EL HOMBRE DE GRIS

EL HOMBRE DE GRIS

El hombre de gris se lamentó de no haber sabido reaccionar antes, pero ya era demasiado tarde. La plena consciencia de lo que había estado ocurriendo le llegó el día en que se encontró solo, exactamente el mismo día en el que se enteró de cómo le conocían todos en el barrio: el hombre de gris. Ese día, una mañana nublada y gris de otoño, nuestro hombre se planteó por primera vez qué había sucedido.

El hombre de gris siempre vestía de este color, fuese cual fuese la ocasión. Tenía un empleo que, a pesar de ser estable y no estar mal remunerado, era monótono, rutinario y sin emoción. Para él, su empleo era tan gris como los trajes que vestía para acudir cada día. El gris se acomodó a su vestuario de tal manera que toda su vestimenta abarcaba una amplia gama de tonos de gris. La ropa de deporte, la informal, el calzado… todo en su armario era gris. Conducía también un coche gris y, poco a poco, fue siendo conocido entre sus amigos y conocidos con aquel sobrenombre.

Lo que comenzó con aquel trabajo aburrido que no le reportaba ninguna satisfacción personal, y que él trasladó casi sin querer a su modo de vestir, se fue tornando en algo tan cotidiano y normalizado que llegó a trasladarse hasta su carácter, adoptándolo en su manera de ser de un modo alarmante en cuestión de poco tiempo. Fue entonces cuando nuestro hombre de gris se convirtió, de igual manera, en una persona gris donde las hubiese. Se volvió taciturno y reservado, huraño y rencoroso. La sonrisa desapareció de su rostro y comenzaron a marcarse las arrugas que produce el hecho de vivir siempre con el ceño fruncido. El sentido del humor quedó desterrado para siempre de su personalidad.

A pesar de que el cambio en el carácter fue muy evidente para los demás, no lo fue así para el hombre de gris. Él se consideraba una persona seria y responsable, ordenada y eficiente, quizá demasiado, cierto, pero no llegó a percatarse en ningún momento de la transformación que había experimentado. Su humor se agriaba más si cabe en los días soleados, que le irritaban sobremanera, y se sentía más cómodo en los días grises, lluviosos y con niebla. Odió el verano, las fiestas y todo aquello que llevase implícito el menor atisbo de sonrisa.

Aunque nunca llegó a ser lo que podría denominarse una persona antisocial, que buscase el aislamiento, lo cierto fue que fueron sus propios amigos los que empezaron a evadir su compañía. Por muy fuerte que fuese su amistad, esta se fue debilitando sin remedio debido al mal carácter de nuestro hombre. Fue cuestión de tiempo que su vida social se limitase al lapso que pasaba en la oficina. Su familia, aunque hizo todo lo posible e incluso más por operar un cambio en él, terminó dándose por vencida. Sus hijos se independizaron jóvenes, movidos por el deseo de salir de un hogar tan sumamente gris, y su mujer terminó abandonándole para ir en busca de la felicidad que había perdido a su lado.

El hombre de gris se encuentra solo y la soledad no hace más que aportar más ambiente plomizo a su existencia. No comprende qué ha ocurrido hasta que escucha en el barrio, por casualidad, su propio mote. Mira hacia el cielo, hacia esas nubes grises que descargan agua sobre él y con las que tan cómodo se siente, y de pronto lo comprende todo. Se lamenta de no haber sabido reaccionar antes.

El hombre de gris, por vez primera en mucho tiempo, desea que cese la lluvia, aparezca el arco iris y luzca el sol.

Ana Centellas. Septiembre 2018. Derechos registrados.

CREATIVE COMMONS

El hombre de gris by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

*Imagen: Pixabay.com (editada)
279. CALM

6 comentarios en “El relato del viernes: “El hombre de gris”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s