El relato del viernes: “Abril”

El relato del viernes: “Abril”

Abril

Aún recuerdo el momento exacto en el que, acurrucados bajo las sábanas que hacía unos instantes habían sido testigos mudos de nuestro amor, decidiste cambiarme el nombre. Nuestra respiración todavía estaba desordenada, inhalábamos el aire con esfuerzo, como si acabásemos de ser arrollados por un tsunami desolador, y pequeñas gotas de sudor permanecían remanentes en nuestros cuerpos, ansiosas por mezclarse de nuevo en el crisol en que ambos nos convertíamos cuando nos dejábamos llevar por la pasión.

—A partir de ahora te llamaré Abril —dijiste, en un cálido susurro que me erizó la piel al instante, sin dejar de mirarme a los ojos, perdido en ellos como si hubieses sido víctima de un embrujo. Una vergüenza súbita se apoderó de mí tan pronto como pronunciaste aquellas palabras y, sin ni siquiera preguntarte el motivo de aquella decisión, la asumí y me acurruqué contra el calor de tu pecho, al amparo de aquel dulce ronroneo que surgía de tus adentros y del que, desde aquel momento, me sentiría una parte importante.

Abril. Desde aquel día me llamaste Abril. Y yo me sentí la lluvia que nos cubría a los dos cada mañana, que limpiaba nuestros cuerpos y refrescaba nuestras mentes cuando ambos abríamos los ojos a un nuevo amanecer. Me sentí el frescor que los dos necesitábamos para no caer en la desidia. Me sentí cálido refugio al que regresar siempre al final de cada día, el que guarece del frío y reconforta cuando lo sientes entre unos brazos que no son los propios. Me sentí la brisa fresca que te alborotaba el pelo y estiraba las comisuras de tus labios hasta deshacerte en sonrisas. Me sentí tisana ardiente en la que tú te sumergías al final de cada día para emerger renovado y siempre empapado en mí.

Aquella noche me llamaste Abril y, desde entonces, dejamos de caminar sobre el asfalto para hacerlo por grandes alfombras de encarnadas amapolas. Dejamos atrás el invierno para vivir en una eterna primavera.

Ana Centellas. Abril 2019. Derechos registrados.

https://www.copyrighted.com/works/view/NJEemO68oaBaa3Bc

*Imagen: Pixabay.com (editada)

Miércoles de poesía: “Sentimientos (I)”

Miércoles de poesía: “Sentimientos (I)”

Sentimientos

I

Se cobijan los sentimientos
bajo una gruesa capa
de hielo
que aún no se derrite,
que permanece estática,
inalterable,
colgando de los flecos
que caen deshilachados
de un nuevo mes del año
tejido con desgana.

Sentimientos helados,
protegidos por fiel coraza,
como acero
forjado en la batalla,
inmunes
al lento devenir del tiempo
que cubre con su escarcha
los pensamientos vanos
de una mente ensimismada.

Dejadme que me guarde
el alma congelada,
insensible,
hasta que el amor vuelva,
cariñoso,
a hacer acto de presencia
en la primavera lejana
y se curen las heridas
bajo la cubierta helada.

Sentimientos helados
cargados de esperanza.

Ana Centellas. Mayo 2018. Derechos registrados.

Sentimientos I by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

*Imagen: Pixabay.com (editada)

¡De vuelta!

¡De vuelta!

¡Hola de nuevo a todos!

Como lo prometido es deuda, aquí me tenéis de nuevo con vosotros, más que dispuesta a dar guerra durante una buena temporada más. Espero que me hayáis echado de menos tanto como yo a vosotros, pero lo cierto es que necesitaba este tiempo para poner un poquito de perspectiva.

Ya está, ya pasó, he vuelto con energías nuevas y con muchas ganas de continuar con esta aventura. Eso sí, a un ritmo más calmado, haciendo buen uso de aquel refrán que decía sin prisa pero sin pausa.

Desde hoy os voy a acompañar en este espacio durante tres días a la semana, de manera que pueda compaginarlo con el avance en otros proyectos que me tienen ilusionada y que no puedo dejar de lado. Solo espero que os guste el contenido que traigo para vosotros y que he pensado organizar en las siguientes secciones:

  • A letras con los lunes, un espacio donde compartir relatos, poesía, micros, reflexiones… para que esos lunes que siempre se hacen tan cuesta arriba sean algo más llevaderos.
  • Miércoles de poesía. La poesía de siempre en un nuevo horizonte temporal.
  • El relato del viernes. El único espacio que me ha acompañado desde el comienzo de este blog y que no puedo ni quiero abandonar.

Y eso es todo, amigos, al menos hasta que lleguen nuevos tiempos de cambio. Y, conociéndome, seguro que alguna sorpresilla cae por ahí de vez en cuando… como la que os di hace unos días por mi cumpleaños. Aprovecho para recordaros que ya está disponible Soreites, mi nuevo poemario elaborado con muchísima ilusión y que podéis adquirir aquí o pedírmelo a mí 🙂

Espero que queráis acompañarme de nuevo en esta aventura. Para mí será todo un placer.

Besazos enormes.

Ana.