El vídeo del domingo: “Grandes amigos, grandes poetas III – Antonio Caro Escobar”

El vídeo del domingo: “Grandes amigos, grandes poetas III – Antonio Caro Escobar”

 

COGE VUELO, CORAZÓN.jpeg
Imagen: Pixabay (editada)

 

 

¡Feliz domingo a todos! Aquí nos vemos una semana más en esta sección que a mí, de manera personal, me está encantando. No tengo palabras para expresar la emoción que me produce poder ponerle voz a vuestras letras y, si además conseguimos un poquito más de difusión entre todos, genial.

Llevamos ya dos semanas con esta sección que, como os comentaba la semana pasada, a pesar de llevar por título “Grandes amigos, grandes poetas”, no está limitada a la poesía, sino que tiene cabida cualquier texto que os apetezca compartir.

Esta semana continuamos con la poesía, con un invitado muy especial para mí. Todos conocemos y queremos al amigo Antonio Caro Escobar, conocemos su poesía, su sentido del humor, lo buena persona que es… ¿Qué os voy a contar de Antonio que aún no sepáis? Para los que no le conozcáis, os recomiendo de corazón que visitéis su blog. Siempre nos sorprende con una imagen, un poema, todo en su blog es de calidad, de la buena. Pasaos por allí, os prometo que no os arrepentiréis.

Además, por si no lo sabéis, Antonio tiene publicado un poemario titulado “Desde mi mente para tu alma“. En él, nos ofrece una selección de sesenta poemas, incluido uno escrito en colaboración con Henar de Andrés.  Odas al amor y al desamor, pero también a la amistad, la pasión, la naturaleza, la madre tierra, la libertad. Finaliza Antonio su poemario con una selección de Haikus y Senryus, poesía japonesa, que también destacan por su gusto y exquisitez. Podéis conseguirlo en Amazon, tanto en su versión Kindle como en versión tapa blanda. Si tienes algún otro poemario por ahí, Antonio, por favor, háznoslo saber.

Antonio ha tenido la gran amabilidad de traernos a esta sección un precioso poema inédito, titulado “Coge vuelo, corazón“. Este es el vídeo que he preparado para él, espero que os guste.

Envío desde aquí mi más sincero agradecimiento a Antonio Caro por permitirme hacer esta colaboración con él. Para mí, es y será siempre un placer y un honor. Espero que, de corazón, te haya gustado.

Si alguno de vosotros está interesado en colaborar conmigo en esta nueva sección, solo tenéis que enviarme un mail a esta dirección de correo, o simplemente avisarme en los comentarios y ya me pondré en contacto con vosotros. ¡Espero ilusionada vuestras colaboraciones!

Esto es todo por hoy, amigos. La semana que viene, más. Que paséis un feliz domingo y un feliz inicio de semana.

 

PRIMICIA

Se aproxima nueva novela de nuestra amiga Lidia Castro. ¡Qué ilusión! Estaremos atentos…

Mis historias y otros devaneos

Angela. Publi 0

Esta primicia ya la avanzó Luna en su reseña de Mis historias y otros devaneos (la podéis leer AQUÍ) y es para mí un privilegio anunciar que próximamente publicaré ANGELA, una historia que escribí con diecisiete años.

Se trata de una novela juvenil que está a caballo entre el género romántico y el espiritual; aquí os dejo la sinopsis:

En cuestión de unos días Angela cambiará su visión del mundo para siempre.

Las inquietudes que lleva consigo la adolescencia harán que se plantee sus propios sentimientos hacia su mejor amigo; despertando en ella el primer amor. Y la vuelta de su tío, un escritor que recorre el mundo en busca de inspiración, junto con la enfermedad repentina de su padre, le abrirán los ojos a algo que desconocía: la espiritualidad.

Con todo, pondrá en duda muchas de sus enseñanzas y algunos de los pilares éticos que había construido…

Ver la entrada original 28 palabras más

MARIHUANA

Gracias, David, por seguir entre nosotros.

EL PERIS

Seiscientos kilos cultivaban.

En un chalé de Ponferrada.

Lo vendían en Gran Bretaña.

Los chinos tontos no eran.

Una casa tenía alquilada.

Que se había convertido en plantación de marihuana.

Ellos la vendían en Gran Bretaña.

Acusados por defraudación de suministro eléctrico.

Lo hacían de forma fraudulenta.

Uno de los chinos ha ingresado en prisión.

Otros dos no, falta de pruebas les faltaban a los agentes.

La radio comunicó los hechos que se cometieron.

En fin, los chinos más listos no podían ser.

La marihuana les hizo renacer.

PERIS

https://http16498.wordpress.com/

Ver la entrada original

Por capítulos: “La cabaña (I)”

Por capítulos: “La cabaña (I)”

 

LA CABAÑA.jpeg
Imagen propia. Derechos registrados.

 

 

LA CABAÑA (I)

Harto como estaba de la vida en la gran ciudad, cargada de prisas y de ansiedad, llegó un momento en que necesité hacer un pequeño impase, un ligero paréntesis dentro del alocado frenesí de mi vida. Siempre he pensado que a toda persona le llega un momento en la vida en que necesita un cambio, un giro radical, un paréntesis para reflexionar si el camino vivido es aquel que quería vivir.

Mi trabajo como agente de bolsa me había generado un considerable capital, disponía de todos los lujos inimaginables a mi alcance, pero también me había llevado a una vida de estrés y ansiedad que ya me envió al hospital en un par de ocasiones. Aparte de que me había impedido tener una compañía sentimental estable y había echado al traste mis ilusiones de ser padre. Así que, cuando llegó el momento en el que decidir entre mi trabajo y mi salud, tanto física como emocional, no lo dudé ni un instante.

Presenté la baja en el trabajo justo unos días antes de comenzar mis vacaciones de verano, para qué esperar más días con aquel sufrimiento. Perdí mucho dinero con ello, algo que siempre había sido un objetivo primordial en mi vida, pero no me importó. Es algo que no te importa cuando descubres que el dinero no te sirve de nada si no gozas de salud para disfrutarlo o si la vida que te proporciona no te satisface.

En esos días previos a lo que sería mi periodo vacacional, aproveché para dejar algo encauzada mi hasta entonces vida. Recogí las mínimas pertenencias que estimé necesarias y partí, cerrando mi casa como si fuese a regresar en cualquier momento, aunque con la convicción de que ya no regresaría jamás. El avión que tomé para acercarme a mi destino costero fue el último lujo que me permití en mucho tiempo, aún hasta el día de hoy.

Pasé unos días en el alojamiento que tenía reservado para mis solitarias vacaciones, y esos días los empleé en inspeccionar la zona. No tardé mucho en localizar una pequeña cala, ajena a miradas indiscretas, y perfecta para mi objetivo. Durante aquellos días, dispuse del tiempo necesario para pensar con mucha calma y confirmar que había elegido el camino correcto, el que quería recorrer. Y que el lugar fuera el apropiado.

Fueron varios los días los que tardé en tener completado mi objetivo. Días duros trabajando de sol a sol, acompañado tan solo del rumor de las olas y el sonido de las gaviotas. Al principio necesité de varias noches adicionales en mi alojamiento. Fue más duro de lo que pensaba. Pero cuando por fin vi mi pequeña cabaña terminada, la satisfacción fue inmensa.

Por completo construida en madera, de forma bastante rudimentaria, mi cabaña se encontraba en un rincón de la preciosa calita, a una distancia prudencial para que las mareas no me alcanzasen. Un atolón de piedras algunos metros mar adentro, me protegería del oleaje, puesto que las olas rompían allí, llegando a mí calmadas, a pesar de tratarse de pleno océano. El interior, por supuesto también era por completo de madera. Gruesas vigas atravesaban el techo, quedando al descubierto. El suelo, también de madera, construido de forma bastante tosca y ruda, fue lo que más me costó. Con tablones que iba encontrando fui construyendo la mesa, varias sillas y un sillón.

Pasé varios años en la más absoluta soledad. Solo tomaba una bicicleta, que había comprado al poco de llegar, una vez a la semana para acercarme al pueblo y hacer algo de compra. Siempre viandas ligeras. Adelgacé cerca de treinta kilos en aquellos tiempos, dejé crecer mi barba sin limitaciones y mi piel se curtió por el sol y el viento de la costa. No necesitaba nada más que estar conmigo mismo para ser feliz. Yo mismo me describiría como una especie de ermitaño.

CONTINUARÁ…

Ana Centellas. Julio 2017. Derechos registrados.

COPYRIGHTED

La primera guerra| Episodio 1

No, si imaginación no le falta…

Univi007

Una producción de Univi007-

En colaboración con Crack Player…….

Título: La primera guerra| Episodio 1

Estábamos el equipo Azul preparado para empezar el grupo estaba compuesto de 4 personas:

Univi007-, Crack Player, SM y Sd.

Nos enfrentábamos a el equipo rojo, un equipo muy poderoso y Fuerte. Aquel equipo había ganado todas las guerras anteriores pero esta……

De repente nos encontramos a el equipo rojo en una zona oscura, empezamos a atacar y ellos a nosotros. De repente mataron a 2 de los miembros de nuestro grupo a Sm y a Sd.

Solo quedábamos yo y Crack Player. Yo me escondí en unos matojos y dispare a un miembro de él Red TEAM. Y salí del escondite. Empece a buscar a otros enemigos, y de repente me dispararon. Solo quedaba crack Player hasta que le soltaron una granada de humo rojo y naranja tóxico y perdió siendo disparado por un…

Ver la entrada original 41 palabras más

Ilumina su camino.

Sin más palabras, amigo.

Velehay

Enciendo una vela que ilumine el camino

de aquellos que si saberlo han sido arrastrados de su destino,

de los que han sido arrancados de golpe de su camino,

por aquellos que se creen con derecho de sesgar la vida de los demás.

De nada sirve salir a pasear por las calles de la ciudad,

si la vida te van a arrancar,

que culpa tienen los demás,

de las creencias de unos inadaptados de la sociedad.

¡Ala es grande! ¡Ala es dios!

no juegues con que es él quien te envía

cuando al que sirves es a shaitán.

Reniegas de tu fe,

doy fe de ello.

Reza por que un día encuentres la verdad,

Y veas las caras de aquellos que un día su vida decidiste arrebatar,

que son ellos lo que te han de perdonar.

Nosotros solo podemos odiarte.

2016-04-20-09.29.jpghttps://www.facebook.com/antoncaes
https://www.facebook.com/Antoncaes-195245247162149/
https://twitter.com/antoniocaroesco
https://plus.google.com/u/0/+AntonioCaroEscobar
https://www.youtube.com/channel/UCNxiqEJ6LJlyp8W0uCOPwWQ
https://es.pinterest.com/antoniocaroesco/
https://www.instagram.com/antoncaes/
https://www.flickr.com/photos/131136555@N06/
https://www.tumblr.com/dashboard

Copyrighted.com Registered & Protected  XCAS-7MGZ-IHSS-IJA9

Ver la entrada original

El relato del viernes: “El calor de tu llama”

EL CALOR DE TU LLAMA.jpeg

 

EL CALOR DE TU LLAMA

Te enciendo y me enciendes. Siento el calor de esa llama que se aviva tan cerca de mí. Quisiera tocarla con mis dedos, apagarla, sofocarla. Pero no puedo. Soy incapaz, si toco tu llama, me quemo.

¿Qué hacer si no soy capaz de sofocar ese fuego, esa llama prendida que irradia calor a tan escasos centímetros de mí? Lo he intentado, de verdad que lo he intentado, pero al final siempre regreso en busca de tu calor.

Siento tu dulce calor deslizarse por mi cuerpo. Comienza en mi boca para terminar bajando, escurriendo resbaladizo entre mis pechos. Y lo único que puedo hacer es dejarme llevar por ese momento, rendirme al placer de volver a hacerlo. De tu calor soy reincidente, culpable, lo confieso.

Un calor que llega tan adentro de mí que me trastorna. Lo necesito, preciso de él para poder existir. Aun sabiendo que no puedo esperar más de ti. Que cuando llegue a su culmen, lo único que quedará serán cenizas envueltas en volutas de humo, que se desvanecerán con la misma rapidez con la que encendí tu llama.

Hasta que te vuelva a encender. Porque sí, lo confieso, soy adicta a ti, maldito. Maldito tabaco.

Ana Centellas. Agosto 2017. Derechos registrados.

COPYRIGHTED