El relato del viernes: «Cuenta la leyenda»

Cuenta la leyenda

Habían escuchado la leyenda decenas, puede que incluso centenares, de veces, pero jamás llegaron a creerla. Pensaron que era solo eso, un mito que circulaba de boca en boca y de generación en generación, y que, casi con total probabilidad, poco o nada tendría que ver con la historia original, de manera que no le hicieron caso. Tampoco llegaron a imaginarse que ellos pudieran tener algo que ver con aquella fábula.

Hacía cientos de años, el príncipe heredero de la corona, el joven Rodrigo, quedó totalmente prendado de su hermanastra menor, Sofía, nacida del cuarto matrimonio de su padre. Ante la correspondencia de ella, no hubo nada que pudieran hacer para evitar aquella incestuosa relación. De nada sirvieron los castigos, las amenazas, sobornos e incluso torturas a las que los jóvenes llegaron a verse sometidos.

Tras el nacimiento del primer hijo de la pareja, el rey, haciendo uso de su poder y sin ningún argumento válido para hacerlo, encarceló a su primogénito y se encargó personalmente de que jamás saliese de prisión. Sin embargo, el segundo vástago ya estaba en camino. Separaron a los pequeños y la madre fue internada en palacio, donde fue convertida en una simple sirviente, a pesar de ser la hija del rey.

Para evitar que aquella vergonzosa situación se volviera a repetir en el reino, encargó al hechicero más sabio que lanzase un conjuro por el cual todas las parejas que proviniesen de la misma sangre quedarían convertidas en piedra en el instante del primer beso, sin límite de generaciones.

Nuestra pareja ignora su parentesco, pero, en cualquier caso y como ya sabemos, tampoco creen en las leyendas. Él es el bisnieto de Arturo, el primogénito de aquella pareja que cientos de años atrás fue castigada por amarse. Ella, la nieta menor de Rodrigo, el hijo menor, que heredó el nombre en honor a aquel padre encarcelado con tanta injusticia. Son las fiestas de la ciudad y en la plaza, engalanada para la verbena, las parejas bailan alegres con ganas de celebración. En el centro están ellos.

Se miran a los ojos durante unos segundos y el mundo entero desaparece. Ya no escuchan la música que suena a alto volumen ni ven a los demás jóvenes bailar a su alrededor. Solo están ellos, aislados en su propia burbuja de ilusión. Ella cierra los ojos cuando ve los labios del muchacho aproximarse a su boca. El beso es tierno, inolvidable, eterno.

Desde aquel día, la estatua de los enamorados preside el centro de la Plaza Mayor. Cuenta la leyenda que…

Ana Centellas. Enero 2019. Derechos registrados.


Cuenta la leyenda by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

*Fotografía: Brujas (Bélgica)

Publicado por Ana Centellas

Porque nunca es tarde para perseguir tus sueños y jamás hay que renunciar a ellos. Financiera de profesión, escritora de vocación. Aprendiendo a escribir, aprendiendo a vivir.

6 comentarios sobre “El relato del viernes: «Cuenta la leyenda»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: