¡De vuelta!

¡De vuelta!

¡Hola de nuevo a todos!

Como lo prometido es deuda, aquí me tenéis de nuevo con vosotros, más que dispuesta a dar guerra durante una buena temporada más. Espero que me hayáis echado de menos tanto como yo a vosotros, pero lo cierto es que necesitaba este tiempo para poner un poquito de perspectiva.

Ya está, ya pasó, he vuelto con energías nuevas y con muchas ganas de continuar con esta aventura. Eso sí, a un ritmo más calmado, haciendo buen uso de aquel refrán que decía sin prisa pero sin pausa.

Desde hoy os voy a acompañar en este espacio durante tres días a la semana, de manera que pueda compaginarlo con el avance en otros proyectos que me tienen ilusionada y que no puedo dejar de lado. Solo espero que os guste el contenido que traigo para vosotros y que he pensado organizar en las siguientes secciones:

  • A letras con los lunes, un espacio donde compartir relatos, poesía, micros, reflexiones… para que esos lunes que siempre se hacen tan cuesta arriba sean algo más llevaderos.
  • Miércoles de poesía. La poesía de siempre en un nuevo horizonte temporal.
  • El relato del viernes. El único espacio que me ha acompañado desde el comienzo de este blog y que no puedo ni quiero abandonar.

Y eso es todo, amigos, al menos hasta que lleguen nuevos tiempos de cambio. Y, conociéndome, seguro que alguna sorpresilla cae por ahí de vez en cuando… como la que os di hace unos días por mi cumpleaños. Aprovecho para recordaros que ya está disponible Soreites, mi nuevo poemario elaborado con muchísima ilusión y que podéis adquirir aquí o pedírmelo a mí 🙂

Espero que queráis acompañarme de nuevo en esta aventura. Para mí será todo un placer.

Besazos enormes.

Ana.

Comunicado especial

Comunicado especial

Hace ya cerca de tres años que decidí embarcarme en esta maravillosa aventura de la escritura, tres años desde que abrí este blog, esta especie de cuaderno de bitácora en el que voy plasmando a partes iguales mis sentimientos y todo lo que surge cuando doy rienda suelta a mi imaginación.

Después de estos casi tres años de andadura, ha llegado un momento en el que lo que viene siendo necesario es un poquito de reflexión. Hacía tiempo que lo necesitaba, pero los acontecimientos de los últimos días han sido los que me han dado el empujón definitivo para ello.

En estos días de atrás, se han vertido sobre mi persona acusaciones graves, demasiado. Huelga decir que totalmente inciertas e infundadas, pero que han hecho que me detenga para tomar perspectiva del enfoque desde el que quiero afrontar todo esto. Es por eso que, en esta última semana, he tomado varias decisiones al respecto.

En primer lugar, os quiero informar de que a partir de ahora cesará cualquier participación mía en grupos, páginas o colectivos de escritores. Por supuesto que seguiré muy de cerca a mis compañeros de Desafíos Literarios, El Poder de las Letras, Poesía en Órbita y You Are Writer, con los que ha sido un placer trabajar durante todo este tiempo y de los que tantas cosas he aprendido. De igual manera, cesarán mis colaboraciones en revistas como Zarabanda, Intropia y demás.

Por otro lado, este blog va a sufrir un pequeño receso, siendo esta la última publicación que voy a realizar en los próximos meses. Mi intención, en este momento, es que para septiembre pueda volver a retomarlo con normalidad, aunque con ciertos cambios, tanto de estructura como de enfoque. Los meses de junio, julio y agosto los voy a utilizar para reflexionar sobre mí, sobre mi escritura, sobre mi objetivo en la vida y sobre cómo afrontarlo. Me centraré en mi familia y trataré de disfrutar al máximo de un verano que, con toda probabilidad, puede que sea el último en el que lo pueda hacer con plenitud.

Quizá sea el momento también de centrarse en ese par de proyectos que tengo a medias desde hace ya demasiados meses y que, por cuestiones de tiempo, o qué se yo, no avanzan como debieran. O simplemente sea el momento de escribir exclusivamente para mí durante una temporada. No lo sé. Solo sé que necesito aislarme durante un tiempo de las redes sociales y qué mejor que la época estival para hacerlo. Al final, serán como unas pequeñas vacaciones.

Quería agradeceros a todos que me hayáis acompañado durante estos tres años, el apoyo y el cariño recibido durante todo este tiempo y el haber formado una parte tan importante de mi vida.

Esto no es un adiós, solo es un hasta pronto y con fecha de caducidad, así que no creáis que os vais a librar de mí tan fácilmente. Volveré con la fuerza, la determinación y el coraje que en estos momentos me están fallando.

Disfrutad todo lo que podáis del verano y sed buenos… aunque no mucho…

Besazos enormes,

Ana