El relato del viernes: “Reservado el derecho de admisión”

Fuente: Pixabay

Reservado el derecho de admisión

Siempre he tratado de llevar una vida recta y ejemplar. He intentado regirme por los más estrictos valores que, con tanta integridad y cariño a partes iguales, me inculcaron mis padres. Y con esto no quiero decir que no haya hecho cosas mal. Sí, las he hecho,
por supuesto, soy humano. Lo que quiero decir es que nunca he querido hacer daño a nadie. Al menos, no de una manera consciente. Siempre he intentado ayudar a los demás, he tratado de actuar con la mayor justicia posible y he mentido relativamente poco. Lo justo y necesario, siempre mentiras piadosas, como se suele decir. Por eso me extrañó tanto cuando, a mi llegada al cielo, me negaron la entrada.


Supe que había muerto cuando, tras despertar de un plácido sueño, vi que mi cuerpo, tendido sobre la cama, no había despertado conmigo. Y tengo que decir que no fue una experiencia agradable. En absoluto. Siempre supuse que, en un momento así, debería de embargarte una paz categórica. El sosiego propio de saber que, si había algún tipo de sufrimiento en tu vida, este habría terminado para siempre. Sin embargo, en lugar de ello, una terrible ansiedad se apoderó de mí. Tanta que habría comenzado a transpirar y a hiperventilar si hubiese dispuesto de un cuerpo tangible habilitado para ello. Pero no lo tenía y toda esa desazón no disponía de ninguna válvula de escape. Fue, por tanto, una experiencia angustiosa que solo terminó cuando entró mi esposa en la habitación y encontró mi cuerpo inerte. Curiosamente, su inquietud dispersó la mía y, tranquilo por haber dejado mi cuerpo físico en buenas manos, me dejé llevar y abandoné el plano terrestre con placidez.


Si alguna vez habéis escuchado que, cuando te mueres, pasa toda tu vida por delante de tus ojos, debo deciros que así es. A la velocidad de un relámpago. Tanto, que apenas te da tiempo a procesar alguna de las imágenes que tienes ante ti. Los recuerdos, tanto los buenos como los malos, te abruman y, por si fuera poco, tras ello te ves sometido a un interrogatorio que no te imaginas ni en las mejores series policíacas. Entre toda esta batería de preguntas, que incluían una valoración de tu propia vida, me ofrecieron, con mucha amabilidad, eso sí, una opción. Me quedé fascinado, pues no sabía que tuviese alguna alternativa llegado este momento. Me dieron a elegir entre una reencarnación, que supondría mi vuelta al mundo tal y como lo conocía hasta el momento, o continuar mi viaje a través de los éteres azules hasta llegar al cielo. Puesto que no me garantizaban que mi próxima vida fuese también humano, me decidí por la segunda opción. Además, me apetecía comprobar de primera mano si eran verdad todas las maravillas que se contaban acerca del paraíso.


No os creáis que, llegado el momento, va a estar ahí San Pedro dispuesto a recibiros en la puerta del cielo con una sonrisa. Nada más lejos de la realidad. No, la cosa no va así. Para empezar, perdí la cuenta de cuántos formularios tuve que rellenar para solicitar mi ingreso en el cielo. Y eso que no pedí ingreso preferente ni nada por el estilo. Había escuchado que, de esa manera, aún necesitas rellenar más instancias. Así que seguí el procedimiento normal, el del común de los mortales. Después, no os podéis hacer una idea del tiempo que estuve vagando por un extraño limbo en espera de una contestación. Y digo que no os podéis hacer una idea porque ni yo mismo me la hago, ya que pierdes por completo la noción del tiempo. Jamás imaginé que la burocracia extendiese sus brazos hasta esta altura, pero así es. Hay cosas que no cambian, incluso después de la muerte. El único consuelo que me quedó fue pensar que, al menos no me hicieron ir de ventanilla en ventanilla. Aquí los trámites se hacen de una manera, digamos que diferente.


La cuestión es que cuando, al fin, después de cinco minutos o de varios años, es igual, recibí una contestación, la respuesta fue una negativa. Sí, sí, como lo estáis oyendo. Bueno, leyendo. Bueno, como sea. Me dijeron que no podía entrar en el cielo, así, sin más, sin ninguna explicación. Y yo, que nunca me he caracterizado por ser demasiado conformista, inicié un proceso de reclamación. Vuelta a empezar con los formularios, los plazos y con toda la burocracia que ya me conocía tan bien. Debo confesar que me vi tentado a solicitar mi reencarnación, pero como la situación me parecía totalmente injusta para mí, decidí no dejarlo pasar y no cejar en mi empeño. Como ya os comenté, mi vida siempre ha sido todo lo recta que he podido y, si he cometido algún pecado, este ha sido venial.

Horas, días, meses, años o lustros después, me llegó la contestación. De nuevo negativo, por supuesto, que esta no es gente de cambiar de opinión así como así. Esta vez, acompañada del motivo de la negativa, eso sí. Imaginaos mi sorpresa cuando leí: «Acceso denegado por carecer de la preceptiva mascarilla».  ¿Pero qué culpa tengo yo de haber muerto en mi cama, libre de posibilidad de contagio y, por tanto, sin mascarilla? ¿Es que no me pueden dar una?


Así que tened cuidado de las circunstancias en las que fallecéis, no os vaya a pasar como a mí, y os quedéis fuera. Porque sí, el cielo también tiene reservado el derecho de admisión.

Ana Centellas. Noviembre 2020. Derechos registrados.

https://www.copyrighted.com/work/qj3K742u19FGK4Aw

Un comentario en “El relato del viernes: “Reservado el derecho de admisión”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s