historia, hasta entonces olvidada, de una vida apasionada que pudo ser y no fue.

Ana Centellas. Enero 2018. Derechos registrados.

logo_SafeCreative

*Imagen: Pixabay.com (editada)

Publicado por Ana Centellas

Porque nunca es tarde para perseguir tus sueños y jamás hay que renunciar a ellos. Financiera de profesión, escritora de vocación. Aprendiendo a escribir, aprendiendo a vivir.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: