Pequeñas reflexiones nocturnas

Pequeñas reflexiones nocturnas

PEQUEÑAS REFLEXIONES NOCTURNAS

 

“Tú debes ser el cambio que deseas ver en el mundo” – Mahatma Gandhi.

“Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasará, otras hacen que suceda” – Michael Jordan.

“La gente que establece nuevas reglas es el primer elemento clave en el proceso de cambio” – Joel A. Barker.

 

06. VIOLENCIA

Anuncios

Os acompañan mis letras

OS ACOMPAÑAN MIS LETRAS

Para este último miércoles de otoño, he decidido traeros algo diferente. Esta tarde no os traigo ningún relato, aunque tenga guardaditos en el cajón. Hoy quiero despedir al otoño y darle la bienvenida al invierno con una serie de vídeo-poemas de mis letras, para que os acompañen en el tránsito. No os preocupéis que solo serán tres. Ahora sí que sí. ¡Ya llega la Navidad! Espero que os gusten.

“A este lado del Estrecho”, ¡ya en papel!

“A este lado del Estrecho”, ¡ya en papel!

COMPOSICIÓN 3 EJEMPLARES - MARCAPÁGINAS

¡Feliz lunes para todos! Hoy os traigo una entrada muy, muy, pero que muy, especial para mí. Como muchos de vosotros ya sabéis, ya tengo entre mis manos, en formato papel, mi pequeña criaturita, “A este lado del Estrecho”. Doscientas setenta y ocho páginas de ilusiones.

Por fin he logrado cumplir mi sueño, aquel sueño de infancia en el que quería ser escritora y, aunque la palabra me venga grande, la verdad es que me siento muy orgullosa de este primer pequeñín que ya puede ocupar un lugar en mi estantería. Han sido días de emociones, de descubrir sensaciones nuevas. Desconocía por completo lo que se siente al tener tu novela entre tus manos, al poder pasar las páginas, al ver tu nombre ahí, como autora, al ver convertido en un libro de los de verdad, todas aquellas páginas de Word que en su día se vertieron con tanto cariño acumulado. Todas aquellas notas que fuiste tomando en papeles al azar o en el mismo móvil y que al final fueron dando forma a una historia, tu historia, no porque sea tuya, sino porque tú la has creado. Creo que la sensación es maravillosa.

Ahora que ya lo tengo aquí conmigo, iniciaré un proceso diferente, el de encontrar lectores a los que enamorar con las blancas arenas de las playas de Cádiz, el de organizar presentaciones y buscar librerías donde lo podáis adquirir. Algo totalmente nuevo para mí y que inicio con toda la ilusión del mundo, esperando recibir al menos un poquito de gratificación personal.

A mí me gusta la historia, ¿qué queréis que os diga si ha salido de mi mente de loca irremediable? Pero me gusta, sobre todo, por el enclave que describe, mi paraíso particular al que siempre estoy deseando volver. Romántica, sí, pero sin ñoñería, diría yo.

Agradezco enormemente de corazón a todos aquellos que le disteis una oportunidad en formato digital. Ahora, todos podéis disfrutar de ella entre vuestras manos. ¡Doy por inaugurada la temporada de firma de ejemplares! Así que si queréis un ejemplar dedicado, podéis poneros en contacto conmigo por privado y os lo haré llegar con todo mi cariño.

¡Espero que os guste! Una primera criatura creada con todo el amor del mundo. Un pequeño paso para la literatura española, pero un gran paso para mí.

COMPOSICIÓN 1 EJEMPLAR

Y, mientras, seguimos trabajando, aprendiendo, mejorando (eso espero), ¡para poder daros otra buena noticia en breve!

 

Y otro poquito más de mí

Y otro poquito más de mí

RECIÉN LEVANTADA

No os asustéis… solo soy yo, jajajaja. Continúo desnudándome un poquito más y hoy os traigo una imagen que nunca más se repetirá por mucho que me roguéis. Esa que veis ahí soy yo recién levantada. Me he permitido la pequeña licencia de aplicarle algún filtro a la imagen, que al menos disimule las ojeras, porque si no… jajajaja.

Pues os cuento. Creo que podría calificar mi vida con cualquier adjetivo menos con “tranquila”. Eso implica todo el día corriendo de aquí para allá, y con dos hijos, imaginaos, sobre todo las tardes son frenéticas.

Muchos de vosotros me comentáis asombrados de mi gran capacidad para ser prolija en relatos y demás. Pues aquí os cuento mi secreto. Cuando llega la noche y toda la casa está en calma, cada mochuelo en su olivo y no se oye ni una pequeña vocecita, es cuando yo me cojo el portátil y me explayo a gusto. ¿Qué ocurre? Que me encanta lo que hago, por lo que cada día le araño un poquito más a las horas de sueño. Esta entrada, por ejemplo, os la estoy escribiendo a la 1:05 de la mañana y creo que tendré para dos o tres horitas más.

Pero, ¡ay, amigos, cuando suena el despertador! No digo que lo cogería y lo mandaría bien lejos de una patada, porque lo cierto es que hay días en que ni lo escucho. Así que ya veis como termina mi carita después de sus ínfimas horas de sueño, y eso que he intentado esbozar una tímida sonrisa.

Ahora que lo pienso, claro, ¿quién me manda a mí hacer entradas como esta, por ejemplo? Si es que me va la marcha, para qué negarlo.

Más de una noche me he quedado dormida sobre el portátil, y he desarrollado la valiosísima habilidad de dormir sin caerme, lo cual es muy cómodo para cuando te entra la pájara y estás sentada frente al teclado. Eso sí, lo curioso es que continúo escribiendo, pero debo hacerlo en algún idioma que llega a mi cerebro subliminalmente durante el sueño, porque no entiendo ni papa. Intentaré enterarme algún día, para ponerlo en mi currículum, que seguro que da caché, oye.

Y ahora que ya os he contado mi secreto para sacar tiempo de debajo de las piedras, os dejo que tengo mucho por hacer y ngaghohgbrtb briigtitrjjkññññññññññññ

Un poquito más de mí

Un poquito más de mí

Archivo 24-9-17 23 37 14

Bueno, pues siguiendo con el juego que yo misma me he montado, hoy me toca desnudarme ante vosotros otro poquito más. Y pienso, a ver, ¿qué os podría contar acerca de mí que no sepáis ya?

Se me ocurre una cosita que todavía no sé si es una virtud o un defecto. Os dejo a vosotros mismos que juzguéis, si queréis hacerlo. Yo hace tiempo que dejé de hacer juicios de valores, así que… Es lo que hay y punto. Dicen las malas lenguas, sobre todo la de mi psiquiatra jajajaja, que soy una persona excesivamente metódica y exigente. Sobre todo exigente conmigo misma. Y lo cierto es que lleva razón, ¿qué queréis que os diga? Tengo un nivel de auto exigencia muy elevado, planifico todo lo que tiene que ver con el trabajo al detalle, y  me da muchísima rabia si no llego a alcanzar los objetivos propuestos. Que, por supuesto, tiene que rozar la excelencia. Alguna marca tenía que dejar en mi vida mi trabajo de números, donde la exactitud es primordial y el mínimo fallo trae consecuencias nefastas. Y mis objetivos son siempre muy ambiciosos, como os he dicho, a mí misma me exijo demasiado, tanto en el terreno laboral como en el personal. Hay veces que creo que soy superwoman, y… no lo soy, para naaaada.

Pero os cuento un secreto. Paradójicamente soy desordenada por naturaleza. Vivo dentro de un caos en el que me siento segura, porque dentro del desorden yo encuentro mi orden. Mil y una veces me he propuesto ser más ordenada, y mil y una veces he terminado fracasando, así que, ¿qué me queda? Pues aceptarme tal y como soy. Eso sí, siempre sé donde están las cosas, faltaría más jajajajaja. Si es que para mí es orden… aunque no lo parezca…

Por cierto, y dejando ya de desnudarme, hoy me he dado cuenta de que ya sois 990 personas maravillosas las que me estáis acompañando en mi particular aventura, que es mi mayor ilusión. Por eso había pensado ofreceros una sorpresa especial para cuando lleguemos a esa cifra tan bonita… ¡mil! Y fijaos que, teniendo una profesión en la que los números te saturan, fuera de ella no quiero verlos ni en pintura, así van las cuentas de mi casa, de culo… Pero ha dado la casualidad de que hoy me he fijado en esta cifra, ¿por casualidad? ¿O por causalidad? Bueno, el caso es que me apetece prepararos una sorpresa, que me habéis pillado generosa.

Os doy las gracias a todos y cada uno de las 990 maravillosas personas que ya sois parte de mi familia. Con vosotros es con quien puedo desnudar mi personalidad.

¡Besazos! ¡Se os quiere!