Como cada semana, es un placer compartir con vosotros mi colaboración semanal con El Poder de las Letras, para todo aquel que se la haya perdido. Espero que os guste.

REPÍTEMELO OTRA VEZ

Besos dulces y golosos como el sabor de la miel. De esos quiero que me des. Como si fuese el último de nuestras vidas, hasta quedarnos sin aliento. Y, una vez recuperado, que comiences otra vez. Besos dulces con sabor a miel.

Caricias suaves y excitantes con tacto de espuma de gel. De esas quiero que me des. Como si mi cuerpo fuera un lienzo y tus manos el pincel, que lo recorren, desnudo, una, y otra y otra vez. Y cuando el cuadro termines, que comiences otra vez. Caricias suaves como la espuma del gel.

Abrazos reconfortantes como algodones en pie. De esos quiero que me des. Que me sienta protegida por tu consuelo anhelado, amorosamente por tus brazos rodeada, pequeña y delicada como si fuera un cristal. Y que cuando termine el abrazo, tú comiences otra vez. Abrazos como algodones que me rodeen la piel.

Susurros en mis oídos que me ericen la piel. De esos quiero que me des. Palabras de amor al oído, sentidas, que no inventadas. Reverberantes soplidos que sienta junto a mi sien. Y que cuando mi piel recobre su tibieza tras ellos, tú comiences otra vez. Susurros cálidos que me ericen la piel.

Bailes entre las sábanas al compás de tu vaivén. De esos quiero que me des. Sentir el contacto ardiente de tu piel contra mi piel. Sudar juntos, rodeados por gemidos de placer. Y cuando el éxtasis llegue, que comiences otra vez. Bailes enamorados enredados en satén.

Cosquillas cariñosas que me hagan reír otra vez. De esas quiero que me des. Que me recorras el cuerpo cosquilleando mi piel, estremeciendo mi alma y haciendo feliz mi ser; y al sentir mi ronroneo, tú comiences otra vez. Cosquillas de las risueñas que me hagan feliz otra vez.

Desayunos compartidos con complicidad al amanecer. De esos quiero que me des. Un bocado a la tostada, y al encontrarme tus ojos, sentirme amada otra vez. Bañar todos los te quiero en el aroma a café. Y si el desayuno termina, que comiences otra vez. Que no me canso de escucharlo, repítemelo otra vez.

Un te quiero de tu boca, es como el jardín del Edén. Quiero ser tu dulce Eva, la que conquista a su Adán cada anochecer. Y si la noche termina, lo repitas otra vez.

Ana Centellas. Febrero 2017. Derechos registrados.

copyrighted

a través de Repítemelo otra vez — Relatos,poesías,poemas y literatura

Anuncios

13 comentarios en “Repítemelo otra vez – El Poder de las Letras

  1. Vale, no me voy a centrar en la sensualidad, el erotismo apenas mostrado o demás cosas del argumento. Me he fijado en la cadencia y me da que las continuas repeticiones de palabras acentuadas en “e” seguida de consonante o no son demasiadas como para ser coincidencias (piel, miel, gel, satén, des, café… y muchas otras, la mayoría terminando una frase). ¿Me equivoco?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s