El relato del viernes: «Las consecuencias – Susana»

      LAS CONSECUENCIAS – SUSANA Llevaba una temporada que notaba a Carlos algo más nervioso de lo normal. No es que haya sido nunca una persona tranquila, pero en el último mes y pico le estaba notando algo raro. Yo diría que me ocultaba algo, o me quería contar algo y no sabíaSigue leyendo «El relato del viernes: «Las consecuencias – Susana»»

El relato del viernes: «Sin salida»

      SIN SALIDA Hoy me siento acorralado, como si me encontrase dentro de un callejón sin salida. Sí, ya sé que a ninguno de ustedes les interesa, pero es que necesitaba desahogarme y no encontraba a nadie más por aquí. Así que les ha tocado. Así es la vida, hay veces que pasasSigue leyendo «El relato del viernes: «Sin salida»»

El relato del viernes: «Círculos viciosos»

      CÍRCULOS VICIOSOS Se enrarece el aire a nuestro alrededor, aire viciado que nos envuelve. Sin embargo, no es algo que me moleste; más bien todo lo contrario.  Me agrada, me encanta, me hipnotiza. Aire enrarecido procedente de nuestras respiraciones acompasadas en tan solo diez metros cuadrados. Una mezcolanza de aromas, el tuyo,Sigue leyendo «El relato del viernes: «Círculos viciosos»»

El relato del viernes: «Diálogo de besugos»

DIÁLOGO DE BESUGOS —No, no quiero seguir haciendo lo políticamente correcto. Me niego, desde ya, a aceptar cualquier tipo de acto que vaya en contra de mis principios. —¿Y cuáles son tus principios? A ver, listo. —No lo sé, los que sean en cada momento. —¿Y de verdad crees que vas a ser capaz? ¡SiSigue leyendo «El relato del viernes: «Diálogo de besugos»»

El relato del viernes: «Laura, la unicornia saltarina»

      LAURA, LA UNICORNIA SALTARINA —Mami, ¿me cuentas un cuento? —me pidió mi pequeño anoche. —Es un poco tarde, cariño, y mañana hay que levantarse temprano para ir al cole. —Solo uno cortito, anda, di que sí. —Vale, pero cortito, ¿eh? Que luego siempre me lías y acabamos contando cuatro o cinco. —SoloSigue leyendo «El relato del viernes: «Laura, la unicornia saltarina»»

El relato del viernes: «Dentro del jardín Zen»

  DENTRO DEL JARDÍN ZEN Se encontraba triste y solitario en el centro del pequeño jardín zen. Cada tarde, Josefina salía a cuidarlo, al jardín, que no a él. Rastrillaba con esmero la arena esparcida a su alrededor, creando círculos y semicírculos a su antojo. Era curioso cómo, según su estado de ánimo, el jardínSigue leyendo «El relato del viernes: «Dentro del jardín Zen»»

El relato del viernes: «Esperando a la noche»

    ESPERANDO A LA NOCHE Cada día veo cómo pasan las horas como si del caminar de una tortuga se tratase, lentas, cadenciosas, insidiosas. Me encuentro solo y perdido durante los largos días de tu ausencia, deseando que llegue la noche para volverte a ver. Increíble pero cierto, la relatividad del paso del tiempoSigue leyendo «El relato del viernes: «Esperando a la noche»»

El relato del viernes: «Nunca podrán separarme de ti»

    NUNCA PODRÁN SEPARARME DE TI Eres tan bueno conmigo, siempre tan complaciente. Sacias mis instintos, esta calentura que me llena por dentro, amenazando con salir al exterior en forma de gloriosas llamas rojas. Siempre consigues aplacar mi fuego. Incluso en los malos momentos siempre has estado ahí, apoyándome, dándome fuerzas para seguir adelante.Sigue leyendo «El relato del viernes: «Nunca podrán separarme de ti»»

El relato del viernes: «Aquel banco del parque»

  AQUEL BANCO DEL PARQUE Ella salía a pasear cada mañana por el mismo parque, ese que tenía la gran suerte de poder contemplar desde la ventana de su habitación. Él iba todos los días, mañana y tarde, a ofrecer su actuación y amenizar los paseos de las personas que tenían la fortuna de disfrutarSigue leyendo «El relato del viernes: «Aquel banco del parque»»

El relato del viernes: «La casa de los abuelos»

LA CASA DE LOS ABUELOS Hacía muchos años que no volvía a la localidad donde siempre veraneaba con mi familia, un pequeño pueblo costero de la provincia de Alicante. Y aún no sé por qué, pero ahora había sentido el impulso de volver. Tenía que romper con el miedo y las supersticiones que acompañaban a mi familiaSigue leyendo «El relato del viernes: «La casa de los abuelos»»