EL LIBRO DE TUS SUEÑOS (I)

EL LIBRO DE TUS SUEÑOS (I)

A sus diez años de edad, Dani odiaba la lectura. En su habitación, una estantería prácticamente vacía de libros pasaba las horas dormitando perezosa sin que nadie le hiciese el más mínimo caso. En cambio, las cajas repletas de juguetes se llevaban gran parte de la atención del niño. Eran vaciadas y rellenadas una y otra vez. De ellas salían coches, aviones, personajes de lo más variados e incluso artilugios inservibles para los que Dani podía imaginar cualquier utilidad posible. Sobre la mesa del cuarto, agotada siempre por el esfuerzo, reposaba la estrella principal de la atención del niño: la tableta. Dani era capaz de pasar horas y horas sin descanso con ella entre las manos, sentado sobre la cama, sin mover ni un solo músculo ni ejercitar la imaginación.

Cierto día, cuando Dani regresó del colegio, encontró sobre su mesa, junto a la tableta que él mismo dejó allí por la mañana, recibiendo su dosis diaria de energía eléctrica, un regalo. No era muy voluminoso, pero el papel con el que estaba envuelto le llamó poderosamente la atención. Se trataba de un paquete rectangular cubierto con un brillante papel de color azul eléctrico cubierto por estrellas doradas de diferentes tamaños que parecían destellar con vida propia ante sus ojos. La tableta ya estaba preparada para ser acogida entre las manos del niño, pero, para su sorpresa, estas no se dirigieron hacia ella, como de costumbre, sino que fueron directas a tomar el inquietante regalo.

Con el paquete abrazado contra su pecho, Dani fue en busca de sus padres. Quería saber a qué se debía aquel regalo. No era su cumpleaños ni ningún día especial. Es más, era un lunes cualquiera del mes de marzo. Ni siquiera sus notas en el colegio habían sido especialmente brillantes. Al contrario, la semana pasada había regresado a casa cabizbajo con un par de suspensos que añadir a los que ya llevaba acumulados en aquel trimestre.

La expresión de sorpresa en el rostro de sus padres fue tan auténtica que, por un momento, Dani pensó en creerles. Pero sabiendo que era imposible, se dispuso a abrir su regalo bajo la atenta mirada de toda la familia. Aquel papel brillante era suave como la seda y casi podía sentir la calidez de las estrellas que lo decoraban. Creyó incluso sentir un pequeño chispazo al abrirlo, pero lo atribuyó a una jugada de su imaginación. Cuando por fin desplegó todo el papel de regalo, ante sus ojos apareció un bonito libro que hipnotizó tanto a Dani como a sus padres. La encuadernación era antigua, las páginas estaban recubiertas por un filo dorado que le otorgaba una majestuosidad sin explicación y, con grandes letras también doradas, mostraba el título en su cubierta: «El libro de tus sueños».

Dani retiró la pesada portada con inquietud y mucha curiosidad. El libro había conseguido despertar su interés, sin saber con exactitud qué era lo que esperaba encontrar en su interior. Sus padres, a su lado, lo observaban con la misma desazón, o incluso más. Se dirigían miradas entre ellos, preguntándose en silencio si el otro había sido el que había tenido algo que ver con la aparición de aquel inesperado regalo. Ambos negaban con asombro. Centraron su atención en su hijo y el extraño libro.

La primera página estaba completamente en blanco. Dani pasó a la siguiente, esperando encontrar algo, una ilustración, una historia, o incluso de nuevo el título, como ocurría en los demás libros. Pero, para su sorpresa, tampoco halló nada. Deslizó con impaciencia todas las páginas, originando una fresca corriente de aire al hacerlo, pero todas ellas estaban en blanco. ¿Quién le habría hecho aquel extraño regalo? Se trataba de un regalo que, en apariencia, había aparecido solo sobre su escritorio y que contenía un libro… vacío.

Dani le retiró de inmediato su atención y se dirigió a su cuarto a reclamarle a la tableta su disponibilidad. Su madre, intrigada por aquel regalo tan curioso que parecía haber surgido de la nada, decidió hacerle caso a su intuición y depositó el libro con cuidado sobre el escritorio de Dani. Mientras salía del dormitorio de su hijo, le pareció percibir un extraño brillo, algo similar a un guiño de ojos, procedente del grueso volumen por escribir.

CONTINUARÁ…

Ana Centellas. Agosto 2018. Derechos registrados.

CREATIVE COMMONS

El libro de tus sueños by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

*Imagen: Pixabay.com (editada)

215. DEJAR IR

10 comentarios en “El relato del viernes: “El libro de tus sueños (I)”

  1. Querido amigo ”El Hombre que le Susurra a los Sentimientos” te invita el 1 de Septiembre de 2018, a la inauguración de su nueva residencia, https://www.pippobunorrotri.com, un amplio loft con vistas al mañana disfrutando del presente con nuevos susurros, bailando con palabras, dibujando las sombras de los sueños. Donde la poesía serán gaviotas que vuelan hacia su eternidad y las palabras los silencios de nuestra soledad.
    La poesía no tiene espacio, ni lugar, ni tiempo, vuela libre en el ondulado viento, es del tiempo, del lugar y del espacio de quien la lee, haciéndola suya en el instante de su silencio, y luego deja que esta regrese al desierto de su eternidad.
    Se bienvenido, deja tus miedos y disfruta como yo disfruto con tus palabras escritas pues ellas representa tus sentimientos y tu libertad, a los que respeto sin criticar. Aunque la crítica sincera ayuda a mejorar.

    PIPPO BUNORROTRI

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s