Seguimiento de la publicación de El MUNDO EN TUS MANOS.

Seguimiento de la publicación de El MUNDO EN TUS MANOS.

Info importante sobre la publicación del libro solidario El mundo en tus manos, algo que no se quedará en sueño, se hará realidad. Paciencia.

el Mundo en tus Manos

Buenos días a todos. Espero que estéis teniendo una espléndida semana. El motivo de esta entrada es el de informaros que, como algunos bien sabéis, aún no se ha lanzado a la venta el libro solidario: El mundo en tus manos.

Los ejemplares se encuentran impresos y listos para su distribución pero, por motivos ajenos a la editorial, todavía no se han firmado todos los documentos legales que se necesitan. CJ Editorial está haciendo todo lo posible por agilizar todos los trámites y, aunque anunciamos previamente como fecha probable de lanzamiento el mes de diciembre, esta se postergará hasta el cumplimiento de los requisitos ya mencionados.

Os rogamos vuestra comprensión y paciencia. El proyecto sigue adelante y el libro es ya una realidad que pronto llegará a nuestras manos. Así mismo, cualquier duda o comentario que tengáis, no dudéis en escribirnos a cientextossolidarios@gmail.com; estaremos encantados de contestaros a la mayor…

Ver la entrada original 33 palabras más

Mi jueves de poesía: “Tu rosa”

Mi jueves de poesía: “Tu rosa”

Tu rosa

Dejar que la lluvia te moje
hasta los mismísimos huesos,
que se empapen los olvidos
y queden inertes y yermos
en los charcos del camino
que un día secará el sol.
Saltar con los pies muy juntos
sobre aquellos mismos charcos
que recogieron solícitos
y con una gran sonrisa
las impurezas que había
guardadas en tu interior.
Contemplar el arco iris
con la mirada de un niño
que no juzga los colores
y que en cada franja observa
los piececitos de un duende
que baila un alegre son.
Sentir el frío en el rostro
y que las lágrimas salten
como una gran catarata
que vierte y que lanza al viento
todas las preocupaciones
nacidas en tu colchón.
Admirar a cada rosa
como si fuera la única
sobre la faz de la tierra,
a sabiendas de que en ella
estás viviendo el reflejo
de tu propio corazón.
Y vivir cada momento
como si fuese tu rosa,
la única, la más bella,
tu más preciado tesoro,
es la ofrenda de tu vida
de eternos lunes al sol.

Ana Centellas. Enero 2019. Derechos registrados.


Tu rosa by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

*Imagen tomada de la red (editada)

Reseña: “Quiéreme, o no”

Reseña: “Quiéreme, o no”

Para esta semana os traigo una lectura muy, muy especial para mí. Por una parte, por el nivelazo ante el que nos encontramos y, por otra, por el aprecio personal que siento por su autora. Se trata, nada más y nada menos, de Quiéreme, o no, de Galiana. Comenzamos, como siempre, con una pequeña ficha técnica:

  FICHA TÉCNICA

  Título: Quiéreme, o no

  Autora: Galiana

  Editorial: Círculo Rojo

  Año de publicación: 2018

  Presentación: Tapa blanda

  Número de páginas: 184

  ISBN: 978-84-9194-697-7

  SINOPSIS

  “Las mujeres que leen son peligrosas”

  No sé a quién se le ocurrió esta frase pero soy de las que opinan que las mujeres siempre somos peligrosas.

  En Quiéreme, o no encontrarás relatos de mujeres altamente peligrosas escritos por una mujer muy peligrosa.

  Te toca descubrir si lo son debido a su afición a la lectura o la autora las creó así.

  SOBRE LA AUTORA

  Nacida en 1965. Licenciada en Derecho, con más de 25 años de experiencia como periodista en diferentes medios de comunicación. Actualmente vive en Madrid, en Vallecas. Se dio a conocer en 1994 escribiendo relatos y teatro para la radio. Ha escrito relatos, microrrelatos, teatro, guiones, artículos para diferentes medios, compañías de teatro, revistas y magazines de ciencia.

  En 2007 publica la colección de relatos Los pecados ocultos del rey. A finales del mismo año la novela La ciudad de los godos. En 2015 regresa a los relatos con De golfos y cielos.

  En su blog galianaescritora escribe periódicamente nuevos relatos y microrrelatos.

Quiéreme, o no no es una colección de relatos cualquiera. En ella todo tiene una precisión milimétrica, incluido el diseño de la portada, de la mano de Marina Raigal, en la que no hay elemento que quede al azar.

El contenido es espectacular. Treinta y cinco relatos independientes que no cuentan con ningún hilo conductor en los que las protagonistas son mujeres, dejando en evidencia además cuán diferentes somos unas de otras. Y, sin embargo, todas nos entendemos.

En cada una de estas historias, Galiana nos presenta a una mujer empoderada, que rompe moldes, peligrosa, de alguna o de otra manera fuera de los cánones establecidos por la sociedad, con personalidades distintas, más audaces unas, más tímidas otras, pero que rompen con todo. Con la impecable y sencilla narrativa a la que nos tiene acostumbrados, nos trae una colección de relatos de lectura imprescindible, tanto para mujeres como para hombres.

Personalmente, he disfrutado tanto con todos ellos, que difícilmente podría quedarme con alguno en particular. Tras mucho pensar, elijo Hope como podría haber sido cualquier otro. Ahora os dejo a vosotros la tarea de bucear por las páginas de esta nueva obra de Galiana y decidir por vosotros mismos.

Solo puedo decir que, después de la lectura de Quiéreme, o no, con esa coma estratégicamente colocada para que el título adquiera todo su pleno significado, aquí la que escribe solo tiene ganas de subirse a unos tacones de doce por uno, pintarse los labios del rojo más intenso del mercado y tomarse de un trago una buena copa de burbon. Y que pase lo que tenga que pasar.

Recomendado: 100%

Podéis adquirir Quiéreme, o no en la librería Ciento volando, de Madrid, o poniéndoos en contacto con la autora.

“La gota que colmó el vaso” – Desafíos Literarios

“La gota que colmó el vaso” – Desafíos Literarios

La gota que colmó el vaso

Fui la última en llegar y lo hice con tanta sutileza que nadie se dio cuenta. Las demás fueron llegando poco a poco, con calma algunas, con una fuerza ciclónica otras, pero todas fueron bien recibidas, sin queja alguna e incluso con buena disposición. Para cuando quise llegar yo, ya no quedaba espacio.

Vi cómo mis compañeras fueron llenándolo todo, pasando incluso desapercibidas en algunas ocasiones, sin que nadie las detuviera. Tampoco lo hicieron conmigo, nadie me prestó atención, así que continué mi camino, ese que me habían marcado de antemano sin que yo pudiera ejercer ningún poder de decisión. Simplemente me dejé llevar, seguí la corriente del destino como hicieron las demás.

Lo que para las demás pudiera ser una tenue diferencia entre nosotras, para mí llevaba implícita una carga de gravedad insoportable. Yo no fui bien recibida. Fui tachada de culpable, sobre mis hombros cayó el peso de una responsabilidad que, a mi modo de ver, no me correspondía. No, al menos, en diferente grado que a las demás, pues lo único que hicimos todas nosotras fue recorrer nuestro camino.

Sin embargo, yo fui diferente. Yo fui la gota que colmó el vaso.

Ana Centellas. Enero 2019. Derechos registrados.


La gota que colmó el vaso by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

*Imagen: Pixabay.com (editada)

“Todos los besos” – El Poder de las Letras

“Todos los besos” – El Poder de las Letras

Todos los besos

Róbame todos los besos,
todos los que nunca he dado,
los que quedaron dormidos
aguardando su destierro.
Ven y róbame los besos,
arrebátame con furia,
como si fuera un castigo,
todos los que guardo presos.
Róbame todos los besos,
ataca sin piedad mi alma,
pasea por mis adentros,
transeúnte del deseo.
Ven y róbame los besos,
bebamos juntos el tiempo
que transcurre en un suspiro
y volvámonos eternos.
Róbame todos los besos,
que no me quede ninguno
dentro del que guarecerme
de la desidia del miedo.
Ven y róbame los besos,
por favor, déjalos libres
hasta llegar a tu boca
arrastrados por el viento.
Róbame todos los besos,
todos, sin dejar ni uno,
cómete mis inquietudes
y sorbe de mis silencios.
Ven.
Y róbame los besos.

Ana Centellas. Enero 2019. Derechos registrados.

Todos los besos by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://elpoderdelasletras.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://anacentellasg.wordpress.com

*Imagen tomada de la red (editada)

Revista Zarabanda Enero 2019

Revista Zarabanda Enero 2019

¡Buenos días! Un mes más me gustaría acompañaros con mi colaboración con la revista local Zarabanda correspondiente al mes de enero. Podéis acceder al contenido completo de la misma en este enlace.

Este mes tocó un poquito de poesía. Espero que os guste.

Despierta

Despierta.
Abre los ojos al mundo
que te quiso hacer feliz.
Aspira cada mañana
el aroma de tus sueños
y verás que en un momento
se pueden tornar realidad.
Saluda al sol que te brinda
cada mañana un suspiro
aunque las nubes lo oculten
tras un velo de ansiedad.
Cree en ti como si fueras
el héroe de mil batallas
disputadas sin honores
bajo un cielo que no es gris.
Conviértete en el piloto
que maneja tu destino
y disfruta del viaje
que darás en torno al sol.
Ríe, canta, baila, vive,
sin perderte ni un momento
de la fiesta a que acudiste
sin tener invitación.
Pero, sobre todo, despierta.
Abre los ojos al mundo
que respira para ti.
Despierta.
Los sueños están ahí afuera.

Ana Centellas. Noviembre 2018. Derechos registrados.

https://www.copyrighted.com/works/view/ANn7nyJjVXTiPFx1

*Imagen tomada de la red (editada)

Los 52 golpes – Golpe #48 – “Celos (III)”

Los 52 golpes – Golpe #48 – “Celos (III)”

Celos (I) Celos (II)

Celos (III)

Llegó un momento en que a duras penas lograba soportar la situación. De entre todas las personas que hay en el mundo, había conseguido establecer una relación sentimental con las dos más celosas que había conocido jamás. Me llegaban los reproches de todas partes. Durante el día, Fabián me torturaba en la oficina con su insistencia para que dejase a Anais y compartiese mi vida con él. Cuando llegaba la noche era aún peor. Regresaba a casa y mi compañera olisqueaba hasta mi ropa en busca de algún perfume ajeno. Llegué incluso a plantearme con seriedad el hecho de romper con los dos.

Entonces fue cuando se me ocurrió la brillante idea. Pasó por mi mente como una estrella fugaz que iluminó todo a su paso y se presentó como la solución a todos mis quebraderos de cabeza. A partir de aquel momento, enfoqué todos mis esfuerzos en hacer realidad lo que había ideado: que Fabián y Anais se conocieran. Si lo hiciesen, estaba convencida de que todo iría sobre ruedas. Llegué incluso a fantasear con una relación en la que los tres fuésemos piezas clave, viviésemos juntos y tuviésemos, juntos también, el mejor sexo que hubiese sido capaz de imaginar. Había quedado en el olvido la experiencia que tuve con Javier.

Ahora, no sé por qué, ya no me parece tan buena idea. Quizá sea por la actitud hostil que ha adoptado Anais desde que ha entrado por la puerta y ha visto a Fabián acomodado en su sillón favorito. O quizá sea por la actitud tan apocada que ha tomado Fabián ante la presencia de Anais. A pesar de que la reacción de ambos ha sido exactamente la que me esperaba, al vivir la situación he comprendido que el cuento que había imaginado no iba a tener nada que ver con la realidad. Tomo aire en profundidad y comienzo con las presentaciones.

La cena no está yendo tan mal como había imaginado hace unos instantes. Es más, parece que al final incluso han congeniado. Yo era consciente de la cantidad de intereses que tenían en común, pero, si soy sincera, no me esperaba que conectasen tan bien en tan poco tiempo. Quizá hayan tenido algo que ver las copas de vino que les serví mientras terminaba de preparar la cena para que fueran limando asperezas. Y vaya si las han limado. De hecho, no me están haciendo ni caso ninguno de los dos. Llevan como media hora hablando de filosofía, un tema que a los dos les interesa mucho y del que yo no tengo ni idea. He intentado intervenir un par de veces con algo de humor y la mirada de reproche que me han lanzado los dos ha sido tremenda.

Así que aquí estoy, viendo cómo Fabián y Anais se lo pasan estupendamente bien sin mí, mientras devoran la cena que yo me he encargado de preparar y vacían las botellas de vino que se han llevado casi la mitad de mi sueldo de un mes. Incluso parece que se están acercando un poco más de la cuenta, ¿no? Ay, ay, ay… a ver si ahora va a resultar que la celosa soy yo… ¿Qué es esto que siento, si no? No me había sentido así jamás.

El reloj roza ya la medianoche y mis dos queridos amantes deciden salir a tomar una copa. ¡Sin mí! ¿Qué os parece? Que muchas gracias por haberlos presentado, me dicen. Aquí me quedo, sola, aferrada a una enorme terrina de helado de chocolate con nueces y la última botella de vino bien cerquita. Y ahora es cuando me pregunto, ¿será esto lo que llaman por ahí karma?

FIN

Ana Centellas. Noviembre 2018. Derechos registrados.

https://www.safecreative.org/work/1811169062735-celos

*Imagen tomada de la red (editada)