El relato del viernes: “El regalo perfecto”

Fuente: Pixabay

El regalo perfecto

Susana salía de la tienda con una enorme sonrisa dibujada en los labios y la prisa pisándole los talones. Bajo el brazo, un pequeño paquete envuelto con mimo asomaba con timidez. Después de tantos días tratando de encontrar el regalo perfecto, una lucecita se había encendido en su cabeza aquella misma tarde, cuando ya estaba a punto de decantarse por una anodina e impersonal tarjeta de regalo. Pero, por fin, había tenido la idea perfecta, lo había encontrado sin problemas y el trato del dependiente le había dejado muy buen sabor de boca. ¿Acaso podía pedir algo más? Ahora solo tenía que darse un poco de prisa si quería llegar a tiempo.


En la puerta del comercio, comprobó con alivio que tenía el tiempo justo para pasar por casa y tratar de arreglarse un poco. No iba muy sobrada, pero tampoco llegaría tarde. Torció un poco el gesto cuando vio que las primeras gotas de lluvia comenzaban a caer. Sin embargo, no iba a permitir que aquello le estropease la euforia del momento. No se podría planchar el pelo porque la humedad se lo dejaría como la melena de un león furioso, pero todavía podría conseguir algún peinado decente. Apenas había caminado unos pasos, sumida en ese pensamiento, cuando una bicicleta a gran velocidad casi la tira al suelo. Trastabilló y recuperó el equilibrio justo a tiempo para evitar la caída y escuchar el eco de una disculpa alejándose bajo la lluvia. Dirigió la mirada hacia su brazo izquierdo. Por suerte, el regalo seguía allí, bien protegido.


Gonzalo salió de su casa dando un portazo y con la prisa quemándole en el bolsillo trasero del pantalón. Mientras bajaba los escalones de dos en dos pensaba en esa extraña costumbre que tenía de dejar siempre las cosas para el último momento. Quizá fuese su manera de recargar las pilas, con el chute de adrenalina que le imprimía en las venas el nerviosismo de llegar tarde. Fuese como fuese, lo había vuelto a hacer. Llevaba semanas con el regalo perfecto en mente, pero siempre posponía el momento de ir a comprarlo. Ahora, como era habitual, ya no le quedaba más remedio. Es más, dudaba, incluso, de llegar a tiempo a la tienda.


Agarró su bicicleta y pedaleó con fuerza, recorriendo las aceras del barrio a gran velocidad y sorteando con habilidad a cuanto transeúnte se ponía en su camino. Suerte que estaba en forma. De lo contrario, no hubiese podido recorrer con tanta agilidad las empinadas calles de su ciudad. Sonriendo ante aquel pensamiento, vio cómo una muchacha salía de uno de los locales de aquella calle comercial. Le resultó familiar, pero a la distancia a la que se encontraba no fue capaz de identificarla. Solo veía que, ensimismada mirando hacia el cielo, como si quisiese hablar con las gotas de lluvia que habían comenzando a caer, continuaba su camino hacia la calle sin percatarse de que él se acercaba con fuerza.


En cuestión de segundos, Gonzalo analizó la situación. La terraza de una cafetería, que aún continuaba abierta a pesar de hacer ya semanas que había entrado el otoño, obstaculizaba la mitad de la acera, dejándole únicamente paso por una estrecha franja. Justo a donde se dirigía la chica. Pulsó de manera frenética el timbre antes de llegar a ella, pero, aun así, no se enteró. ¿Tan sumida en sus pensamientos estaba? Finalmente, con un ligero quiebre del manillar, casi logró esquivarla, pero no pudo evitar darle un ligero empujón que casi la envió al suelo. Gonzalo se disculpó sobre la marcha y continuó su camino. Apenas le quedaban un par de manzanas por recorrer.

Para cuando llegó a su destino, estaba agotado, el corazón le latía con fuerza dentro del pecho y ya estaba totalmente calado. Arrojó la bicicleta a un lado de la acera y comprobó la hora. Aún faltaban cinco minutos para el cierre. Satisfecho por haber llegado a tiempo, se dirigió al interior de la tienda con decisión. Tanta que, al empujar la puerta con fuerza para entrar lo más rápido posible, golpeó con ella a una persona que se disponía a salir. Guarecida con una capucha, no pudo verle el rostro, ya que, además, había cubierto su nariz con una mano. Sin duda allí había sido donde la había golpeado. Trató de disculparse, de interesarse por ella y preguntarle si se encontraba bien, pero, para su desconcierto, salió de la tienda como alma que lleva el diablo.

Pilar había entrado en la tienda mirando con fastidio al cielo, que amenazaba lluvia, y con la prisa empujándola por la espalda. No le apetecía nada la cita de aquella noche, menos aún cuando, por si fuera poco, estaba viendo que llegaría tarde. Y si de algo había estado orgullosa siempre era de su puntualidad. Todavía tenía que hacer un par de gestiones más y el tiempo le apremiaba. Hubiese preferido no tener que comprar aquel regalo, de hecho, hasta aquel mismo día no pensaba hacerlo. Pero un golpe de suerte aquella misma mañana le había dado la idea perfecta y, de aquella manera, quedaría bien sin apenas esfuerzo. Nada como estar en el lugar correcto y en el momento adecuado.

Se aseguró de que quedase perfectamente envuelto, con ese toque de distinción que siempre la había caracterizado y se asomó a través de la cristalera del escaparate para echar un vistazo a la calle. Las aceras mojadas le indicaron que ya había comenzado a llover, así que se colocó su capucha y se dispuso a salir. Todavía tenía mucho que hacer antes de acudir a la cita. Justo cuando estaba llegando a la puerta, esta se abrió con tal ímpetu que le golpeó de pleno en la nariz. Dolorida, nerviosa y enfadada, no se detuvo ni a comprobar quién había sido el causante de aquel accidente. Ni siquiera esperó sus disculpas. Con la mano sujetando el tabique nasal, agachó la cabeza y salió corriendo de allí.

Una hora más tarde, Marisa observaba con orgullo a sus alumnos, reunidos todos en  torno a una mesa en su cena de despedida. Después de toda una vida dedicada a la docencia, por fin le había llegado el momento del retiro y del descanso. La jubilación, tantas veces deseada, se le antojaba ahora una carga pesada que tendría que arrastrar durante los años venideros. Y todavía no estaba muy segura de cómo lo iba a afrontar. De momento, aquella noche, prefería no pensar en ello y disfrutar con sus chicos de una última cena. 

Tenía a su alrededor a sus mejores alumnos, que eran, a su vez, los que más cariño le habían demostrado. Sobre todo Susana y Gonzalo. A Pilar, aunque demostraba siempre un comportamiento ejemplar en las clases y en los exámenes, siempre la había notado más distante. Llevaría consigo la espinita de no haber conseguido conectar más con ella, pero había hecho todo lo que había estado en su mano para conseguirlo y, por tanto, se sentía tranquila.

Marisa no se sorprendió al comprobar que, precisamente ellos, sus mejores alumnos, eran los únicos que se habían molestado en entregarle un detalle de despedida. Quizá no lo esperaba tanto de Pilar, pero allí estaba, con un pequeño paquete entre las manos. No pudo reprimir una lágrima de emoción al ver los tres pequeños envoltorios frente a sí. Tomó primero el de Gonzalo, con sumo cuidado, con la delicadeza que se merecía. Le fue quitando el papel poco a poco, manteniendo la emoción, alargando el momento todo lo que le era posible. Una delicada pulsera, grabada con su nombre, apareció ante sus ojos. 

La emoción y la ilusión eran más que patentes en el rostro de Marisa. Los de Susana y Pilar, sin embargo, mostraban un sentimiento totalmente opuesto que a Marisa no le pasó desapercibido. Pronto comprobó el porqué cuando, al abrir los otros dos paquetes, sendas pulseras idénticas se mostraron ante ella. No pudo reprimir una carcajada. Sin duda, los tres habían dado con el regalo perfecto.

Ana Centellas. Noviembre 2020. Derechos registrados.

https://www.copyrighted.com/work/en1qyOVKsj2XJKbs

8 comentarios en “El relato del viernes: “El regalo perfecto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s