A letras con los lunes: «Las espinas»

A letras con los lunes: «Las espinas»
Fuente: Pixabay

Las espinas

Te abracé con todas mis fuerzas, confiada en tu apariencia de mimosa, suave y dulce. Qué doloroso fue descubrir que guardabas las espinas en el alma.

Ana Centellas. Abril 2021. Derechos registrados.

Las espinas por Ana Centellas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

A letras con los lunes: «La niebla»

A letras con los lunes: «La niebla»
Fuente: Pixabay

La niebla

Dicen que hay cientos de horizontes esperando mi llegada. Miles de oportunidades aguardando por mí. Decenas de bellos instantes confiando en ser disfrutados.

Lástima que la niebla de mis ojos me impida verlos.

Ana Centellas. Marzo 2021. Derechos registrados.

La niebla por Ana Centellas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

A letras con los lunes: «La fábrica de recuerdos»

A letras con los lunes: «La fábrica de recuerdos»
Fuente: Pixabay

La fábrica de recuerdos

La llevaba siempre consigo, colgada alrededor del cuello con una cinta de cuero tan desgastada como las manos que la cogían. En cualquier situación, formal o informal, hombre y cámara formaban un tándem inseparable. Entres sus amigos corrían, incluso, apuestas sobre si la llevaría también mientras dormía.

Renegaba de las modernas cámaras digitales que fabricaban las fotografías como si fueran churros saliendo del aceite hirviendo. Decía que se limitaban a capturar momentos, tan planos y carentes de expresión que al poco tiempo quedan en el olvido, acumulados junto a cientos iguales que ellos. Sin embargo, decía de su pequeña reliquia que era capaz de capturar hasta el alma del propio instante en que tomaba la fotografía. Y que, después, tras pasar por todo el ritual del revelado, se hacía aún más tangible, imperecedera e inmortal.

Para todos, solo era una vieja cámara de fotografía. Para él, era una auténtica fábrica de recuerdos.

Ana Centellas. Marzo 2021. Derechos registrados.

La fábrica de recuerdos por Ana Centellas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

A letras con los lunes: «Floreció»

A letras con los lunes: «Floreció»
Fuente: Pixabay

Floreció

Floreció. A pesar de las tormentas. A pesar de las nieves, los hielos y el cruel granizo que trataron de impedirlo. A pesar de los vientos que quisieron arrancarla de su hogar. A pesar de todo, ella abrió su corazón, esbozó una sonrisa, extendió sus brazos, lo acogió todo en su seno y, llena de magia, floreció.

Ana Centellas. Marzo 2021. Derechos registrados.

Floreció por Ana Centellas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

A letras con los lunes: «Reflejos»

A letras con los lunes: «Reflejos»
Fuente: Pixabay

Reflejos

Odiaba tantas cosas en él que casi su sola presencia se me hacía insoportable. Todos sus defectos parecían amplificarse como si estuvieran bajo una lente convergente que los mostrase en aumento. No así sus virtudes, que parecían querer ocultarse bajo una capa de timidez que las obligase a pasar desapercibidas.

Aun así, permanecía a su lado. De todas formas, yo mismo también me resultaba insoportable. Quizá porque todo lo que veía en él no era más que un fiel reflejo de mí mismo.

Ana Centellas. Marzo 2021. Derechos registrados.

Reflejos por Ana Centellas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

A letras con los lunes: «Oveja negra»

A letras con los lunes: «Oveja negra»
Fuente: Pixabay

Oveja negra

Siempre se había considerado la oveja negra de la familia. Un rebelde, un inconformista, un indisciplinado insurrecto que había conseguido huir del sistema. Y se sentía orgulloso de serlo.

Hasta que un día, llegando a su trabajo, con su traje y su corbata recién planchados, se encontró inmerso en la marabunta de gente que, cabizbaja, salía del vagón del metro. Entonces comprendió que nunca había estado fuera del rebaño.

Ana Centellas. Febrero 2021. Derechos registrados.

Oveja negra por Ana Centellas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

A letras con los lunes: «El vuelo del mirlo»

Fuente: Pixabay (editada)

El vuelo del mirlo

Permanecía aletargado sobre la escarcha que cubría las ramas del árbol que hasta entonces había sido su morada. Era un mirlo negro de un plumaje tan brillante y tan límpido que destacaba sobre los tallos emblanquecidos por la crudeza del invierno. Solo quedaba él habitando aquel paraje gélido y severo. Sus compañeros habían levantado el vuelo en busca de otros bosques más frondosos que les guareciesen de las bajas temperaturas, pero él había permanecido anclado a la melancolía de los recuerdos que hacían de aquel árbol su hogar.

En la distancia creyó percibir el eco de un canto que, aunque desconocido, despertó su corazón de la desidia y el sopor que la soledad producía en él. Se irguió con emoción y agudizó el oído. Aquel canto volvió a escucharse en la blanca lejanía, un reclamo de afecto que viajaba a través de la nívea espesura de hielo.

El mirlo agitó sus alas y devolvió el saludo, un canto de esperanza que atravesó los carámbanos, dejándolos fracturados a su paso. Estaba listo para alzar el vuelo.

Ana Centellas. Diciembre 2019. Derechos registrados.

https://www.safecreative.org/work/1912192712427-el-vuelo-del-mirlo

A letras con los lunes: «¿Falta mucho?»

Fuente: Pixabay

¿Falta mucho?

Avanzaban encorvados, arrastrando los pies, sintiendo el peso de los años sobre sus espaldas. Iban en fila, uno detrás de otro, en completo silencio. Solo se escuchaba el sonido de las respiraciones entrecortadas.

—¿Falta mucho? —preguntó Baltasar, que iba en último lugar, por tercera vez en lo que llevaban de noche. Siempre se había caracterizado por su impaciencia y el paso de los años no había hecho más que acentuarla.

Gaspar resopló con fuerza y se giró hacia él.

—No, Baltasar, no. Solo nos queda el hemisferio sur— repuso, sin poder evitar la ironía en su respuesta. Siempre le habían tildado de quejica y llevaba toda la noche mordiéndose la lengua para que no se notase su disgusto.

Melchor se detuvo un instante, haciendo que la comitiva se chocase contra él.

—Vamos, chicos, que somos magos —les alentó con una sonrisa. No en vano le llamaban Melchor, el optimista.

—¿Recordáis el año que solo le llevamos regalos a un niño? Ay, ¡qué tiempos aquellos! —suspiró Baltasar.

—¿Y de quién fue la idea de repartir regalos a todos los niños del mundo, eh? ¿De quién? —contestó Gaspar, con su habitual retintín.

—Mía, ya lo sabes. ¿Hasta cuándo vas a estar reprochándomelo? —preguntó Melchor.

—Hasta que nos jubilemos, Melchor, hasta que nos jubilemos…

Ana Centellas. Diciembre 2020. Derechos registrados.

¿Falta mucho? por Ana Centellas se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

A letras con los lunes: «Falsa primavera»

Falsa primavera

Se desnudó de hojas y dejó sus sentimientos tendidos al aire. Se disfrazó de sueño y dejó que todos fingiesen creer en su quimera. Se despojó de miedos y, suspirando, esperó a que llegase, otra vez, una falsa primavera.

Ana Centellas. Diciembre 2019. Derechos registrados.

Falsa primavera by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

A letras con los lunes: «Lo que las nubes no logran esconder»

A letras con los lunes: «Lo que las nubes no logran esconder»

Lo que las nubes no logran esconder

A pesar de mantener sus ojos abiertos, solo encontraba una insondable oscuridad en su casa, en su mente, en su vida. A ciegas, tanteando en la penumbra, logró subir al tejado y comprobó, con alivio y alegría, que, a pesar de que todo estuviese encapotado, en su mano estaba hacer que las nubes no le impidiesen ver las estrellas.

Ana Centellas. Diciembre 2019. Derechos registrados.

Lo que las nubes no logran esconder by Ana Centellas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

*Imagen tomada de la red (editada)