El relato del viernes: «Sin noción del tiempo»

Fuente: Pixabay

Sin noción del tiempo

—No quiero ir al trabajo—, gimoteó Lorena, arrebujada bajo el cálido edredón nórdico.

Hacía un buen rato que la alarma del despertador había sonado, rompiendo con su estridente timbre el silencio que reinaba en la casa a aquellas horas de la, todavía, noche. Como cada mañana, había sacado solo la mano del refugio de las sábanas para apagarla y se había dejado acunar por los brazos de Morfeo unos minutos más. Guarecida en su agradable duermevela, podía escuchar, a lo lejos, el sonido del agua al caer sobre el plato de ducha. Luis, siempre tan responsable, hacía un rato que se habría levantado, eficaz y solícito, al primer timbrazo del entrometido aparato. Había momentos en los que admiraba e, incluso, envidiaba aquella disposición suya y su facilidad para atender cualquier circunstancia con premura. Pero en aquel preciso instante, embozada como estaba hasta las orejas en su cálido refugio, no era uno de ellos. Se giró en la cama y se acomodó de nuevo, enrollándose aún más en el cómodo edredón.

No sabía precisar con exactitud cuánto tiempo había pasado, pero un agradable aroma a café comenzó a llegar hasta ella, tratando de despertar de una vez por todas sus adormilados sentidos. Trató de ignorarlo, volviendo a cerrar los ojos con fuerza. Sin embargo, aquella deliciosa fragancia pronto se vio acompañada por el aún más tentador olor de unas tostadas. Lo pensó por un momento. Al fin y al cabo, levantarse para ir a trabajar no sería tan traumático si lo acompañaba con un desayuno tan sugerente como el que parecía estar preparándose en su cocina. Le extrañó que Luis se estuviese afanando en aquel menester, cuando siempre andaba tan escaso de tiempo por las mañanas. Pero no le dio mayor importancia y, a pesar de la sugestiva idea de semejante almuerzo, volvió a girarse para seguir con su sueño.

Unos instantes después, varios minutos tal vez, sintió una mano suave que le acariciaba la cara con ternura. Lorena se revolvió entre las sábanas, emitió una especie de gruñido y repitió las mismas palabras con las que había iniciado el día:

—No quiero ir a trabajar.

—Me parece estupendo, cariño. Si no te apetece ir a trabajar, no vayas. Hoy te puedes quedar en casa —le respondió Luis, al tiempo que depositaba un mimoso beso en su mejilla.

Aquellas palabras pusieron en alerta a Lorena. ¿En serio Luis le estaba diciendo aquello? ¿El siempre tan responsable Luis la animaba a faltar al trabajo? Se incorporó en la cama de golpe, restregándose los ojos y emitiendo un sonoro bostezo.

—Está bien. Iré. Pero solo porque has preparado café y tostadas.

La risotada de Luis la sorprendió aún más.

—¿Café y tostadas? ¿Dónde estarán? Cariño, es casi la hora de comer —le dijo con dulzura.

—¿La hora de comer? Pero, ¿por qué no me has llamado? ¡Dios mío, mi jefe me va a matar hoy! —repuso una alterada Lorena, que ya se había puesto en pie y corría nerviosa hacia el baño.

De nuevo, la risa de Luis sonó con fuerza en la habitación. Lorena se detuvo de inmediato y se giró hacia él, mirándolo con recelo. Se llevó las manos a la cabeza cuando él le dijo, con toda la tranquilidad del mundo:

—Cielo, relájate, es sábado. Por cierto, ¿se puede saber para qué pusiste el despertador esta mañana?

Ana Centellas. Noviembre 2021. Derechos registrados.

Sin noción del tiempo por Ana Centellas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Publicado por Ana Centellas

Porque nunca es tarde para perseguir tus sueños y jamás hay que renunciar a ellos. Financiera de profesión, escritora de vocación. Aprendiendo a escribir, aprendiendo a vivir.

Un comentario en “El relato del viernes: «Sin noción del tiempo»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: