Reto literario: “Adiós, abuelo”

Reto literario: “Adiós, abuelo”

Adiós, abuelo

Hoy se ha ido el abuelo. Se ha marchado sin hacer apenas ruido, llevándose consigo el cofre donde guardábamos nuestros sueños. No supe ver el reloj que medía el tiempo que nos restaba juntos, que dejaba caer de manera serena, pero sin pausa, la arena blanca y suave de algún que otro verano perdido.

Hoy se ha ido el abuelo y solo él y yo sabemos cuánto le voy a echar de menos.

Ana Centellas. Mayo 2019. Derechos registrados.

Adiós, abuelo by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

Microrrelato para el Reto escribir jugando del mes de mayo de nuestra compañera Lídia Castro, basado en la siguiente imagen

Anuncios

Reto literario: “Como tú”

Reto literario: “Como tú”

Como tú

Les dijeron que no podían y, aun así, ellas lucharon y lo hicieron con garras y dientes para hacer valer su derecho a sacar su familia para adelante. Yo quiero ser como ellas, valientes, guerreras, infinitas. Como tú. Algún día seré como tú, abuela.

Ana Centellas. Mayo 2019. Derechos registrados.

Como tú by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Microrrelato para el reto “Emociones en 50 palabras” de nuestra compañera Sadire Lleire, basado en la imagen de cabecera.

El relato del viernes: “En la biblioteca”

El relato del viernes: “En la biblioteca”

En la biblioteca

Te veo a través de la distancia y soy capaz de sentir cómo tu mirada me traspasa, leyendo más adentro de lo que quiero o puedo mostrar. Parece haber subido la temperatura de la sala en varios grados y puedo sentir cómo una gota de sudor comienza a deslizarse por mi cuello, con lentitud, en agónica procesión hacia zonas más ocultas.

No estamos solos, aunque lo parece. El silencio de la sala es sepulcral, tan solo interrumpido por el grácil deslizar de las páginas de los libros. Dos personas más nos acompañan, junto con centenares de libros que, ordenados en las estanterías, son testigos afásicos del silencioso diálogo que mantenemos los dos.

Te miro a los ojos en la distancia, descifrando en tu ardiente mirada lo que soy incapaz de leer en el libro que permanece abierto ante mí. Lo cierro con suavidad y cierro los ojos, con la certeza de sentirme observada en todo momento. Mis manos se deslizan con suavidad por el lomo, acariciando los cantos, recreándome en el sutil relieve de la serigrafía bajo la tersa piel de la yema de mis dedos. Una nueva gota de sudor serpentea por mi cuello hasta alojarse en el mismo cálido hueco al que fue a parar la anterior.

Mi imaginación se desborda con el libro entre mis manos y las sensaciones con los ojos cerrados se amplifican al máximo. No puedo evitar que un tenue jadeo se escape de mis labios entreabiertos, que en el silencio de la biblioteca resuena como un sonoro quejido. Abro los ojos y me encuentro con los tuyos, anhelantes, cargados de deseo, incendiarios del espacio que nos separa. Muerdo mi labio inferior sin dejar de mirarte.

Un último dedo se complace en recorrer la tapa del libro por última vez, experimentando las mismas sensaciones que le produciría estar acariciando tu propia piel, antes de ponerme en pie. Mi mirada felina mantiene una contienda velada con la tuya mientras me dirijo con paso pausado hacia el baño y espero.

Son tus pasos los que resuenan ahora en el silencio de la biblioteca, acercándose hacia donde me encuentro, acompasados con el ritmo acelerado de mi corazón.

Ana Centellas. Febrero 2019. Derechos registrados.

https://www.safecreative.org/work/1902159957770-en-la-biblioteca

*Imagen: Pixabay.com (editada)

Mi jueves de poesía: “Lo que se llevó la brisa”

Mi jueves de poesía: “Lo que se llevó la brisa”

Lo que se llevó la brisa

Ahora que la brisa agita
el árbol bajo el que un día
confesamos nuestro amor,
siento que cada beso,
cada caricia a escondidas,
protegida por sus ramas
vuela sin rumbo fijo
liberándose de él.
Ya no quedan en sus hojas
los suspiros que lanzamos,
que dejamos escondidos
entre todo aquel ramaje
que fue el único testigo
de aquella inocencia perdida
bajo esa cobija eterna
hecha de hojas y estrellas.
Han volado con la brisa
hacia lejanos paisajes,
otros labios y otros rostros
que poder acariciar
dejando solo al recuerdo
de mi mente soñadora
los vestigios de unos tiempos
en que creímos amar.
Ni siquiera queda rastro
de la herida que le hicimos
al tatuar nuestros nombres,
que quedarían por siempre
unidos en un corazón.
También se han desvanecido,
cubiertos por la piel nueva
e ilusa de un nuevo amor.
Llévame contigo, brisa,
no me sueltes de la mano
hasta que juntos logremos
encontrar por el camino
aquel amor del pasado
que yo creía perenne
como las hojas del árbol
que con mimo me arrulló.
Solo quiero volar lejos
envuelto en abrazos tuyos
y rescatar del olvido
un amor que solo vive
en algún lugar recóndito
de mis recuerdos heridos.
Quiero volar hasta el beso
que bajo el árbol nos dimos.

Ana Centellas. Mayo 2019. Derechos registrados.

https://www.copyrighted.com/works/view/kUEAxY0PT5wCV2bu?ref=registered

*Imagen: Pixabay.com (editada)

“Vida” – Poesía en Órbita

“Vida” – Poesía en Órbita

Vida

Hay vida que nace a la vida
con cada nueva salida del sol,
ocasos que mueren sedientos
después de un momento
de gloria en el cielo sin ningún pudor.
Hoy los verdes son más verdes
hasta en la paleta de cualquier pintor
que retrate aun sin fundamento
el creso alimento
que llega a la vida a darle color.
Ahora se vierten del cielo
cientos de colores de papel crespón,
que vienen de ser cenicientos
y los porta el viento
hasta el fondo vano de algún corazón.
Hay vida que nace a la vida
con cada nueva salida del sol.

Ana Centellas. Marzo 2019. Derechos registrados.

https://www.safecreative.org/work/1903180319384-vida

*Imagen tomada de la red (editada)

“Lee de mi cuerpo” – Desafíos Literarios

“Lee de mi cuerpo” – Desafíos Literarios

Lee de mi cuerpo

Lee de mi cuerpo,
sigue mis líneas,
mis torcidos renglones
por los que se escapan los suspiros
almidonados bajo suaves sábanas
que no dejan pasar la luz.
Lee en mis entrañas
el mensaje secreto
que escondo entre mis piernas,
ve pasando las páginas escritas
con la tinta invisible e indeleble
de mi propia excitación.
Recréate en la lectura
de todas mis expresiones
cuando con tu pluma llenas
los espacios en blanco que alberga mi cuerpo
escribiendo sin pudores
todo lo olvidado en los recodos de tus fantasías.
Lee de mi cuerpo,
sigue mis líneas,
no me dejes en blanco,
escribe en mi ser.

Ana Centellas. Septiembre 2018. Derechos registrados.

Lee de mi cuerpo by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

*Imagen tomada de la red (editada)

“Inmolación” – El Poder de las Letras

“Inmolación” – El Poder de las Letras

Inmolación

Vestí mis ganas de ti
con traje de terciopelo,
me disfracé de pecado
concupiscente y salvaje
entre sábanas de raso
y silencié a mi inocencia
con mordaza de veneno.
Por ti inmolé mi pureza
sofocándola en benceno.

Ana Centellas. Febrero 2019. Derechos registrados.

Inmolación by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

*Imagen: Pixabay.com (editada)