Aquí os dejo con una de mis últimas aportaciones a Desafíos Literarios, en mi columna Letras a la Deriva. No dejéis de visitar la página, donde encontraréis textos maravillosos de compañeros estupendos.

Khaled

Entre losescombros de lo que un día fue su escuela, Khaled se sienta en el suelo y juegaa amontonar piedrecitas. Las amontona con las manos sucias y, cuando la pilaestá haciendo equilibrios a punto de derrumbarse, las derriba con un golpe demisil improvisado con el brazo derecho. Hace tiempo que ya no puede ir a laescuela, pero el pequeño sigue acudiendo día tras día, para mantener vivo elrecuerdo de lo que una vez fue algo de felicidad.

Quedapoca gente en el pueblo, medio derruido y falto de alegría. Muchos murieron,otros muchos huyeron en busca de una nueva vida alejada de la guerra y eldesastre. A los que quedaron allí, rara vez se les puede ver esbozar unasonrisa. Khaled juega solo, apilando los escombros de su escuela una y otravez.

Seescucha un estruendo en la distancia. Khaled, sin alterarse, alza la mirada desu juego para ver la gran nube de polvo levantada por algún misil. El cielo havuelto a iluminarse otra vez. Como cada día. Con calma, el pequeño lanza denuevo su brazo para hacer caer una torre de piedras más.

Ana Centellas. Septiembre 2018. Derechos registrados.

Khaled by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

*Imagen: Pixabay.com (editada)

Anuncios

4 comentarios en “Khaled

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s