El relato del viernes: Memories – «Los tres deseos»

El relato del viernes: Memories – «Los tres deseos»
Imagen: Magda Playà

Los tres deseos

Como cada noche, la pequeña Elena se acostó arrullada con un tierno beso de su madre, mientras le arropaba con esmero. Su hermanito Alfonso, con sólo dos añitos, hacía un rato que se había acostado, pero ella era mayor, ya tenía cinco años y podía acostarse más tarde. Eran las diez de la noche.

Como cada noche, Elena oía en el silencio que reinaba en su casa desde hacía meses, cómo su madre lloraba desconsoladamente y su padre intentaba consolarle, como cada noche, con las mismas palabras: » Saldremos de esta, mi amor, ya lo verás. Tenemos que salir de esta».

Como cada noche, Elena se hacía un ovillo en su cama y lloraba en silencio, no fuese que sus padres le escuchasen y se preocupasen aún más. Hacía meses que su hogar no era el mismo. Ella todavía no lograba comprender la magnitud de los problemas que tenía encima su familia, pero sí sabía que había cambiado mucho. Antes, su papá y su mamá jugaban con ella y con su hermanito, las risas siempre llenaban la casa, ella era feliz.

Pero desde hacía meses, la cosa había cambiado. Su papá, un hombre joven, fuerte y aguerrido, andaba cabizbajo y siempre estaba en casa. Antes no, antes salía de casa mucho antes de que ella se levantara para ir al cole y no regresaba hasta por la tarde. Cuando Elena le preguntaba a su mamá dónde estaba papá, le decía que trabajando. Y ella odiaba el trabajo, porque le separaba de su papá durante largas horas durante la semana y sólo podía aprovecharse de sus juegos los fines de semana.

Su mamá, una preciosa joven que siempre estaba en casa cuidando de que no les pasara nada, que siempre sonreía y jugaba con ellos sin parar, y les preparaba unas comidas riquísimas, andaba ahora ojerosa y triste, arrastrando sus pies al caminar. Elena sabía que lloraba a escondidas, para que ellos no se dieran cuentas, pero ella sabía que lloraba y mucho. Desde hacía un tiempo era ella la que se ausentaba de casa durante largos ratos para ir a trabajar. El trabajo de su mamá consistía en limpiar las casas de otras personas, según le había contado papá. Ella no comprendía eso, por qué tenía que ir a limpiar las casas de otras personas cuando estaban ellos allí, solos con papá, que apenas levantaba la cabeza del suelo y preparaba unas comidas asquerosas.

Solamente se entretenía y jugaba en los ratos de cole, pero cuando volvía a comer a casa, aquello era un auténtico drama.

La cosa empezó a cambiar un día en que papá llegó a casa diciendo que se había quedado sin trabajo. Elena se alegró muchísimo, ya sabemos que odiaba que su padre tuviera que irse a trabajar todos los días, pero cuando fue a darle un abrazo cargado de alegría, él le detuvo con el ceño fruncido y aspecto preocupado. Vaya, parecía que eso de que papá se hubiese quedado sin trabajo era algo gordo.

Un par de meses después, tras varias visitas al médico con Alfonso, que al parecer estaba malito, aunque Elena le veía jugar y reír igual que siempre, ajeno a lo que estaba ocurriendo en casa, ocurrió otra cosa inesperada. En la consulta del médico, mamá irrumpió en un llanto desgarrador y cayó desmayada poco después. Papá se mesaba los cabellos repitiendo una y otra vez las mismas palabras: «no puede ser, no puede ser». Poco nos podía contar la pequeña Elena, pues no comprendía aquello que decían los médicos, que su hermanito tenía leucemia. Pero, ¿qué era aquello y por qué no le podían curar los médicos? Ella cuando estaba malita iba al médico, le mandaban un jarabe y ya está, se ponía buena. ¿Sería que no había ningún jarabe para la leucemia?

Los siguientes días fueron caóticos para la familia. Elena los recordaba con horror. Les hicieron pruebas a todos, incluida ella, y los resultados fueron que ninguno de ellos era compatible. ¿Compatible? ¡Qué palabra más rara! Nunca la había escuchado, pero cuando preguntó a papá y a mamá qué quería decir, ninguno de los dos le contestó, sólo iniciaron un llanto aún más descontrolado. Así que no volvió a preguntar.

Así que, como cada noche, Elena se hizo su ovillito en la cama y lloró en silencio hasta quedarse dormida. Pero aquella noche ocurrió algo diferente. Algo completamente inesperado y mágico para Elena. Una intensa luz le despertó del sueño en el que acababa de caer hacía apenas unos instantes. Elena abrió los ojos despacio, medio adormecida y deslumbrada por la brillante luz que tenía delante de sí. Se restregó los ojos para poder contemplarla mejor. ¿De dónde provenía toda esa luz en su habitación? ¿Acaso estaba soñando? Se pellizcó en un brazo, como había visto hacer en alguna película, y le dolió. Sin duda, estaba despierta.

Poco a poco aquel intenso resplandor se fue apagando, hasta que apareció frente a ella una pequeña muchacha con un hermoso vestido rosa y una corona de flores adornando su cabeza. De su espalda brotaban unas preciosas alas semitransparentes. En lugar de asustarse, Elena sentía una mayor tranquilidad que nunca. Se le quedó observando durante unos instantes con cara curiosa, propia de una niña de tan sólo cinco años de edad. Entonces, aquella pequeña muchacha le habló.

– Hola mi querida Elena. No te asustes, soy tu hada madrina. Llevo muchas noches oyéndote llorar en silencio, sólo yo he podido escucharte. Noto mucho sufrimiento en ti y he venido a ayudarte. Por eso te voy a conceder tres deseos. Pero ten mucho cuidado, has de escogerlos bien porque ya no podré ofrecerte más. – En ningún momento abandonó una dulce sonrisa en su rostro de figura mágica.

Elena se quedó pensativa. Había una muñeca que le hacía mucha ilusión. Y en el cole muchas amigas llevaban una taleguita que le gustaba mucho. Y a lo mejor… ¡Tener el pelo liso! ¡Sí! Su mamá siempre le daba muchos tirones cuando intentaba peinarle su enorme melena de pelo rizado. Pensaba todo aquello con ojos soñadores y una sonrisa de emoción.

Pero, poco a poco, la sonrisa se le fue desvaneciendo. ¿De qué le serviría tener esas cosas si al final terminaría llorando en silencio hecha un ovillo en su cama? Como todas las noches. Todos en su casa estaban cargando un enorme peso a sus espaldas que, a pesar de que ella no lograba a comprender, sí sabía que les entristecía a todos. Incluso a ella misma. Sólo su hermanito Alfonso, a pesar de aquella terrible enfermedad que padecía y que al parecer los médicos no eran capaces de curar, seguía feliz y jugando ajeno a todo.

Lo pensó detenidamente durante unos instantes más. ¿Y si su hada madrina conseguía devolver la alegría a su hogar? Eso le gustaría mucho más que aquella muñeca tan maravillosa, su taleguita era bonita y, después de todo, no le importaría soportar esos pequeños tirones en el pelo a cambio de que su familia volviera a ser feliz. ¡Ya tenía tomada su decisión! Y así se lo hizo saber a su hada madrina, que le miraba con expectación.

– ¡Hada madrina! ¡Ya sé cuáles son mis deseos!

– ¿Los has pensado bien, Elena? Recuerda que ya no podrás cambiar tu decisión y no podré concederte ningún deseo más…

– ¡Sí! Los he pensado muy bien y ya sé lo que quiero.

– Adelante entonces, querida Elena, ¿cuáles son tus deseos?

– Deseo… Que mi papá encuentre un buen trabajo para que mamá pueda volver a cuidar de nosotros y no tenga que limpiar otras casas nunca más.

– Muy bien, Elena. ¿Y tu segundo deseo cuál es?

– Deseo… Que mi hermanito Alfonso se cure de esa horrible enfermedad que llaman leucemia y pueda estar siempre con nosotros.

– De acuerdo, Elena. Ahora es el turno de tu tercer deseo. Recuerda que es el último. – dijo el hada madrina de manera bondadosa.

– Deseo… Que papá y mamá vuelvan a sonreír y a jugar con nosotros como siempre…

– Sabía que no me defraudarías, Elena, y que darías un buen uso a tus deseos. Ahora descansa, mi preciosa niña, y que tengas dulces sueños.

Dicho esto, tras una gran explosión de luz similar a la que le había despertado, su hada madrina desapareció. Elena durmió tranquila y con una sonrisa en la cara.

Cuando a la mañana siguiente su madre fue a despertarle para ir al colegio, Elena le contó lo ocurrido la noche anterior. Su mamá, con expresión apesadumbrada, le contestó:

– Mi niña, habrá sido un sueño. Las hadas madrinas sólo existen en los cuentos.

– ¡Que no mamá! ¡Yo le vi! ¡Y me concedió tres deseos! Verás cómo se cumplen. – pero por qué los adultos se empeñaban en no creer las cosas que decía. Como aquella vez que vio un monstruo debajo de la cama, pero nadie le creyó, y pasó la noche en vela con la cabeza tapada a la espera de que regresase el monstruo.

Era ya la hora del desayuno y la familia estaba reunida en torno a la mesa. Alfonso daba golpes a su comida con una cuchara, salpicándolo todo, mientras su madre trataba de impedir que lo hiciese. De pronto, sonó el móvil de su padre. Salió de la cocina para evitar el alboroto que estaba provocando Alfonso. Cuando regresó, traía en la cara una sonrisa mitad divertida mitad incrédula.

– María, me acaban de ofrecer un puesto de trabajo en una gran multinacional. Han visto mi currículum y me consideran la persona más adecuada para el puesto. ¡Tengo una reunión dentro de una hora para negociar los términos económicos y firmar el contrato! ¿Dónde está mi mejor traje? ¡No tengo tiempo que perder! ¡Ya no volverás a limpiar!

Elena sonrió satisfecha. Su primer deseo se había cumplido. Miró de reojo a mamá. Simplemente estaba estupefacta. Mamá miró también a Elena, pero aún podía ver un rastro de incredulidad en su mirada. Cuando pasó por el lado de Elena, le susurró al oído: «pura coincidencia, cariño».

Mientras el padre iba frenético a vestirse, sonó el móvil de su madre. Elena vio diferentes gestos en su cara durante la conversación. Pasó del asombro a la incredulidad, de la incredulidad a la emoción, que hizo caer una pesada lágrima por su rostro, y de la emoción a la alegría. Lo único que Elena pudo escuchar de aquella conversación fue como su madre se despedía con un » gracias, gracias, gracias, muchísimas gracias».

Se giró hacia Elena con una amplia sonrisa en la cara. Elena también sonrió. Justo en ese momento, entraba su padre en la cocina, engalanado con su mejor traje y ajustándose el nudo de la corbata.

– ¿Qué es lo que pasa aquí que estáis tan contentas las dos?

– ¡Ay, Jorge, un milagro! Acaban de llamar del hospital, ¡que han encontrado un donante de médula compatible con Alfonso! ¡Nuestro hijo se va a curar, Jorge, se va a curar!

Y los dos se fundieron en un profundo abrazo, con una enorme sonrisa en la cara cada uno. Fueron a abrazar a Elena y a Alfonso con una gran alegría. Al fin papá y mamá volvían a sonreír después de tantos meses.

Elena suspiró y se asomó a la enorme ventana de la cocina, encaramando su pequeño cuerpecito en un taburete. Miró hacia el cielo y gritó, con una gran sonrisa y lágrimas en los ojos:

– ¡Gracias, hada madrina, muchísimas gracias!

Mamá, al verle, se puso a su lado y, juntas, como si de un dueto acompasado se tratase, volvieron a gritar al cielo:

– ¡Gracias, hada madrina, muchísimas gracias!


ANOTACIÓN:

 Donde dice papá, puede leerse mamá, y viceversa. Que no estoy yo para asignar roles machistas donde no corresponde. Es decir, en ningún lugar.

 Ojalá todos pudiéramos tener un hada madrina… Por vosotros, pequeños guerreros que no cesáis en la lucha.

Ana Centellas. Agosto 2016. Derechos registrados.

http://www.copyrighted.com/copyrights/view/ocin-0krg-f0sq-xwm3

Miércoles de poesía: Memories – «Abismo»

Miércoles de poesía: Memories – «Abismo»

Abismo

Un abismo infinito
se abre entre tú y yo,
abismo que aterra
a mi cuerpo cordado
hasta que mi pecho recuerda
que no existen distancias,
que no existen barreras
que puedan separarnos
allí en lo más profundo
de mi corazón.

Ana Centellas. Abril 2018. Derechos registrados.

Abismo by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

A letras con los lunes: «Regalo al viento»

A letras con los lunes: «Regalo al viento»
Imagen: Pixabay (editada)

Regalo al viento

Se lo entregaron al viento, envuelto en un cálido soplo, para que la última ráfaga lo hiciese llegar hasta el más alejado confín. Pero el viento, caprichoso, lo envolvió con hojas secas, le puso un lazo de olvido y, en un ágil remolino, lo dejó arrinconado, lejos de la luz del sol.

Fue el día en el que los hombres se quedaron sin amor.

Ana Centellas. Marzo 2020. Derechos registrados.

Regalo al viento by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

El relato del viernes: Memories – «Acordes»

El relato del viernes: Memories – «Acordes»
Fuente: Pixabay (editada)

Acordes

Era una noche cálida del mes de agosto. Después de mi cena, en solitario, disfrutaba con tranquilidad de mi mojito, contemplando el reflejo de la luna sobre el mar. Andaba yo absorta en mis pensamientos, quién me mandaba venir a pasar unas vacaciones sola. Era cierto que necesitaba alejarme de todo durante una temporada, de ahí que tomase aquella decisión. Pero también era cierto que llevaba dos días y ya me estaba consumiendo. Me aburría, no soportaba los largos días en soledad.

Estaba meditando sobre si regresar o no a casa, llamar a alguna amiga para que pasase unos días conmigo, o ser consecuente conmigo misma y llevar adelante mi decisión con todas sus consecuencias. En este último caso, he de reconocer que sentía miedo. Por un lado, mi vuelta a casa podía suponer un alivio y sentirme a gusto en el sitio al que se suponía que pertenecía. Pero por otro, podía ocurrir que con el transcurso de los días, me acostumbrase e incluso me gustase aquello y no quisiera volver a la monotonía de siempre.

De pronto, un rasgueo de cuerdas llegó hasta mis oídos. Un músico ambulante había comenzado a tocar una guitarra, de la que salían los acordes más bonitos que jamás había escuchado. Al poco tiempo, a ellos se les unió el sonido de una preciosa y desgarradora voz. Fijé mi atención en él, y podría jurar que él también se fijó en mí. Aquellos acordes, junto con su melodiosa voz, acapararon por completo mis sentidos aquella noche. No había nada más excelso en la vida, nada que me pudiese aportar más que aquel sonido que estaba escuchando.

Cuando aquel músico recogió sus cosas y se despidió, tomé la decisión de quedarme en aquel paradisiaco lugar sin más compañía que mi yo interior, con todas sus consecuencias. Bien podía morir de aburrimiento, bien podía resultar una experiencia extraordinaria.

El chico de aire bohemio y guitarra curtida en mil batallas, se acercó a mí ofreciéndome una gorra gastada, solicitando unas monedas. Se las di sin vacilar, por completo seducida por aquella mirada, profunda y viva. Se despidió de mí con un guiño y yo sentí que mi paso por allí no iba a ser para nada aburrido.

A partir de entonces, mi vida transcurría ilusionada por que llegase la noche y volver a escuchar aquella maravillosa voz otra vez. Intercambiábamos miradas, sonrisas, éramos cómplices sin si quiera conocernos. Toda idea de volver fue desterrada de mi mente.

Los días fueron pasando en un juego cómplice, que dio paso al poco a uno más seductor. Ni qué decir tiene que nunca más volví a mi casa. Me quedé junto a mi amor, mi bohemio, su voz y la música que nos unió. Me quedé donde se hallaba mi verdadero hogar.

Ana Centellas. Febrero 2017. Derechos registrados.

http://www.copyrighted.com/copyrights/confirm/92sh-oefb-xfvq-ij56

Miércoles de poesía: «A corazón abierto»

Miércoles de poesía: «A corazón abierto»
Imagen: Pixabay

A corazón abierto

Si te vas a lanzar a la vida,
que sea a corazón abierto,
raspándote las rodillas,
sintiendo el viento en la cara
coloreando tus mejillas
y despeinando el flequillo.
Lánzate siempre a la vida
con el alma descubierta,
cargada, pero sin balas,
ondeando la bandera
de la honestidad tejida
con el velo de tu voz.
Lánzate y no pongas freno
a la alegría y las ganas,
dibuja bien tu sonrisa,
que cuando llegues a meta
la fotografía recoja
que hay luz en tu mirada.

Ana Centellas. Abril 2021. Derechos registrados.

A corazón abierto – Protected by Copyrighted.com

A letras con los lunes: «Tránsito»

A letras con los lunes: «Tránsito»
Imagen: Pixabay (editada)

Tránsito

Uno, dos, tres, ya no me ves…

A los oídos de Judith llegaba con suavidad un sordo rumor de una musiquilla infantil mientras aferraba su pecho con las dos manos. Todos los sonidos que la rodeaban habían desaparecido para dejar paso únicamente a aquella canción que vibraba en la lejanía.

Cuatro, cinco, seis, nunca lo sabréis…

Las voces se habían vuelto cada vez más nítidas. Podía apreciar con claridad los cánticos agudos de varias niñas, como si estuvieran acercándose mientras reían y cantaban. Sus rodillas habían perdido toda su fuerza, dejándola caer contra el suelo mientras con una mano trataba de aferrarse a algo que nunca llegó a sostenerla.

Siete, ocho, nueve, Judith ya no se mueve…

Estaban allí. Ahora las podía ver con nitidez. Eran tres niñas las portadoras de aquellas voces. Judith las reconoció al instante. Habían sido sus compañeras en la escuela. Desaparecidas hacía varias décadas, nunca regresaron con sus familias y todo el mundo aventuró lo peor, a pesar de que jamás lograron encontrar sus cuerpos o su paradero. Y estaban allí…

—Bienvenida, Judith —le dijo una de ellas, dejando de cantar—. Te hemos echado de menos. ¿Juegas con nosotras?

Mientras, el cuerpo de Judith yacía, sin vida, en un rincón de la habitación.

Ana Centellas. Febrero 2020. Derechos registrados.

Tránsito by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

El relato del viernes: Memories – «Consumación celestial»

El relato del viernes: Memories – «Consumación celestial»
Imagen tomada de la red

Consumación celestial

-¿Por qué nunca quieres estar conmigo? -le preguntó la noche al día, extremadamente zalamera, durante ese breve momento en que, cada día, podían coincidir.

-¿Por qué dices eso?- le contestó el día, extrañado.

-Siempre que nos vemos te vas corriendo. Creí que me querías-. La voz de la noche cada vez se iba tornando más sensual.

 -¿Cómo puedes siquiera pensar eso? ¡Llevo siglos amándote!- respondió el día, herido infinitamente en su amor propio.

-Pero siempre te alejas de mí…- La noche se iba acercando cada vez más al día, contoneándose, faltaban pocos minutos para el amanecer y no podía perder el tiempo. -Yo también te amo, ¿no crees que ya es hora de sellar nuestro amor? Llevo toda la eternidad esperando este momento…

El día comenzó a estremecerse, gotas de sudor resbalaban por su frente. Jamás había visto a la noche tan seductora como aquella vez. A pesar de llevar siglos amándose en silencio, apenas podían compartir unos escasos momentos al amanecer y al anochecer. Él tampoco quería esperar más a que llegase aquel instante tan deseado por ambos.

¿Cómo era posible que el día y la noche pudieran sentir un deseo tan carnal el uno por el otro? Un deseo que llevaba demasiado tiempo avivándose en el interior de ambos.

La noche estaba a solo un paso del día, consciente de que apenas quedaban unos escasos segundos para que volviera a desaparecer y habrían desaprovechado otra oportunidad de oro.

El día la contempló, tan hermosa, desnuda completamente en su oscuridad y se abalanzó sobre ella. Juntaron sus cuerpos etéreos, el de él abrasando al de ella, el de ella enfriando al de él. ¡Qué sensación tan grandiosa! Fundidos en mil besos, el día y la noche, por fin, pudieron consumar su amor, durante tantos siglos escondido. Y unieron sus cuerpos, mientras el universo entero era partícipe de las locuras de los eternos enamorados.

Día y noche, noche y día, fundidos en uno solo, provocaron una gran explosión en el universo. Miles de estrellas fugaces recorrían el firmamento, celebrando por fin la unión celestial de los dos enamorados. Pequeñas explosiones a su alrededor comenzaron a formar nuevas estrellas que harían aún más exquisita a la noche. Los fulgores del día refulgían en todo su esplendor, deseando que no acabase nunca ese momento.

Cuando la unión del día y la noche alcanzó su punto más álgido, un éxtasis del más puro placer recorrió el firmamento entero, creando una gran explosión de colores, destellos y fulgores.

-He de irme-, dijo, vergonzosa, la noche tras la mística experiencia vivida.

-No te vayas, por favor, ahora no-, le imploró el día. -No puedes dejarme ahora, no soportaré el momento de volver a verte.

Noche y día se fundieron en un cálido abrazo. El firmamento esperaba la aparición estelar del día, como cada mañana, y las estrellas querían refugiarse en la cálida oscuridad de la noche. Aun así, la noche fue incapaz de desatender los deseos del día, presa también de un deseo desbocado. Y día y noche volvieron a unirse con lentitud, disfrutando cada caricia después del deseo ya satisfecho, y el nuevo éxtasis provocó la más profunda oscuridad del cosmos entero, causando el mayor eclipse nunca visto en millones de años.

Desde entonces, cada cierto tiempo, día y noche vuelven a sucumbir a sus deseos de enamorados. Nada es imposible en el universo. Cada eclipse que encontréis, cada lluvia de estrellas, cada color extraño en el cielo… son suspiros de placer de los eternos enamorados.

Ana Centellas. Octubre 2016. Derechos registrados.

http://www.copyrighted.com/copyrights/confirm/6knh-tgxw-tt1t-dwth

Miércoles de poesía: «Deudas»

Fuente: Pixabay

Deudas

Te debía tantos besos,
te debía tantos sueños,
tantos amaneceres
-juntos-
y tantas puestas de sol,
que hipotequé mi alma
y dejé el corazón en prenda
para saldar mis deudas,
para que nunca pudieras
echarme en cara mi ausencia
y mi supuesta falta de honor.
Pagué juntos mis pecados
y amorticé las lagunas
-océanos-
que pudiera haber dejado
mi falta de previsión,
pero olvidé que en la vida
todo tiene un alto precio,
los intereses me ahogaron,
y ahora vivo en el desprecio
de haber tomado prestado
el capital de tu amor.

Ana Centellas. Abril 2021. Derechos registrados.

Deudas – Protected by Copyrighted.com