Un regalo de cumpleaños

Un regalo de cumpleaños

¡Hola de nuevo a todos, queridos compañeros y amigos! ¿Qué tal va ese veranito? Espero que esté siendo fabuloso.

Sé que os dije que iba a tomarme un descanso hasta el mes de septiembre y… ¡lo he estado cumpliendo! Pero… Como hoy es un día muy especial para mí y, total, ya quedan pocos días para que llegue septiembre, he pensado en pasarme un poquito por aquí. Para ver qué tal andáis, por supuesto, pero también para celebrar mi cumpleaños de una manera un tanto especial.

¡Sí! ¡Hoy es mi cumpleaños! Y qué mejor ocasión para hacerme (y haceros) un regalo muy, muy especial que espero que os guste. Yo he puesto toda mi ilusión y todo mi cariño en él y, aunque ya lleva unas semanas preparado (al final el parón vacacional no lo ha sido tanto, no lo puedo evitar), no se me ha ocurrido una fecha mejor que esta para que vea la luz.

Y… aquí va…

Para vosotros, para mí, para el mundo, hoy nace Soreites, un poemario repleto de sentimientos que vienen directos desde lo más profundo de mi corazón. Y, de corazón, espero que os guste.

Aquí tenéis la portada. En su interior, ciento noventa páginas de emociones descontroladas. Algunas ya las conocéis. Otras son inéditas. En algunas me desnudo por completo. En otras, no tanto. Y en un afán por querer poner un orden entre todas ellas, ha surgido Soreites, un conjunto de emociones que, inquietas, no se han dejado controlar con demasiada facilidad.

Soreites trata de ser un canto a la vida, un trasiego desde la oscuridad hasta la luz, hasta la esperanza y la alegría, pasando por la desesperación, el temor, la rabia o la impotencia ante la injusticia social, sin olvidar el amor y, por supuesto, el erotismo.

Ya os iré contando con más detalle, pero, de momento, os dejo con este adelanto, para que vayáis conociendo qué es Soreites y lo podáis ir degustado a sorbitos, como un buen vino.

Soreites es vuestro y yo no puedo más que agradeceros a todos el haberme dado los ánimos necesarios para continuar navegando en este barco que hay veces que parece que no tiene muy bien definido el rumbo, pero que, algún día, seguro, que arribará a algún puerto.

No podría tener mayor alegría por mi cumpleaños que ver cómo Soreites va llegando a cada uno de vuestros puertos para ofreceros todo el cariño que he depositado en él. Si es así, podéis adquirirlo en este enlace. Y si, además, lo queréis firmado, solo tenéis que decirlo y os lo haré llegar con mucho gusto.

¡Muchísimas gracias a todos por hacerlo posible! ¡Espero que os guste!

Se os quiere.