“Los sueños que nos robaron” – El Poder de las Letras

“Los sueños que nos robaron” – El Poder de las Letras

Los sueños que nos robaron

Qué habrá sido de los sueños que tuvimos algún día, aquellos que nos llenaron alguna vez de ilusión. Quizá fue que los perdimos a lo largo del camino, o quizá nos los robaron sin pedirnos ni permiso, sin que nos diéramos cuenta, sin saber que de aquel modo no volveríamos a soñar.

Cuando la añoranza muerde recordando aquellos sueños y nos pilla casi siempre acodados en un bar, a mí me gusta imaginarlos en los sueños de otras gentes, ilusionando la vida de alguien que no soy yo. No quiero pensar en ellos ni muertos ni destrozados, enterrados con desgana en el margen olvidado de alguna cuneta estéril, cubierta de grava y polvo, de una triste y solitaria carretera comarcal. Prefiero pensarlos vivos, aunque sea en mis recuerdos, felices y ya cumplidos, imaginar que sea esa la causa que ha provocado mi incapacidad de soñar.

Y sin sueños aún sonrío, mientras me ahogo en mi copa rellena de soledad. Sonrío y, mientras lo hago, embriago conmigo a la esperanza de que  aún tengan alguna oportunidad los sueños que nos robaron a punta de decepción.

Ana Centellas. Marzo 2019. Derechos registrados.

https://www.copyrighted.com/works/view/tfw9jDaoHkFZe6ni?ref=registered

*Imagen: Pixabay.com (editada)

No nos queda ni París

No nos queda ni París

Os dejo con una de mis últimas colaboraciones con la fantástica página de escritores El Poder de las Letras. Espero que os guste y que no dejéis de visitar la página.

No nos queda ni París

Se murieron las promesas que algún día nos hicimos, se quedaron enterradas para siempre en un cajón junto con aquellas cartas mojadas por el olvido, donde las palabras, por estar escritas, parecían resultar eternas. Qué ingenuos fuimos al creer en una perpetuidad que resultó ser tan efímera como la estela que queda en el cielo tras el paso de una estrella fugaz.

Ya ni siquiera nos quedan los rincones que nos vieron abrazados por las calles de París. Se quedaron congelados por el tiempo, a la espera de otros besos que derritan la escarcha acumulada en los balcones a causa de la frialdad que nació entre los dos. Cuántos abrazos quedaron extraviados en las calles del descuido, cuántas risas apagadas al tiempo de caer el sol.

Dónde quedaron las ganas de viajar al fin del mundo subidos en un trineo a la velocidad de la luz. Las auroras boreales no se creerán la leyenda que cuenta que hubo un tiempo en que tú y yo creímos en el amor. Y nos perdieron de vista las calles de Nueva York, las de Estambul, las de Venecia, hasta la más pequeña isla que había en los mares del sur. Igual que nosotros, perdidos, sin ninguna posibilidad de aproximación. Tan perdidos que, a estas alturas, no nos queda ni París.

Ana Centellas. Enero 2019. Derechos registrados.

https://www.copyrighted.com/works/view/qSr0ZIMNg8QeZnjH?ref=registered

*Imagen tomada de la red (editada)

“Opium” – El Poder de las Letras

“Opium” – El Poder de las Letras

 

OPIUM

 

Os dejo con una de mis últimas colaboraciones con la fantástica página de escritores El Poder de las Letras. Espero que os guste y que no dejéis de visitar la página.

 

OPIUM

Creo que tengo que dejar de escribir
en las noches fustigadas por el opio,
esas en las que engaño a la coherencia
y se muestran pletóricas de lógica
estas letras que se derraman de mis manos
con la sangre envenenada
que circula por los vasos de mi olvido.
O quizás solo sea en esas noches
cuando mis versos comiencen a tener
algún sentido.

Ana Centellas. Diciembre 2018. Derechos registrados.

CREATIVE COMMONS

Opium by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en
https://elpoderdelasletras.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en
https://anacentellasg.wordpress.com

318. CALM

“Adicción” – El Poder de las Letras

“Adicción” – El Poder de las Letras

ADICCIÓN

 

Os dejo con una de mis últimas colaboraciones con la fantástica página de escritores El Poder de las Letras. Espero que os guste y que no dejéis de visitar la página.

 

ADICCIÓN

Proporcióname otra dosis de la droga de tus besos,
no dejes que la abstinencia mate mi mejor recuerdo.
Yo me reconozco adicta al calor de tu deseo,
sin mi ración, vulnerable, fuerte con medicamento.
Proporcióname otra dosis,
traficante de mis sueños.

Ana Centellas. Noviembre 2018. Derechos registrados.

CREATIVE COMMONS

Adicción by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en
https://elpoderdelasletras.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en
https://anacentellasg.wordpress.com

313. DECISIÓN

“Cuando te veo” – El Poder de las Letras

“Cuando te veo” – El Poder de las Letras

 

CUANDO TE VEO

 

Os dejo con una de mis últimas colaboraciones con la fantástica página de escritores El Poder de las Letras. Espero que os guste y que no dejéis de visitar la página.

 

CUANDO TE VEO

Me doy cuenta de que duermo cuando te veo a mi lado, cuando escucho tu respiración pausada en el silencio de la noche, cuando siento tu cálido aliento resbalar sin descanso sobre mi piel.

El insomnio se instaló en mi vida como un indeseado inquilino desde que tú saliste de ella. Noche tras noche aguardo su visita con la insana esperanza de que no acuda, pero es un fiel visitante que siempre llega puntual a esas citas que yo nunca programé en mi agenda. Se desliza entre los pliegues del sosiego nocturno como si fuese un vulgar ladronzuelo que no quisiera ser descubierto. Nunca le veo llegar, pero su presencia me quema, me inquieta, me asfixia.

Mi cuerpo desamparado se retuerce entre las sábanas frías que hace ya tiempo perdieron tu olor. Gira y gira, en busca de la posición acertada que mitigue tu ausencia y sofoque las llamas que prenden mis ojos. Me escondo entre ellas, como si así fuese a ser capaz de evadir la inquietante presencia del desvelo diario, en un cómico juego del escondite en el que siempre llevo las de perder y no tengo compañero que me salve la partida.

Las manecillas del reloj se alían con mi enemigo. Detienen su avance, parecen querer mantenerme en mi escondite en una jugada eterna en la que no hay ningún límite de tiempo ni tan siquiera cuenta atrás. Y giro, giro, giro… Doy las mismas vueltas con la mente que con mi cuerpo en la cama hasta que me introduzco en un hipnótico círculo vicioso del que no puedo ni quiero salir.

Es entonces cuando te veo. Estás aquí, a mi lado, y me abrazas. Me susurras al oído y me besas en los ojos hasta que caen rendidos. Es entonces, y solo entonces, cuando me doy cuenta de que, por una vez más, le he ganado la partida al insomnio.

Duermo.

Sueño…

Ana Centellas. Noviembre 2018. Derechos registrados.

logo_SafeCreative

*Imagen: Pixabay.com (editada)

311. POETAS

“Solamente eso” – El Poder de las Letras

“Solamente eso” – El Poder de las Letras

 

SOLAMENTE ESO

 

Os dejo con una de mis últimas colaboraciones con la fantástica página de escritores El Poder de las Letras. Espero que os guste y que no dejéis de visitar la página.

 

SOLAMENTE ESO

El poeta deseó encontrarla
y de su búsqueda nacieron bellas letras.
El hombre rico deseó encontrarla
y por el camino se perdió entre materiales.
El hombre pobre deseó encontrarla
y gastó la vida persiguiendo una quimera.
El enfermo también deseó encontrarla,
mas solo en su dolor se quedó preso.

Aquel que un día creyó haberla alcanzado
la vio escapar huidiza entre sus dedos.
Aquel que quiso retenerla a toda costa
contempló agonizante desde el suelo su partida.
Aquel que hubo nacido con tan solo un pedacito,
de tanto repartirla vio cómo se perdía.
Aquel que, sabiéndola a su lado, se pensó invencible,
la vio marchar sin tan siquiera un beso.

El niño con su inocencia creyó que ella
era el estado natural de vivir la vida.
El joven la vio alejarse con tristeza en la mirada
por momentos que parecían querer durar para siempre.
El adulto mira al cielo como si quisiera verla,
deseoso de alcanzarla, sabedor de su existencia.
El anciano se arrepiente de no haberla disfrutado
antes de que la humedad se le colase en los huesos.

No busques más en riquezas, ni en el éxito en la vida,
no busques lo que no encuentras en los sueños sin cumplir.
No busques en otras personas lo que ya tienes tú mismo,
no busques con los ojos cerrados por vendas que te impiden la visión.
No busques más ahí afuera lo que encontrarás por dentro,
no busques en ojos ajenos lo que los tuyos no ven.
No busques como si fueras protagonista de un cuento,
tú vive cada momento, la felicidad es solamente eso.

Ana Centellas. Noviembre 2018. Derechos registrados.

logo_SafeCreative

*Imagen tomada de la red (editada)

305. SUFRIMOS

“Soñaré” – El Poder de las Letras

“Soñaré” – El Poder de las Letras

 

SOÑARÉ

 

Os dejo con una de mis últimas colaboraciones con la fantástica página de escritores El Poder de las Letras. Espero que os guste y que no dejéis de visitar la página.

 

SOÑARÉ

Bailaré en la noche al compás de tus latidos,
meciéndome en el tiempo sobre una hamaca de satén,
volveré a vibrar en las suaves ondas de tus brazos
y emprenderé a tu lado un viaje al más allá.
Dejaré que me guíes entre los astros y estrellas
buscando un infinito en el cielo de tus ojos,
me perderé entre las rocas que acunan nuestras caderas
y saltaré al vacío dejando el miedo varado en una playa.
Perseguiré sin pausa algún cometa errante
que me lleve de tu mano a donde siempre quise estar,
salvada de la condena de vivir como impar alma
y libre de la hoguera que condenó mi existir.
Abrazaré los dogmas que mueven la fe pagana,
convertiré tu cuerpo en un templo en el que orar
y visitaremos juntos los volcanes de nieve
en los que algún dios incauto escondió para siempre la dicha.
Gritaré al viento palabras convertidas en susurros
que lleguen a tus oídos en el culmen del trayecto
para explosionar unidos en un clímax inconexo
de emociones y sentidos que abandonen la batalla.
Verteré en ese momento mi copa sobre tus labios
y tornaré mi cintura en un oasis sin linde alguna
que reciba sin recato al valiente trashumante
que camina por mi torso buscando llegar al mar.
Permitiré que te fundas conmigo en un solo ente
que envuelva nuestras tinieblas con su portentosa luz
y nos salve del destino de vivir sin compañía
vagando por otros cuerpos sin conocer el amor.
Y después soñaré que es cierto todo lo que he imaginado,
que mi cama no es un predio donde muero en soledad,
que el frío no es compañero de mis días y mis noches,
soñaré que no te fuiste, soñaré que tus caricias me despiertan de verdad.

Ana Centellas. Noviembre 2018. Derechos registrados.

COPYRIGHTED

*Imagen: Pixabay.com (editada)

297. TARDE

“Volveremos a ser” – El Poder de las Letras

“Volveremos a ser” – El Poder de las Letras

 

VOLVEREMOS A SER

 

Os dejo con una de mis últimas colaboraciones con la fantástica página de escritores El Poder de las Letras. Espero que os guste y que no dejéis de visitar la página.

 

VOLVEREMOS A SER

No pudimos precisar el momento en que nos convertimos en adultos. Simplemente ocurrió. Un día nos despertamos y nos dimos cuenta, ambos, de que ya nada era lo mismo. Se perdieron los juegos por el camino, se murieron las locuras, que quedaron escondidas en los pequeños maletines escolares que dejamos abandonados en un rincón de la habitación. Se cubrieron del polvo rancio del olvido, de las telarañas muertas tejidas en los ratos libres. Murieron junto con las acuarelas con las que pintábamos nuestros días con colores brillantes y caíamos exhaustos en una cama que aún mantenía las sábanas del primer día de colegio.

Separamos nuestras vidas sin apenas darnos cuenta. No nos percatamos de que el timbre del telefonillo dejó de sonar hacía meses, los mismos que llevaba el balón de fútbol desinflado y desconchado en el fondo de un armario repleto de tallas demasiado pequeñas. Atrás dejamos los juegos en la calle, las salidas en bicicleta, los cuchicheos en el patio del colegio. Cambiamos los uniformes y los pantalones con rodilleras por herméticos y sofisticados trajes de lana pura de oveja que nunca han conocido el aroma de una plancha en el hogar. Con ellos llevamos nuestra amistad al servicio de lavandería y allí se quedó extraviada entre las vueltas de un centrifugado que eliminó todos los restos de suavizante. Y ninguno de los dos guardamos el tique para recogerla.

Hoy deshago el nudo de mi corbata de seda comprada con los dos ceros a la derecha que un día nos olvidamos de poner en un examen, y me llegan a la memoria nuestros nudos marineros, enlazados entre palomitas y tiras de regaliz rojo. Hoy quiero volver contigo a subir al encerado, a lanzar al cielo tizas que nos pinten sin sudores un arco iris brillante, como aquel que decoraba el techo de tu habitación. Volveremos a pintar nuestra vida de colores para hacer que nuestros trajes sean tan solo un disfraz.

Volveremos a ser niños jugando el papel de adultos. Descuélgame la llamada, volveremos a ser, juntos.

Ana Centellas. Septiembre 2018. Derechos registrados.

CREATIVE COMMONS

Volveremos a ser by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

*Imagen tomada de la red (editada)
290. DUDA

“Un páramo llamado depresión” – El Poder de las Letras

“Un páramo llamado depresión” – El Poder de las Letras

 

UN PÁRAMO LLAMADO DEPRESIÓN

 

Os dejo con una de mis últimas colaboraciones con la fantástica página de escritores El Poder de las Letras. Espero que os guste y que no dejéis de visitar la página.

 

UN PÁRAMO LLAMADO DEPRESIÓN

Abandoné la luz para adentrarme en las tinieblas, empujada por una mano implacable que no tuvo ningún tipo de remordimiento en hacerlo. Ni el más mínimo temblor se apreció en sus dedos, en sus gestos, en sus palabras, en sus gritos carentes de conciencia. Poco a poco, fui obligada a avanzar por un túnel en el que al final solo se vislumbraba oscuridad. Cada grito me empujaba varios metros, cada palabra me hacía reptar en busca de aquella salida que parecía de todo menos alentadora, cada humillación resultaba ser como una patada que me acercaba más y más a las insondables tinieblas.

Durante años estuve vagando por un páramo sombrío en la más absoluta soledad, ni buscada ni deseada, pero asumida de tal modo que llegó a convertirse en la más agradable zona de confort. El aislamiento se convirtió en un modo de vida, a falta de una alternativa mejor que por momentos se fraguaba en aquel inhóspito lugar donde solo el frío era capaz de subsistir. La desaparición era la alternativa, pero la frigidez de aquel desapacible yermo impedía cualquier intento de salida hacia adelante, incluida la huída, por más cobarde que fuese esta solución.

Hace poco vi cómo, entre la niebla y la aridez del terreno, nacía a la vida una preciosa rosa. Parecía que mis lágrimas, a pesar de la sal acumulada, habían conseguido hacer germinar en mi particular desierto vital una maravillosa planta, habían logrado crear vida de la nada. Llevo días cuidándola, hablándola, mimándola, sin separarme de ella ni un solo instante. Todo mi esfuerzo y mi atención están dedicados a ella, a verla crecer, a respirar su aroma, a dejarme acariciar por sus suaves pétalos y a sentir cómo el torrente de savia que circula por su tallo va, poco a poco, haciendo circular de nuevo la sangre en el interior de mis arterias adormecidas.

Una nueva lágrima de ilusión se desliza por mi mejilla para regar la pequeña rosa roja y un rayito de luz se adentra en este paraje que se halla en mi interior, la depresión.

Ana Centellas. Octubre 2018. Derechos registrados.

CREATIVE COMMONS

Un páramo llamado depresión by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en
https://elpoderdelasletras.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en
https://anacentellasg.wordpress.com

*Imagen: Pixabay.com (editada)

282. CALM

“Quise ser sirena” – El Poder de las Letras

“Quise ser sirena” – El Poder de las Letras

QUISE SER SIRENA

Os dejo con una de mis últimas colaboraciones con la fantástica página de escritores El Poder de las Letras. Espero que os guste y que no dejéis de visitar la página.

QUISE SER SIRENA

Yo quise ser sirena, mujer del mar, surcar las añiles aguas que se volvieron salobres con mis lágrimas de sal. Quise ser del océano princesa, una dama subrepticia que nadase entre las olas, soberana de su vida y patrona marinera de las corrientes que nunca dejaban nada al azar.

Quise ser una amazona salvaje de los océanos, camarada de los peces, señora de los abismos, que juega con los corales embadurnada de brea. Quise llevar en la testa con orgullo una corona, ser la heredera más digna del mismísimo Neptuno, ganarme a pulso el título de guerrera de mi mar.

Quise ser la voz que embruja con su dulce melodía a todos los navegantes que osan cruzar sin visado mi inmenso territorio añil. Quise hacerme escuchar por encima del sonido majestuoso del oleaje, ser la música más bella que llegase a tus oídos y que incluso mis susurros recorrieran con el viento las distancias más extremas y transitarlas en vuelo hasta llegar a una región en la que solo se oiga el mar.

Yo quise ser la más bella que hubiesen visto tus ojos, cepillar con un peine de nácar mis suaves cabellos de sal. Quise vestir mi cuerpo con las más vistosas conchas para atraer tu mirada al compás de los latidos que marcan el paso alegre de tu propio corazón. Saltar junto a los delfines, cabalgar en hipocampos y que a tus pupilas lleguen los más brillantes destellos que eclipsen hasta el reflejo de la luna sobre el mar.

Yo quise ser sirena, reunir en una persona las más poderosas virtudes que puedan enamorarte con solo verme pasar. Mas solo soy una niña, soy una mujer sin nombre que no cuenta con más armas que las que da la humildad. Tendrás que mirarme adentro, buscar entre mis fantasmas y, cuanto más me conozcas, más te vas a enamorar.

Ana Centellas. Octubre 2018. Derechos registrados.

logo_SafeCreative

*Imagen tomada de la red (editada)

276. CALM